Es noticia en Cuenca: Comercio Local Servicios Sociales Juzgados Comercio Universidad de Castilla-La Mancha Fútbol Sala Loterías y Apuestas del Estado
Pedro A. Caraballo
Pedro A. Caraballo
23/04/2024

Alcalde y oposición

Casi un año después del comienzo de nuestra nueva experiencia como ediles en la oposición en el ayuntamiento de un pequeño pueblo, recapacitamos sobre la responsabilidad que adquirimos.

Ya que la labor ejecutora de las diferentes obligaciones que tienen el alcalde y su equipo de gobierno para obtener una mejor calidad de vida no forma parte directa de la oposición, obviamente, nos queda escuchar, proponer e informar en el pleno y a los administrados.

Dicho equipo de gobierno ha de organizar y gestionar los recursos de los que dispone para, insistimos, el fin último: aumentar el bienestar diario de la gente de la localidad. La oposición exigirá que así sea.

Como en todas las facetas de la vida, hay gente que lo hace muy bien y otros no tanto: existen alcaldes que conocen su responsabilidad a la perfección y actúan en este sentido y otros que son más partidarios del inmovilismo y de las excusas.
 

Los primeros, a modo de ejemplo, pasean por el pueblo observando las mejoras en la pavimentación y en el mobiliario urbano y las acometen. Los segundos, a modo de ejemplo, cogen un cepillo y barren la plaza tras la actuación musical del día anterior y a esperar otra fiesta.

De este modo, aquellos que se preocupan por su pueblo tienen resultados palpables para los habitantes: más y mejores servicios, más y mejores infraestructuras, más y mejores facilidades para la iniciativa y emprendimiento privados, más y mejores relaciones con otras instituciones y organismos y retención e, incluso, aumento de la población de nuestra patria chica. Estos alcaldes serán queridos por su gente a corto, medio y largo plazo porque supieron entender sus responsabilidades.

Aquellos que dejan pasar el tiempo mal gestionando lo poco que tiene el pueblo, sin comunicación con sus convecinos como si mandasen en un antiguo cortijo, con el fin de tener las mejores fiestas de la comarca y poco más, conseguirán halagos y parabienes de los que disfruten bailando en la plaza del pueblo, pero otros muchos echarán de menos los servicios que mejoren sus condiciones de vida en el día a día.

Todos conocemos ambas formas de gobernar: pasamos por pueblos de nuestra provincia o hablamos con vecinos de otras localidades y vemos los resultados.

Por eso, desde la oposición, no nos queda nada más que fiscalizar e informar a los vecinos de las decisiones que el equipo de gobierno tome y, con el objetivo de tener un alcalde de los bien recordados, poner hincapié en aquellas que creamos que sean susceptibles de mejora. Es nuestra responsabilidad.

Lo más leido en "Opinión"
Las Noticias de Cuenca - 07/06/2024
José Ángel García - 19/05/2024
Pablo Bellido Acevedo - 31/05/2024
Lola Merino - 15/05/2024
Las Noticias de Cuenca - 26/05/2024
José Ángel García - 07/06/2024