27 de Septiembre de 2020 Son las 21:33

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2020
0
Imagen de Silvio Ibáñez Sanz-Iglesias

Silvio Ibáñez Sanz-Iglesias

Línea roja

Escasas semanas han transcurrido desde que el Ayuntamiento de la capital conquense presentaba con gran regocijo una herramienta que permite, a los habitantes de esta villa, informar al ayuntamiento de diversas incidencias, averías y elementos urbanos que se encuentran en mal estado en la ciudad de Cuenca. El invento es una nueva APP que se puede encontrar bajo el nombre ‘Línea Verde’.

Mucho se ha cuestionado, escrito y hablado sobre este moderno invento, aunque no sabemos cuántos conquenses han accedido a esta plataforma para colaborar con el consistorio, haciendo uso de las nuevas tecnologías, en la detección y manifestación de las deficiencias. No estaría mal que nos informasen de cuántas incidencias reciben y, sobre todo, cuantas resuelven.

En esta ciudad también existe una ‘Línea Roja’, que aunque no es una APP, si es una VVA (Verdadera Vergüenza Ajena). Son aquellos desperfectos y aberraciones estéticas que vemos cada día en la ciudad desde hace meses, e incluso años. Algunas de estas “heridas de guerras” anteriores permanecen tanto tiempo sin solución, que se han normalizado, convirtiéndose en elementos de paisaje urbano deteriorado, de tal forma, que podríamos celebrar junto a esos espacios cumpleaños de la vergüenza.

Basta la enumeración de unos pequeños ejemplos para que, a quien corresponda, tome nota y demuestre interés, poniendo solución de la forma más rápida y eficaz que se sepa. ¡Vamos a ello concejales, que vosotros podéis y casi seguro que queréis!

Quiosco del Vivero de Santa Ana. Años lleva vallado con unos telares negros horrorosos. El pasado año, estos telares fueron sustituidos por lonas que anunciaban las fiestas locales. La feria terminó, las lonas publicitarias fueron retiradas y volvieron los telares que, hace poco tiempo, fueron objeto del vandalismo y se incendiaron. Volvieron a ponerlos y nuevos, pero con la misma estética tétrica y cutre. ¿Hasta cuándo?

Ronda Oeste. Hace varios años, un vehículo se llevó parte de la valla de separación de carriles en la mediana. Este parapeto, además de dividir los carriles de distinta dirección en la circulación, impedía que los peatones crucen de un punto a otro, en una zona de mucho tránsito rodado y no siempre seguro, debido a la velocidad con la que se circula por la zona. Pues ahí sigue la valla rota, otra “herida de antiguas guerras” que no consigue llamar la atención de ningún concejal que pasee por la zona y le dé solución al problema. Es fácil, sustituyan el trozo de barandilla y asunto arreglado.

Pistas deportivas descubiertas en residencial Las Cañadillas. Para contar la historia de esta chapuza habría que remontarse no sé cuántos años. No es excusa de esta corporación que otros antes tampoco lo hicieron, ahora la solución está en vuestras manos, ahora les toca a ustedes y punto. Estas pistas fueron utilizadas por muchos jóvenes de la zona para practicar deporte de manera libre y gratuita, por tanto, estas son razones muy valiosas para que se puedan seguir ofreciendo como alternativa a los polideportivos cubiertos, a los que no siempre se puede acceder, por razones de horarios o cuestiones económicas de una población joven, que busca en el deporte alternativa al botellón.

Las cosas que, en principio, parecen provisionales terminan convirtiéndose en definitivas y, en algunos casos, esto resulta muy negativo. Ejemplo: el vallado provisional que se puso en el aparcamiento de tierra en la zona de Antonio Maura ya va camino de convertirse en definitivo. Ya tiene solera. Esa zona, declarada aparcamiento ilegal por una barbaridad de acuerdo municipal, terminará formando parte del paisaje cutre urbano.

En otro orden, y que también entraría perfectamente en los asuntos a tratar en la Línea Roja, a través de la VVA, es el tema del botellón y las chusmas en los antiguos terrenos del Serranía. Cada fin de semana, desde tiempo inmemorial, se celebran reuniones hasta, a veces, altas horas, donde las cenas y reuniones sociales se acompañan de consumo de alcohol en cantidades peligrosas. Ahora, y debido a esta situación sanitaria y de alarma, por la propagación de transmisión de este jodido virus, el ayuntamiento ha prohibido de forma tajante el consumo de alcohol en la vía pública, incluso prohibiendo aquel que se pudiese consumir en la puerta de los bares. Bueno, pues esta norma, no se aplica en la zona referida anteriormente; allí se consume sin control, no digo que con permiso municipal, pero sí sin que se haga nada para evitarlo.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información