Más entrevistas: Dafne García Pedro Cifuentes David Rubio Luque Guilermo Román Francisco Sáez Fernando Madina Fidel Fernández Nanísimo Javier Muga Rafael Cortés

“Ser el cartelista me permite dar a conocer lo que hago”

El artista conquense Lorenzo Higueras, que pinta con la boca, mezcla en el cartel de Carnaval de Cuenca realismo e impresionismo, los dos estilos que definen su pintura
“Ser el cartelista me permite dar a conocer lo que hago”
Foto: Saúl García
08/02/2023 - Paula Montero

Cuando le llamaron para proponerle ser el cartelista del Carnaval 2023 le hizo “mucha ilusión” y no dudó en aceptar la propuesta de la Asociación de Amigos del Carnaval, aunque al mismo tiempo sintió “bastante responsabilidad”. Hablamos del artista conquense Lorenzo Higueras Mariana (Cuenca, 1999), un joven que pinta con la boca ya que la atrofia muscular que padece le impide hacerlo con las manos, aunque para él no es reseñable ya que lleva desde los cuatro años haciéndolo. 

Lorenzo, que actualmente estudia el Grado de Derecho en la Facultad de Ciencias Sociales del Campus de Cuenca, ya tiene experiencia en esto de ser cartelista pues hace unos años reflejo la imagen de Turbas. Sin embargo, en esta ocasión la temática es muy diferente y ha ideado un cuadro que mezcla la esencia del Carnaval con lo más representativo de la ciudad y es que ha reflejado un arlequín junto a las Casas Colgadas porque “quería proponer algo que no se hubiera hecho antes y que a la vez fuera significativo de Cuenca, fácil de entender”, comenta. 

Una idea a la que llegó tras  varios bocetos y semanas en busca de inspiración y que, tras ver el resultado final, “casan muy bien”, asegura. La imagen, que abraza el estilo impresionista y realista, destaca por sus colores vivos pues “el Carnaval al fin y al cabo es eso, alegría, color y fiesta”. Una unión de factores con la que ha conseguido cautivar a la Asociación de Amigos del Carnaval,  que esta misma semana presentaba junto al Ayuntamiento de Cuenca este cartel y la programación completa de la fiesta. 

Por su parte, Lorenzo ha quedado satisfecho con el trabajo que dedica “a todas esas personas que me acompañan y están conmigo en mi día a día pero también a los que no porque me hacen ser más fuerte”, concluye. Y es que, para él lo más importante es el “gran reconocimiento” que supone este encargo porque “me dan la oportunidad de dar a conocer lo que hago y que la gente de Cuenca conozca mis cuadros”.

Y es que, Lorenzo lleva pintando con la boca desde los cuatro años y actualmente es becario de la Asociación de Pintores con la Boca y el Pie a pesar de tener que compaginar este  hobbie con sus estudios de Derecho. Formación que espera finalizar este año para después hacer un máster y prepararse una oposición. “Tengo metas altas pero que venga lo que tenga que venir”, concluye.

Foto: Saúl García