22 de Abril de 2021 Son las 15:43

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2020
0
Imagen de Las Noticias de Cuenca

Las Noticias de Cuenca

Precaución y responsabilidad

Los avances en el proceso de vacunación permiten ya la retirada de una pesada carga que, prácticamente desde el inicio de la pandemia, ha venido lastrando el bienestar de nuestros mayores y de sus familias. Por fin, Sanidad ha informado de que las residencias de la provincia de Cuenca están libres de coronavirus y, por tanto, pueden abrirse para recibir visitas y para que los residentes puedan salir. Se reduce pues la doble presión psicológica que han sufrido los ancianos. De un lado motivada por el miedo a ser la población más vulnerable ante la terrible Covid 19 y por otro la provocada por la imposibilidad de contactar directamente con sus seres queridos, quizá la más dura de sobrellevar para muchas personas mayores. También se atenúa la angustia de muchos familiares obligados a contactar con sus allegados a través de la frialdad de las redes sociales, de la impersonalidad de las videollamadas o bajo el rigor del reloj. En este sentido vaya nuestro homenaje a los trabajadores y trabajadoras de los centros sociosanitarios, que han hecho lo posible por ayudar a los residentes y a sus familias a hacer más llevaderos los rigores del confinamiento. Y también para los hijos e hijas, nietos y nietas y otros parientes por su comprensión y su paciencia.

Todos estos meses hemos sido testigos de testimonios de gente mayor que afirmaban que lo primero que harían al verse libres de la pandemia sería abrazar y besar a los suyos. Todavía no pueden, ni deben, hacerlo con toda libertad, pero por lo menos se les permite tenerles más cerca y compartir momentos con ellos fuera de las paredes de sus residencias. Hemos dado un paso más hacia el final de la pesadilla, pero sólo es un paso más. Hay que seguir manteniendo las medidas de seguridad sanitaria porque a pesar de que la tercera ola remite paulatinamente, no son pocos los expertos en pandemias que auguran una cuarta si la desescalada se efectúa sin las debidas precauciones. Sostienen los psicólogos que cuando las situaciones de miedo extremo y estrés continuado se atenúan, las personas tendemos a una relajación subconsciente que, en muchos casos, resulta tremendamente peligrosa si la situación descrita, aunque reducida, aún se mantiene. Quizá sea éste el caso de algunos comportamientos irresponsables que hemos visto en los últimos días, sobre todo en fin de semana. La reducción de las restricciones se está produciendo, pero cada día nos despertamos con nuevos datos de fallecidos y gente hospitalizada en la provincia, datos que deben constituir una nueva llamada a la responsabilidad personal.

Si hemos sido capaces de conseguir que ya no haya infectados en las residencias de mayores y que cada día sea menor la incidencia del coronavirus, tenemos que ser capaces también de entender que se nos pide todavía un esfuerzo más. Las vacunas se están inoculando cada vez a más personas y la inmunidad de rebaño ha dejado de ser una entelequia para pasar a ser una realidad que ya aparece en el horizonte. Pero ello no indica que la mascarilla y la distancia social deban dejarse atrás. Aún tendremos que llevar tapadas la boca y la nariz y extremar nuestra higiene durante algún tiempo porque no es fácil conseguir ese 70% de inmunización global ante un enemigo tan recalcitrante y voluble como el coronavirus. No obstante, nuestra percepción debe ser consciente de que podemos ganar definitivamente la batalla si utilizamos las armas adecuadas. Puede que para ilustrar esto, y para que no nos precipitemos en la desescalada, quizá nos sirva, salvando las distancias, un adagio muy extendido en la sabiduría popular que reza: “vale más perder un minuto en la vida que la vida en un minuto”.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información