Es noticia en Cuenca: Albergue Fuente de las Tablas ASAJA Cuenca UCLM Cuenca Donde nacen los sabores Trasvase Tajo-Segura Educación Día del Libro
Fuentes…y fuentes
Foto: Saúl García

Fuentes…y fuentes

Bien, claro que sí, bien y más que bien por esa iniciativa del ayuntamiento capitalino conquense para restaurar esas siete fuentes–las de la Canaleja, la Ronda (me niego a dejar de llamarla así aun cuando la placa en ella colocada la tilde de calle) de Julián Romero, la calle Armas, las de Canónigos, el Pasaje Arenotas, el barrio de la Fuente del Oro y el pilón de la Plaza Mayor– por los promotores de la idea calificadas como emblemáticas de la ciudad y cuyo proyecto técnico, incluido en el Plan de Sostenibilidad Turística, ya ha sido redactado en colaboración  con la empresa Aguas de Cuenca; una restauración que se nos ha anunciado que tendrá especial cuidado con sus elementos ornamentales y se acompañará con la colocación de carteles explicativos de su origen e historia que esperemos que corran mejor suerte que tantos otros pintarrajeados y/o maltratados por la incívica conducta de quienes por desgracia, parecen disfrutar haciendo el mal por el solo perverso goce de llevarlo a cabo. Bien por supuesto, ya digo, por la iniciativa de nuestros munícipes, pero no estaría tampoco nada mal que ya puestos se plantearan asimismo devolver su prístina función a los surtidores de, por ejemplo, las digo yo que asimismo merecedoras también de ese calificativo de emblemáticas –desde luego del de históricas– fuentes del Parque de Santa Ana, sin duda uno de los recintos ajardinados de mayor belleza de la realidad urbana conquense y que en su conjunto –y vaya otro aplauso para la en él recibida dotación de nuevos bancos que lucen ufanos su flamante palmito– merecería más cuidados y más atención especialmente en lo que a la reposición de parte de algunos de sus setos atañe, por no hablar –por no volver, una vez más, a hablar– de la en tantas ocasiones debatida pero nunca acometida recuperación de su lúdico-didáctica pista infantil de tráfico. Una devolución de su primigenia función y su razón de ser a esas sus vaya sino ornamentales fuentes que, item más, a uno, qué quieren, teniendo en cuenta la tan calcárea condición de nuestra agua, le parece que debería conllevar, para prolongar la vigencia de esa recuperación, la instalación de un mecanismo, pues eso, decalcificador y, ya puestos, la reconversión de su circuito en otro de ciclo cerrado que, ya saben ustedes como estamos. Y bueno, ya que por los vericuetos del Vivero me he metido –y para redondear este papel de sermoneadores con el que tantas veces los articulistas y columnistas nos revestimos– oigan, pues no se me olviden de la tan junto a ese Parque ubicada y  asimismo desde hace tanto tiempo también más que seca fuente que centra la aledaña glorieta anterior al puente que sobre el cauce del Júcar lleva hacia la al principio de este texto ya citada barriada de la Fuente del Oro.

Lo más leido en "Opinión"
Antonio Santos - 31/03/2024
José Ángel García - 25/03/2024
José Ángel García - 08/04/2024
Las Noticias de Cuenca - 31/03/2024
Las Noticias de Cuenca - 25/03/2024
Amador Pastor - 06/04/2024