CAMPAÑA PEQUEÑO COMERCIO DIPUTACIÓN CUENCA
Más entrevistas: María Luz Fernández Daniel Cubillo Toni Serrano García Lola Ruiz-Ibárruri Sergueyeva Alfonso Fernández Sonsoles Ónega Almudena Serrano Mota Antonio Medina y Sonsoles Benedicto Raúl Bernabéu Jair Ruibal

“Es importante la presencia de la mujer en órganos de dirección”

María José Arellano, apasionada de su trabajo y encantada de vivir en el medio rural, lleva ocho años al frente de la cooperativa de ajos más grande del mundo
“Es importante la presencia de la mujer en órganos de dirección”
Foto cedida por María José Arellano
08/03/2022 - Miguel A. Ramón

Es mujer, madre de dos hijos y lleva ocho años al frente de la cooperativa de ajos más grande del mundo. María José Arellano (Cuenca, 1976) es la gerente de la cooperativa San Isidro El Santo, de Las Pedroñeras, todo un ejemplo de los logros de la mujer en el medio rural en las últimas décadas, aunque, según asegura, “aún quede mucho camino por recorrer para que la mujer se sitúe en el lugar que se merece”.

Y es que esta pedroñera, apasionada de su trabajo, orgullosa de su familia y encantada de vivir en el medio rural, tiene muy claro que es muy importante la presencia de la mujer en los órganos de dirección del mundo cooperativo, como los consejos rectores, “más que nada para que haya diferentes puntos de vista, ya que las mujeres llevamos la práctica de manera distinta a los hombres, lo que puede aportar enfoques distintos y ayudar, de esta manera, a una mejor toma de decisiones”.

Sin embargo, la realidad, según subraya, es que la presencia de la mujer en este tipo de órganos es prácticamente nula y “todavía haga falta dar ese paso y avanzar en este sentido”.

Aun así reconoce que, por ejemplo, aunque el Consejo Rector de San Isidro El Santo esté conformado íntegramente por hombres, hay una clara apuesta por la mujer y, por ejemplo, además de poner en marcha hace años un Plan de Igualdad, los mandos intermedios están ocupados por mujeres, desde la gerente a la técnica del laboratorio, pasando por la coordinadora de calidad o las jefas de sala.

Una apuesta por la mujer que esta cooperativa lo ha llevado, incluso, al mercado del ajo, con el reciente lanzamiento de su marca ‘Alicina’, encaminada a revalorizar a la mujer rural, en general, y a las que forman parte de esta cooperativa pedroñera, en particular.

Algo, a su juicio, más que merecido, si se tiene en cuenta que la mujer siempre ha estado ahí, en el campo, la primera, con su familia, aunque, eso sí, no haya tenido la visibilidad que debiera.

 

AVANCE DE LA MUJER

Reconoce que se ha avanzado algo, si bien es de la opinión de que esta evolución de la mujer en el campo y en el mundo cooperativo va muy lenta, a pesar del fuerte compromiso de muchas mujeres por el mundo rural. En este sentido, pone como ejemplo la Comisión de Igualdad de Cooperativas Agroalimentarias de Castilla-La Mancha, de la que, por cierto, forma parte.

Un grupo de mujeres muy vinculadas al mundo rural, a sus cultivos y a sus productos, que, de hecho, defienden a capa y espada. Es por ello que cree en el futuro de la mujer en el mundo agrario y agroalimentario y considera que “merece la pena luchar por esto”.

A nivel personal, después de diez años como administrativo comercial de la cooperativa y ocho como gerente, muestra su satisfación por lo conseguido. Y es que, tal y como dice, “afortunadamente llega un momento en tu vida que te das cuenta de que, en verdad, tienes lo que quieres” y no duda a la hora de afirmar que está orgullosa de su vida: “Me encanta vivir en el mundo rural, ser madre es lo mejor que he hecho en mi vida, me apasiona gestionar la cooperativa, cuento con un equipo de personas maravilloso y tengo una familia que siempre está ahí”.


OTRAS NOTICIAS DE INTERÉS
Paula Montero/Alejandro del Valle - 11/03/2022