CAMPAÑA PEQUEÑO COMERCIO DIPUTACIÓN CUENCA
Es noticia en Deportes: Socorrismo Piragüismo Baloncesto Fútbol Tiro con arco Atletismo Billar Kung Fu Balonmano
Fútbol

El Submarino Amarillo se hunde en la tormenta conquense

El División de Honor Juvenil se impuso 1-0 al Villarreal CF en un partido marcado por el temporal
Foto: Alejandro del Valle
30/10/2021 - Alejandro del Valle

El equipo juvenil de la UB Conquense dio la sorpresa ante todo un Villarreal CF en el Obispo Laplana. La lluvia arreciaba en el terreno de juego, pero en medio de la tormenta, Mena encontró el camino para poner un 1-0 que fue suficiente para que el submarino no saliese a flote.

El partido comenzó con el guion establecido: era la cantera groguet quien llevaba la batuta, mimando el balón en los primeros compases y proponiendo más. Los de Iván Rubio, muy ordenados en defensa, no daban opción a los visitantes de llegar con peligro real. Fue pasado el cuarto de hora cuando llegaría el primer problema para la zaga blanquinegra: una eficaz jugada ensayada del Villarreal proveniente de una falta en el lateral derecho acabó con el esférico en pies de Robert, que llegaba desde atrás sin oposición. Sin embargo, el tiro raso fue directo a las manos de Rubén, que detuvo sin mayor problema.

La lluvia se intensificaba en el Obispo Laplana, dejando el hándicap de un movimiento de balón mucho más lento. Se podía apreciar como los pases en corto se detenían a escasos metros de iniciarse, por lo que se empezó a jugar con más balones en largo. En medio del temporal, el Conquense empezaba a proponer cada vez más. Si bien no inquietaban a Nicolau, meta groguet, se empezaban a ver jugadas entrelazadas arriba. Empezaban a tener las primeras ocasiones los conquenses, especialmente mediante Mena y Feter. Este último lo intentaba pasada la media hora del encuentro desde el pico derecho del área, pero el balón salía demasiado centrado. La mejoría de los locales se podía palpar y no solo se tradujo en ocasiones, sino también en el luminoso:

En el minuto 27, una falta botada por Dani encontraba la cabeza de Mena, quien se sobreponía a su par para cabecear a portería y poner al Conquense por delante en el luminoso. Una jugada muy bien medida que demostraba el poderío en juego aéreo de los de Iván Rubio.

El partido se calentaba por las decisiones arbitrales, y es que no gustó en las filas conquenses el baremo del colegiado tras una acción sobre Airam. En las protestas, Lillo vería la amarilla. Los castellonenses, ante el buen hacer local en defensa, empezaban a intentarlo por bandas. Mateo ponía un centro peligroso que acababa despejando Dani, ante lo que los blanquinegros replicarían en la última del primer tiempo: una jugada individual de Carreño por banda que acabaría en un infructuoso saque de esquina.

Con el Conquense por delante en el marcador, la segunda mitad. Sorprendía, y mucho, el primer intento del Conquense: un osado tiro de Samu desde el centro del campo, que vio a Nicolau fuera de los tres palos. A pesar de la buena intención, el balón no pudo encontrar portería. En esta segunda parte, como es de esperar, vimos a una Balompédica más contemplativa, sabedora de que tenían la sartén por el mango y que eran los amarillos quienes tenían que arriesgar.

Sin embargo, la defensa conquense fue una auténtica muralla durante todo el encuentro. Podía verse a un Villarreal incómodo, que no podía efectuar su juego. Los balones no llegaban arriba y, entre las imprecisiones cada vez que llegaban a tres cuartos, y la solidez de los de Iván Rubio, no

En medio de este inocuo dominio castellonense, los de Tasévski tuvieron el empate en sus botas mediante Ángel, pero el disparo acabó en el palo. Joan la tuvo también en el rebote, pero Rubén llegaba a tiempo para detener un disparo que ya parecía el 1 a 1.

Los conquenses supieron manejar los tiempos para dormir el partido y frenar a un Villarreal impaciente, que se precipitaba en busca de ocasiones que no llegaban. No se inquietaba Rubén, que tenía poco trabajo y que a buen seguro agradecía el buen trabajo defensivo de los suyos.

Tras un descuento que se alargó bastante debido a varias interrupciones, el colegiado certificó la victoria local. Tres puntos tan trabajados como salvadores para los de Iván Rubio, que firmaron un notable partido en defensa y que tiraron de efectividad para llevarse la victoria. Los conquenses llegaban a puerto sanos y salvos tras la tormenta, y es que traían el tesoro de haber salido del descenso tras haber navegado en un temporal peligroso ante un férreo submarino.