19 de Enero de 2021 Son las 22:40

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2020
0
Imagen de Las Noticias de Cuenca

Las Noticias de Cuenca

Navidad

El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, del que forman parte el Gobierno de España y las Comunidades Autónomas, han establecido las medidas de movilidad de cara a la Navidad con el apoyo de todas las comunidades autónomas, salvo Madrid, permitiendo la movilidad del 23 de diciembre al 6 de enero para reuniones de familiares o ‘allegados’.

‘Allegado’, ese término en el que todo parece tener cabida aunque, según el diccionario, es ‘pariente’ o ‘familiar’, ‘persona que pertenece a la misma familia que otra’.

No parece que vaya a ser tarea fácil para los efectivos de la Guardia Civil o de la Policía Nacional determinar con claridad en un posible control que incumplimos esta premisa. Y ¿cómo podremos justificarlo?

Esta indefinición puede hacer el caldo gordo a sujetos inconscientes que quieran saltarse las normas y ya sabemos que un sólo contagiado puede avivar las llamas de la pandemia allá donde vaya.

Eso sí, las Comunidades Autónomas podrán fijar, cada una en sus territorios, puntualizaciones a dichas medidas. El Gobierno de Castilla-La Mancha ya ha avanzado que se plantea ser ‘un poco más restrictivo’ que el Ejecutivo central y, dependiendo de cómo evolucionen los datos de la Covid, podría abrir el cierre perimetral solo los días 24, 25, 31 y 1.

La celebración de la Navidad en nuestro país es una tradición profundamente arraigada y es además una de las fechas con más movilidad precisamente con motivo de las reuniones familiares. Y son precisamente la movilidad y las reuniones sociales los grandes aliados de la propagación del virus.

¿Decisión acertada? No cabe duda de que en la decisión las autoridades han primado el peso de la tradición, pero no es menos cierto que, como ya sucedió en verano, tendrá consecuencias.

Apelar a la responsabilidad de los ciudadanos se ha comprobado hasta la fecha como algo, por desgracia, insuficiente.

En este sentido, tenemos que insistir en que no se olviden los antecedentes de esta segunda ola que nos ha llevado a registrar en las últimas semanas escalofriantes cifras de fallecimientos. La mayoría de los contagios procedían, según las autoridades sanitarias, de contactos entre familiares no convivientes, de fiestas privadas y de comportamientos irresponsables como asistencia a botellones o excesos cometidos en lugares de ocio.

¿Tropezaremos en la misma piedra? Lo que no podemos hacer es tomarnos demasiada relajación con las medidas preventivas fuera de casa, por mucho que incite a ello el ambiente festivo propio de estas fechas. El precio a pagar sería una tercera ola que, muchos especialistas en pandemias ya ven venir de cara al próximo mes de enero.

De todo esto tendremos un pequeño avance en este largo puente de la Constitución, un periodo festivo que, por cierto, parece que va a ser muy frío y en el que la nieve podría hacer acto de presencia en cotas bajas.

Si es verdad eso de que “año de nieves, año de bienes”, ojalá que caiga un buen “tascazo”, como decimos en Cuenca, y que el 2021 aleje los fantasmas que todos en estas fechas tenemos enfrente. Si vamos a celebrar la Navidad con los nuestros, hagámoslo con precaución infinita, porque el amor, ese amor que queremos mostrar en esas fechas, empieza por uno mismo.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información