Más entrevistas: Olivia del Saz Ortega Jairo Cárcaba José María Albareda Jorge Sánchez Albendea Andoni Sierra Ron Darío Dolz Julián Recuenco Araceli Cuerda Alejandro Moya Mabel Lozano

“El cartel de Semana Santa va directamente al corazón”

El artista plástico José María Albareda detalla el proceso creativo de una obra que busca que “las emociones que se consideran importantes lleguen al mayor número de personas”
“El cartel de Semana Santa va directamente al corazón”
Foto: Saúl García
25/03/2024 - Dolo Cambronero

Licenciado en Bellas Artes y tras una vida dedicada a la enseñanza y a la creación, José María Albareda Ortiz (San Clemente, 1960) recibió el pasado septiembre uno de los encargos más complicados de toda su carrera: el cartel de Semana Santa de Cuenca 2024. “Me ha supuesto todo un reto”, reconoce el artista plástico, que resolvía la difícil pero emocionante encomienda con una obra titulada ‘La inmensidad y el vacío’ que plasma las manos de la talla conquense de la Soledad de San Agustín.   

“El cartel va directamente al corazón”, considera el autor, afincado desde hace más de dos décadas en Cuenca. Respecto al proceso creativo, cuenta que tras recibir el encargo y un largo proceso de documentación, hizo una primera versión “que parecía más un cuadro que un cartel”, según sus palabras. 

Pero entonces tuvo una “revelación” tras pasar un día por la iglesia de El Salvador y fijarse en las manos de la imagen de la Soledad de San Agustín. “Vi que tenían muchos puntos fuertes, que eran un mundo a nivel de simbología. Transmiten muchas emociones. Es un lenguaje universal”, apunta el artista. 

Con la idea ya clara en su cabeza, se puso a trabajar en una nueva versión utilizando el óleo, “la técnica por excelencia para plasmar la piel humana” dado que ofrece grandes posibilidades y permite conseguir la “veladura, la capa transparente”. 

 

“Me la jugué con una propuesta diferente. Fue una apuesta personal”

Albareda era consciente de que centrar el cartel en solo unas manos tenía sus riesgos. “Me la jugué con una propuesta diferente. Fue una apuesta personal y me fui confirmando según la iba haciendo. Me dio mucho más juego de lo que pensaba”, relata. Y cuando tuvo lista la nueva obra, le mostró las dos versiones a su hija, que también estudia Bellas Artes, y se reafirmó porque ella se decantó sin dudar por el trabajo que finalmente anuncia la Semana Santa de Cuenca 2024.

Para Albareda, el mensaje del cartel ha llegado: “La gente lo ha entendido como metáfora de la solemnidad, del sufrimiento... De todo lo que se entiende como Semana Santa. Las manos de la Virgen son muy poderosas. Hice el cartel para que las emociones que se consideran importantes lleguen al mayor número de personas”.

Ahora, el autor, que explica que le da mucha importancia al color en sus obras, trabaja en una exposición de grandes formatos para la Fundación Antonio Pérez (FAP) que aparcó para preparar el cartel, cuyas manos también rinden homenaje a su madre, recientemente fallecida.


OTRAS NOTICIAS DE INTERÉS
Rubén M. Checa - 30/03/2024