10 de Mayo de 2021 Son las 7:15

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2020
0
Imagen de Orión

Orión

"Antipolítica"

Si como predicen las encuetas el PP gana las elecciones en Madrid y puede gobernar con el apoyo de los suyos hoy integrados en Vox, podremos afirmar que ha sido el triunfo de la anti-política. Como ya ocurrió (salvando las distancias precisas) en el caso del triunfo de Trump.

¿La razón? La política es una creación de la sociedad. En su origen, los seres humanos, conscientes de su debilidad en un medio hostil, deciden unirse formando familias, clanes, tribus y pueblos con un doble fin: buscar su seguridad en el grupo y compartir medios y estrategias para alcanzar un cierto nivel de bienestar solidario. Importa la felicidad del grupo por encima de la de cada uno.

La necesidad de ordenar la convivencia es el origen de la gran epopeya política y social de la humanidad que ha ido construyendo la civilización y la cultura. Primero fue la elaboración del concepto de justicia, más tarde el de la dignidad de cada persona y como gran conquista y resumen la libertad y la ética que debería ser su fundamento y la finalidad de la justicia. El desarrollo en fin de la política y de su consecuencia, el poder.

El poder no es pues el fin último sino una herramienta.La anti-política es, de este modo, una perversión de este ideal que coloca el logro del poder como principal objetivo al que se supedita todo lo demás. Incluso la verdad. Incluso la confianza que es sustituida por el miedo, en un ejercicio paradójico de secuestro de la libertad, que sin embargo se usa (falsamente) como bandera de identificación excluyente. Pero la verdadera libertad se aprende obedeciendo (observen el aprendizaje de los niños) no convirtiéndose en una persona poderosa que alardea de díscola y de desobediente con la práctica de una rebeldía sin causa.

La anti-política se practica jugando con ventaja en una competición que debería estar presidida por el respeto al espíritu de las normas que las regulan. Y no está ocurriendo así en Madrid.

Anti-política es convocar unas elecciones sin razón social que lo justifique y es elegir un día de diario en lugar de un día festivo para votar para facilitar el ejercicio del voto a todos los electores y es también que la votación se celebre “casualmente” dos jornadas después del día de la Comunidad, fiesta en la que “casualmente” se programa un festival taurino (disfrazado de benéfico) y que será el gran acto de cierre de campaña de la candidata popular.

Y anti-política es también el mensaje elegido, absolutamente falso, y el balanceo de declaraciones procaces (titular conseguido) para producir al día siguiente un desmentido disfrazado de aclaración (otro titular) siguiendo una estrategia que pretende ocultar la falta de gestión del gobierno y la ausencia de un programa en el que se detallen los compromisos que se adquieren. Ocultación por el silencio se llama la figura.

¿Para qué seguir poniendo ejemplos si cada lector puede hacerlo con mayor información y agudeza que nosotros? Pero todo esto conduce a incrementar el descrédito de la política y en consecuencia la desmotivación y la desmovilización de los electores, pues lo que el ciudadano corriente quiere no es que se coloque en la diana de los improperios a un presunto enemigo, al que se hace responsable de todos los males, incluso los generados por la propia incompetencia, sino que se practique una política de aproximación, de acuerdos, que sume activos en la lucha por alcanzar mayores cotas de seguridad, de bienestar compartido y de crecimiento de la igualdad, cuyo deterioro es la causa de la infelicidad de muchos, abonada por la insolidaridad de unos pocos.

Esa es la verdadera finalidad de la POLÍTICA.Pero buscar en la presunta animadversión del otro la causa de tu mala gestión es una forma burda, antigua, pero al parecer eficaz en este caso, de ocultar tu incapacidad, tu impotencia.

Si finalmente el PP gobierna de nuevo viviremos otro episodio de vergüenza, como lo fue el tamayazo, capítulo cero de esta serie.

Queda dicho.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información