Es noticia en Cuenca: Programa Semillas Ayuntamiento de Cuenca Ciudades Patrimonio Tribunales Universidad CLM UCLM Cuenca Día del Libro Educación ADOCU Cuenca ASAJA Cuenca
Semana Santa Cuenca 2023

Rafa Redondo Moya, el 'herrero de la Pasión'

Miembro de ocho hermandades y pregonero en 2016, el conocido como ‘Herrero de la Pasión’ se jubila tras casi cinco décadas de oficio
Rafa Redondo Moya, el 'herrero de la Pasión'
Foto: Saúl García
09/04/2023 - Dolo Cambronero

Se puede decir que ya nació casi nazareno. Rafael Redondo Moya (Cuenca, 1959) debutó en la Semana Santa con apenas cinco años con la Hermandad de San Juan Bautista. La camarera conocía a su madre y su primo y él salieron como monaguillos en la procesión. Desde entonces, no se ha desligado de esta celebración y se ha ganado el apodo de ‘Herrero de la Pasión’, habiendo pasado por sus manos la casi totalidad de las horquillas de la festividad conquense.

“Tengo una foto en la Semana Santa de 1964 pero no nos dieron de alta hasta 1966 en las hermandades de San Juan Bautista y del Ecce Homo. Yo creo que entonces salía mucha gente en las procesiones que no estaba apuntada”, sostiene este fiel nazareno y herrero de profesión.  

Con 16 años empezó como aprendiz en este oficio y alrededor de los veinte ya comenzó a trabajar con el utillaje de esta celebración. Luis Zafra Pérez, que por aquel entonces llevaba La Borriquilla e iba al taller como cliente, fue el que lo inició en la adecuación de enseres de la Semana Santa. “Entonces se compartían las horquillas de La Borriquilla con las de El Resucitado. El Lunes Santo teníamos que arreglar las que se habían deteriorado el Domingo de Ramos para prepararlas para el Domingo de Resurrección”, rememora. 

Este tipo de trabajo se fue extendiendo sucesivamente al resto de hermandades conquenses. Un vecino suyo, Fernando Soria Higueras, ya fallecido, iba mucho a visitarlo al taller. “Le encantaba escuchar música de Semana Santa y verme arreglar horquillas. Él ponía las baterías a los pasos y medio en broma medio en serio, me llamaba el ‘Herrero de La Pasión’ y a él mismo, el ‘Electricista de La Pasión’. Hará ya más de veinte años y me quedé con eso”, bromea.

A lo largo de casi cinco décadas de trabajo, Redondo Moya ha compaginado todo tipo de trabajos de herrería con faenas semanasanteras. En este último apartado, lo más frecuente ha sido retocar horquillas, que se resienten mucho en las procesiones por el golpeteo en el suelo. “Ha habido años en que se han arreglado 90 o 100”, detalla. Además, también ha hecho andas, dado que se han ido sustituyendo las de madera para aligerar el peso de los pasos y eliminar problemas de carcoma, cambiándolas primero por una estructura metálica y luego de aluminio, lo mismo que ha ido ocurriendo con los polleros para los mantos de las imágenes de las vírgenes. “Antes eran de mimbre pero los mantos pesan cada vez más y se partían”, explica este conquense, que se va a jubilar este año aunque una luxación de hombro ya lo ha mantenido alejado de su trabajo en los últimos tiempos. 

Además de esta faena, el ‘Herrero de la Pasión’ también vive la Semana Santa como nazareno. Pertenece a las hermandades de La Borriquilla, San Juan Bautista, Ecce-Homo de San Miguel, Cristo de la Luz, Jesús con la Caña, San Juan Evangelista, Virgen de las Angustias y Resucitado, aunque solo participa en las procesiones con las cuatro primeras. “Ahora salgo con mis nietos. A mis hijos también les gusta esta celebración. Uno de ellos sale en la Banda de Música y el otro, es el secretario de La Borriquilla”, señala, detallando que sus hijos también le han ayudado a arreglar horquillas.  

Además, en 2016, fue el pregonero de la Semana Santa. “Es lo más grandioso que le puede pasar a un conquense nazareno. Pero conlleva mucha responsabilidad, muchas noches sin dormir, muchos nervios. Lo pasé mal cuando lo estaba preparando pero es una experiencia preciosa. La satisfacción supera a todo lo demás”, recuerda ahora todavía con emoción.

Y también ha ostentado distintos cargos en varias hermandades y es el jefe de banceros del Cristo de la Luz. “Este año es el último. Me jubilo de todo”, anuncia, deseoso ya de que el Domingo de Ramos salga La Borriquilla y se pueda decir que “la Semana Santa ya está aquí”.