Es noticia en Cuenca: Escuela de Verano de Cuenca Piragüismo Baloncesto Robo exceso de velocidad Colectivos Fútbol

Buena inversión

La sanidad es uno de los servicios públicos más trascendentales para el ciudadano. Ante esta perspectiva, el futuro Hospital Universitario de Cuenca es uno de los proyectos más esperados por la capital conquense dado que supondrá un salto cualitativo en la asistencia. No obstante y aunque no dejan de darse pasos para culminar el nuevo recurso, el actual centro hospitalario, el Virgen de la Luz, continúa trabajando a pleno rendimiento para prestar el mejor servicio a los pacientes de esta área sanitaria.

Un buen ejemplo de esa actividad constante que busca siempre la excelencia en la calidad sanitaria es el trabajo en red que se desarrolla entre los hospitales públicos de Castilla-La Mancha en diferentes especialidades médicas. Una de ellas es la de Cirugía Pediátrica, lo que permite que determinados pacientes infantiles de Cuenca –con patologías que no sean complejas– no tengan que desplazarse a otros centros hospitalarios ya que son los especialistas del Complejo Hospitalario Universitario de Albacete los que se trasladan al Virgen de la Luz para realizar pequeñas intervenciones quirúrgicas en las que habitualmente se da el alta hospitalaria en el mismo día.

El trabajo en red tiene un doble beneficio dado que se evitan desplazamientos a las familias conquenses al tiempo que se reduce el tiempo de espera para la intervención al contarse también con los quirófanos de Cuenca. Cuando esté en marcha el nuevo hospital, se podrá ampliar el número de cirugías pediátricas que se realicen en la capital conquense, abriéndose también la posibilidad de que niños del área sanitaria de Albacete puedan ser operados en la capital conquense, reduciendo así las listas de espera, una de las mayores preocupaciones y uno de los elementos clave que pueden comprometer a un sistema público de salud e impulsar la contratación de seguros privados, desvirtuando la pretendida igualdad de oportunidades.  

El futuro hospital de Cuenca, que fue paralizado por el Ejecutivo de Castilla-La Mancha presidido por la ‘popular’ María Dolores de Cospedal y que ha supuesto una inversión del actual Gobierno autonómico socialista superior a los 200 millones de euros, podría así beneficiar no solo a pacientes conquenses sino también a albaceteños o de otras partes de la comunidad.    

Un hospital que no deja de dar pasos para que pueda estar en marcha cuanto antes; el último, que ha tenido un coste de medio millón de euros, ha sido la instalación de un moderno ascensor que comunica el helipuerto sanitario con el Servicio de Urgencias y con el Área Quirúrgica del complejo hospitalario, lo que va a permitir mejorar significativamente la capacidad de respuesta ante las emergencias.

Las nuevas instalaciones también posibilitarán ampliar  el número de camas de hospitalización, pasándose de las 363 del actual hospital Virgen de la Luz a 508. Además, se pondrán en marcha nuevas prestaciones y servicios como la Oncología Radioterápica con un Acelerador Lineal y un TAC de planificación, un nuevo servicio de Radiofísica y Protección Radiológica; y un PET-TAC y una Gammacámara para Medicina Nuclear.  

Cuando algunas formaciones políticas cuestionan los impuestos que paga la ciudadanía, no está de más recordar que estos se destinan a servicios públicos básicos como la sanidad y la educación, entre otros muchos que sostienen el Estado del Bienestar.