Más entrevistas: Lidio Jiménez Pedro Navarro Javier Pelayo Sergio Martínez Marta Martínez Dafne García Pedro Cifuentes David Rubio Luque Guilermo Román Francisco Sáez

El valor de la alta artesanía, en los diseños de Candelas y Felipa

Guillermo Román, diseñador de esta marca de Alcázar de San Juan, reivindica la confección tradicional y el orgullo por las tradiciones manchegas
El valor de la alta artesanía, en los diseños de Candelas y Felipa
Foto: Candelas y Felipa
26/05/2024 - Paula Montero

En pleno corazón de La Mancha, en una localidad de la que cuyo nombre sí deben acordarse nació ‘Candelas y Felipa’, la firma de vestidos de novia de Guillermo Román y Maite Bustamante que reivindica la confección tradicional. En este 2024, la firma con sede en Alcázar de San Juan, cumple diez años en el sector. Para celebrarlo han lanzado una colección especial que sus fundadores han visto desfilar por el incomparable Puente de San Pablo en el marco de Castilla-La Mancha es Moda’, un evento que para Guillermo Román, diseñador de la firma, es el “empuje” que necesitaba esta industria en la región.

 

‘Castilla-La Mancha es Moda’ surge para contribuir a la expansión y prestigio de la moda regional. ¿Hacía falta una plataforma como esta?

Sí, creo que ha sido una gran decisión. Me parece emocionante que poco a poco se esté mimando más a los artesanos, a los creativos, a los diseñadores de nuestra región porque creo que históricamente hemos estado en segundo plano porque nos rodean grandes potencias en la industria de la moda como son Andalucía y Madrid. Tenemos muchas cosas que ofrecer y este es el empuje que necesitamos para poner en el mapa de la moda a Castilla-La Mancha. 

 

Puso en marcha Candelas y Felipa con tan solo 22 años. Este año se ha entregado por primera vez el Premio Globalcaja Jóvenes Talentos, ¿ojalá haber tenido una oportunidad como esta?

Desde luego. Me da mucha alegría que la gente tenga oportunidades como esta porque al final lo que tenemos que hacer es, principalmente, apoyarnos entre todos. Para lograrlo deberíamos, por un lado, dejar a un lado las rivalidades horribles que existen en este sector y, por otro, apoyar a los jóvenes talentos porque ellos y ellas son el futuro.

La moda no se entiende sin los artesanos. En Candelas y Felipa habéis acuñado el término de alta artesanía, ¿a qué os referís con esto?

Nosotros llamamos alta artesanía a la moda de muy alto nivel, de una calidad excepcional. Nos consideramos artesanos de las novias del futuro y queremos que eso no se pierda. Si nos ponemos a pensar sin las tradiciones no hay futuro y por eso creemos que es fundamental no perderlas ni infravalorarlas. Tenemos que apoyarnos en todo lo que han hecho nuestros antepasados, que por algo lo hacían. Debemos tomarlos como referencia, aunque le demos una visión más vanguardista. 

 

Este 2024 celebráis el décimo aniversario de la firma y lo hacéis con una colección especial.

En esta colección hacemos un recopilatorio por toda la estética de la firma durante este tiempo. Bebe de la tradición y en ella tratamos de fusionar las siluetas más clásicas de los años sesenta y setenta con la estética manchega. Creamos diseños que se salen de los cánones establecidos y que buscan sobre todo ensalzar la figura de la mujer. Candelas y Felipa es una marca moderna, pero al mismo tiempo un pozo de tradición. 

 

¿En qué se inspiran para sus diseños?

Pues nos hemos inspirado en todos estos 10 años de la firma, pero también nos inspiramos en todas nuestras clientas, porque al final ellas son nuestras musas. Cada mujer nos deja su esencia y eso lo traducimos en los nuevos modelos que lanzamos.  Además, nos inspiramos en grandes maestros como Balenciaga o Pertegaz. Es una mezcla de todo. 

 

¿A qué retos se enfrenta ahora mismo el sector?

Debemos hacer que la gente aprecie lo que hacemos y quiera pagar por ello. Si quieres un vestido exclusivo, hecho a mano, que tú ves como va tomando forma desde el primer boceto hasta la prueba final, debes valorarlo porque detrás hay muchas horas de trabajo.  Por eso me alegra mucho que exista ‘Castilla-La Mancha es Moda’ porque con cosas como esta se pone en valor la calidad de lo que hacemos. 

 

¿Está realmente valorada la moda española tanto dentro como fuera de nuestras fronteras?

Como país somos un referente en producción textil en el extranjero, siempre lo hemos sido. Sin embargo, muchas veces nos fijamos más en lo de fuera pero debemos apostar por lo que tenemos dentro, y eso pasa por pagar los precios que se piden para que los artesanos, los diseñadores, las modistas puedan seguir creando puestos de trabajo.  

 

¿Dónde te gustaría ver a Candelas y Felipa dentro de diez  años más? 

Me gustaría verla en Alcázar. Mi mayor sueño es tener un taller más grande en mi pueblo y que toda la producción salga de ahí, pero también quiero ver a la marca en Madrid y en otras partes del mundo. Queremos exportar nuestra alta artesanía allá donde la sepan valorar.