CAMPAÑA PEQUEÑO COMERCIO DIPUTACIÓN CUENCA
Más entrevistas: María Luz Fernández Daniel Cubillo Toni Serrano García Lola Ruiz-Ibárruri Sergueyeva Alfonso Fernández Sonsoles Ónega Almudena Serrano Mota Antonio Medina y Sonsoles Benedicto Raúl Bernabéu Jair Ruibal

“Vincular gastronomía y turismo es inteligente y puede convertirse en fuente de gran interés"

El escritor, periodista y presentador, Boris Izaguirre, es el conductor del Congreso Culinaria que se celebra en Cuenca los días 23 y 24 de octubre
“Vincular gastronomía y turismo es inteligente y puede convertirse en fuente de gran interés"
Foto: La Sexta
22/10/2023 - C.I.P.

El congreso de Culinaria reunirá  los próximos 23 y 24 de octubre en Cuenca a prestigiosos chef nacionales e internacionqales  y reconocidas figuras como periodistas gastronómicos  y divulgadores. Este año el evento  lo conducirá el multifacétivo escritor, periodista y presentador  de televisión, Boris Izaguirre (Caracas, Venezuela, 1965). Muy reconocido por su participación en programas de entretenimiento y reality shows en la televisión española.  Su carisma y versatilidad lo han convertido en una figura influyente en los medios de comunicación en España y América Latina. Su capacidad para combinar entretenimiento con temas relevantes, como la diversidad y la cultura, lo ha convertido en una figura influyente en la sociedad española. Su último trabajo lo ha sacado de los platós para recorrer España y divulgar su historia.

 

¿Cómo llega Boris Izaguirre a Culinaria 2023, qué le ha motivado a aceptar el papel de  conductor de este evento gastronómico?

En primer lugar volver a ver de nuevo a Carme Ruscalleda, porque la adoro. Me ha parecido siempre una mujer increíblemente hábil al saber mezclar su creatividad con el mundo empresarial y ser una presencia femenina en el hasta entonces muy masculino universo de la restauración. Esa ha sido una de las principales razones para decir que sí. Y la otra que realmente me parece muy importante colaborar con un encuentro que ya se ha convertido en una cita importantísima en el panorama de la restauración y del universo de la comida, tan importante para la cultura española. 

 

Este año además es un año muy especial, no solamente por la consolidación y proyección internacional de Culinaria, sino también porque coincide con el año en que Cuenca ostenta el título de Capital Española de la Gastronomía...

Sí, eso me parece importantísimo y me encanta de alguna manera estar allí presente. Comprenderás que todos son alicientes. Es como un plato divino que se prepara con mucha frecuencia, pero que esta vez empieza a tener ingredientes cada vez más llamativos. Creo que va a ser mucho más sabroso. 

 

¿Ya conocía Cuenca?

Sí, claro, por supuesto. Siempre me ha llamado la atención y también me gusta muchísimo el Museo de Arte Abstracto y lo que significa para España. Se fundó en unos momentos en que España realmente no podía asociarse mucho con lo contemporáneo, y sin embargo ahí está. Y también la presencia de Zóbel. Que escogiera precisamente este lugar es porque probablemente en Cuenca sintió algo muy original de España.

 

“Me parece muy importante colaborar con un encuentro que se ha convertido en una cita importantísima en la restauración”

 

 Este año el lema del Congreso de culinaria es gastronomía como destino ¿Como comunicador cuál es su opinión sobre cómo eventos como Culinaria contribuyen a esa proyección de la gastronomía como turismo?

Dado que la comida puede abrir la puerta a un vasto mundo de experiencias, conocimiento y reflexiones, desde la diversidad de sabores y sus asociaciones con la memoria hasta los ingredientes y sus conexiones con la historia, y cómo los platos pueden influir en la formación de culturas y civilizaciones, creo que establecer un vínculo entre el turismo, que a menudo se percibe como una actividad efímera de ver y pasar, y la experiencia de comer, que implica disfrutar de un sabor y transformarlo en un recuerdo, es un descubrimiento inteligente en mi opinión. Esta combinación puede convertir algo en apariencia pequeño e inusual en una fuente de gran interés y beneficios para todos. El hecho  de establecer  esta conexión tiene el potencial de convertirse en algo verdaderamente importante, incluso revolucionario, y puede darle un impulso significativo a este Congreso, haciéndolo aún más atractivo y económicamente beneficioso. “Creo que no hay mejor combinación. Tú le aportas una dimensión intelectual que podría dar lugar a una nueva industria, lo cual es realmente importante.

 

¿Qué espera que se lleven los asistentes de esta edición de culinaria?

Pues un buen sabor de boca, indiscutiblemente (ríe). Espero que se lo pasen muy bien y aprendan mucho. Aprendamos todos mucho, porque la cocina es una enciclopedia en sí misma. No del todo revisada, como la mayoría de las enciclopedias, pero que cuando la tienes y la ves es una puerta de entrada al conocimiento absoluto, bastante fiable y bastante invitante.

 

 

¿Cuál cree que es el papel de la gastronomía en la cultura y la sociedad actual? 

La gastronomía es vida y también es tradición y al mismo tiempo es historia. Esas combinaciones en Europa son muy apreciadas, yo creo que son la esencia de lo que significa este continente y sobre todo de lo que este continente defiende en un mundo tan increíblemente convulso como el que vivimos ahora.

 

¿Cuáles son sus influencias y referentes en la gastronomía? 

La verdad es que son muchas. En mi país de origen, Venezuela, durante la década de los 80 –en medio de una crisis económica– un hombre especial llamado Armando Scannone rescató recetas de su familia y creó un libro que cambió la forma en que comíamos y entendíamos la importancia de la cocina en nuestra cultura. Venezuela es un país mucho más joven que España y muchas de las recetas que Scannone recopiló tenían raíces en Italia, Francia, España, Estados Unidos e incluso Inglaterra. Esta sabiduría nos hizo redescubrir nuestra propia identidad culinaria. Y yo creo que lo mismo sucede con la cocina cuando la descubres. Yo en MasterChef he tenido acceso a grandes  profesionales y a una amplia variedad de lugares donde hemos cocinado y trabajado,  algunos en  Castilla-La Mancha, que han abierto mis ojos a la inmensidad del universo culinario. Entiendes la inmensa cultura que hay en la cocina; el producto de proximidad, que es algo que en mi país de origen desconocemos, porque en realidad en un país petrolero todo se importa. En España, he aprendido la importancia que  tiene el pescado en una región y la que tiene en otra la huerta. Son universos que yo estoy muy agradecido de haber podido conocer.

 

 

Creo que nuestro recorrido gastronómico para ‘Desmontando’ comenzaría en Cuenca y desde allí nos dirigiríamos al resto del país”

Al hilo de la conexión entre gastronomía e historia al que hacía referencia ¿Podremos ver de nuevo a Boris Izaguirre por Cuenca, por ejemplo en un capítulo de Desmontando? 

Bueno, yo creo que sí. ‘Desmontando ha sido un hallazgo y una sorpresa. Lo que comenzó como un viaje por España se ha convertido en un viaje a través de la historia de España, y eso, en mi opinión, es lo más interesante del programa que podemos ver cada miércoles en La Sexta. Es sorprendente cómo una idea se ha transformado en algo mucho más grande, y eso es lo que ha sucedido con ‘Desmontando’. Hemos abordado el Camino de Santiago, las tres culturas que vivieron en  la España Andalusí, el Imperio Español, la lucha por la independencia contra Napoleón o la Guerra Civil, creo que también mereceríamos hacer un episodio sobre la gastronomía y su importancia a lo largo de los siglos en España. Yo siempre he pensado que Cuenca es un lugar muy original, como si estuviera en el Génesis, en los inicios de todo. Es un lugar que te hace sentir que estás en los primeros tiempos. Eso es lo que siento cuando llego y veo el paisaje. Siempre me ha dado esa sensación. Por lo tanto, creo que nuestro recorrido gastronómico para ‘Desmontando’ lógicamente comenzaría en Cuenca y desde allí nos dirigiríamos al resto del país.”