Más entrevistas: Olivia del Saz Ortega Jairo Cárcaba José María Albareda Jorge Sánchez Albendea Andoni Sierra Ron Darío Dolz Julián Recuenco Araceli Cuerda Alejandro Moya Mabel Lozano

“Mi nómina en la JdC es ver cómo la ciudad entera se vuelca con la Semana Santa”

Sánchez Albendea afronta “con la misma ilusión que el primer día” la Semana Santa de 2024 después de ser reelegido por quinta vez como presidente de la institución nazarena
“Mi nómina en la JdC es ver cómo la ciudad entera se vuelca con la Semana Santa”
Foto: Saúl García
24/03/2024 - Rubén M. Checa

Primera Semana Santa de tu quinto mandato como presidente de la institución nazarena. ¿Cómo la afrontas? 

Con la misma responsabilidad que siempre, habiendo trabajado a tope, aunando todos los esfuerzos y peticiones que las hermandades nos tramiten, y al mismo tiempo, con la misma ilusión de siempre. Esto es para lo que trabajamos todo el año y, por un lado, tienes la responsabilidad de estar al frente de la institución nazarena y por otro, la misma ilusión que cualquier otro nazareno cuando llegan estos días. Esperemos que todo salga tal y como está previsto. 

Las procesiones de 2022 y 2023 se han caracterizado por una alta participación. ¿Qué perspectivas tienes este año?

Cuando uno ve las cuotas de participación de Domingo de Ramos a Domingo de Resurrección te preguntas de dónde sale tanta gente en Cuenca. El año pasado el nivel de participación fue muy grande, y también hubo una muy buena organización, cumplimiento de horarios perfecto, ninguna incidencia. El año pasado calificada de sobresaliente, y ojalá todo salga igual, en los mismos términos y misma participación. Hemos sido conscientes de que hay cosas que mejorar, porque así debe ser. 

¿A qué te refieres?

Hemos lanzado una campaña de sensibilización por redes sociales muy dirigida a cuidar los detalles que son propios de la Semana Santa, que al fin y al cabo son los que nos engrandecen. Hemos seguido manteniendo en la prensa la campaña más específica dirigida a Camino del Calvario. Hemos querido cuidar todos estos aspectos partiendo de la base que tenemos, donde llevamos unos años con gran participación y sin incidencia. A partir de ahí queremos edificar esos detalles que deben hacer todavía más bella nuestra Semana de Pasión.

La única novedad de este año es el adelanto de una hora de la procesión del Lunes Santo: saldrá a las 21:30 horas de la Catedral

¿En qué aspectos se centran?

En aquellos que, aunque sean muy sencillos, hay que cuidar: la devoción, el silencio, cuidar la indumentaria del nazareno que desfila como las túnicas o el calzado, que debe ser negro. Estos pequeños detalles no solo van dirigidos al nazareno, sino también al espectador, como que no haya fotógrafos amateur que salen a mitad del recorrido a hacer fotos o gente que cruza por medio del cortejo procesional. También a nivel interno trabajamos mucho con las hermandades en cuidar los detalles de la ornamentación y adornos de las imágenes, el tema musical y otros detalles que hay que seguir cuidando para que sea grande. La mezcla de todo eso va a hacer que nuestra Semana Santa siga creciendo, y el objetivo es que sigamos contando con mucha participación y con ausencia de incidentes. 

Precisamente llevamos ya muchos años sin incidentes, también en procesiones como Camino del Calvario…

Estamos muy satisfechos de los pasos que se van dando en esa procesión. Cada vez se va normalizando más. Ojalá ese grupo que va delante del Jesús, que sigue impidiendo el avance de la procesión, desaparezca. Es un mensaje categórico que lanzamos continuamente, porque no queremos a esas personas, ellos no son turbos y no los necesitamos, y gracias a Dios cada vez son menos. Poco a poco esta procesión está teniendo el realce y la ausencia de incidentes que buscamos. Así que vamos a seguir en esa línea.

Esta será la segunda Semana Santa con el Grupo Turbas integrado en la Junta de Cofradías. ¿Cómo fue el año pasado?

Cuando se hizo la integración del grupo, era para ocho años, y en este periodo buscamos la normalización total de la procesión. No queremos gastar horas y horas en temas de seguridad, como tampoco queremos que haya un grupo de la Unidad de Prevención y Reacción de la Policía Nacional esa madrugada. Lo queremos erradicar, que no vuelva. El año pasado fue la primera Semana Santa y la procesión discurrió sin ningún incidente, aunque por desgracia hay alguno que dio la nota, pero cada vez son menos. Cada año se está dando un pasito más hacia la normalización y, este año, por ejemplo, un síntoma es la participación de una veintena de invidentes del Grupo Once durante el tramo de la procesión Camino del Calvario que discurre por Carretería, como turbos, con su tambor y su clarín. Eso es muy positivo porque estamos lanzando un mensaje de qué es lo que queremos. Un asunto es eliminar esos 150 turbos que estorban, y seguro que ganamos la partida. 

“El futuro viene cargado de esperanza, porque los jóvenes llevan la Semana Santa en su ADN. Tenemos que cuidarles porque es el gran tesoro que tenemos”

¿Hay este año alguna novedad en los recorridos?

La única es el adelanto de una hora del inicio de la procesión penitencial del Santísimo Cristo de la Vera Cruz del Lunes Santo, que saldrá a las 21:30 de la Catedral. Es un cambio que, como todo lo que hacemos en la institución y que venimos haciendo los últimos 10 años en los recorridos, lo vamos haciendo de manera experimental. Durante dos años vamos a ver si este adelanto surte el efecto que queremos para que se quede de forma definitiva. Todos los cambios que hemos hechos han sido para mejor, y la participación de hecho cada vez es mayor.

¿En qué situación está la economía de la Junta de Cofradías y las hermandades?

Creo que se ha logrado una muy buena estabilidad. Los años de la pandemia, evidentemente, la principal fuente de ingresos de las hermandades era las subastas. Ahí sí que hubo las tensiones propias de liquidez, pero esas se han solventado y creo que a día de hoy hay una total estabilidad absoluta en todas las hermandades, con lo cual gozamos de buena salud económica. Sí que es verdad que para que así pudiera ser, la Junta de Cofradías tuvo que hacer un esfuerzo económico muy grande que, incluso hasta el ejercicio de 2023, tuvimos que apoyar económicamente a las hermandades. Gracias a Dios, para eso estaban los fondos de la JdC, ya que siempre hemos hecho un ejercicio económico súper prudente. Pero a día de hoy, tenemos una salud económica estable. 

¿Cómo va la remodelación del Museo de Semana Santa?

Despacio, más de lo que nos gustaría. Ahora durante la Cuaresma se ha abierto con una exposición temporal de arte sacro titulada ‘Misterivm Pietatis’, en colaboración con la Fundación Antonio Pérez, y que se podrá visitar hasta el próximo 14 de abril. Espero que en un mes y medio, el proyecto empiece a tomar forma y puedan verse carpinteros, electricistas y decoradores por el museo. Los pasos se están dando seguros y esperamos que antes de que acabe el año pueda reabrir el museo. 

Los últimos dos años se ha visto un incremento de participación, con hermandades que incluso doblan filas de nazarenos. ¿Qué sensaciones te produce?

Como presidente de la JdC, esa es la nómica que uno cobra: ver la unión que hay a día de hoy, que la ciudad se vuelca con su Semana Santa, que cuando sales de la ciudad nos digan que somos un referente a nivel nacional. Eso me hace sentirme muy orgulloso de mi trabajo, y me emociona mucho ver cómo todos los sectores de la ciudad se vuelcan con la Pasión conquense. Esa es la nómica que me llevo: ver a la gente feliz. 

¿Ves relevo generacional?

El futuro viene cargado de muchísima esperanza. Este año se apuntaron unos 700 niños a la procesión infantil, aunque al final no pudiera salir, y con eso ves que la Semana Santa forma parte de nuestro ADN. Tenemos que cuidar a los jóvenes porque es el gran tesoro que tenemos.


OTRAS NOTICIAS DE INTERÉS
Rubén M. Checa - 30/03/2024