Más entrevistas: Olivia del Saz Ortega Jairo Cárcaba José María Albareda Jorge Sánchez Albendea Andoni Sierra Ron Darío Dolz Julián Recuenco Araceli Cuerda Alejandro Moya Mabel Lozano

“A los libreros nos toca hacer muchas veces de psicólogos”

La nueva responsable del colectivo, que aglutina una treintena de asociados en la provincia, ensalza el trato cercano del comercio local
“A los libreros nos toca hacer muchas veces de psicólogos”
Foto: Saúl García
19/03/2024 - Dolo Cambronero

Tenía 19 años cuando entró como dependienta en la librería Evangelio de Cuenca capital. Y ahí sigue. Con más de tres décadas de experiencia a sus espaldas, Araceli Cuerda Segurola (Cuenca, 1969) es ahora la nueva presidenta de la Asociación de Libreros y Papeleros de Cuenca, cogiendo el testigo de Julián Saiz Garrote.

La responsable, que antes había sido la vicepresidenta de este colectivo que aglutina a alrededor de 30 asociados en la provincia, quiere continuar con la línea de trabajo desarrollada por la asociación en los últimos tiempos para impulsar al sector con la organización de distintas actividades a lo largo del año que buscan promover tanto la actividad empresarial como la lectura. “Estamos muy unidos y hay muy buena colaboración entre nosotros. Juntos se consiguen muchas cosas”, defiende.

En estas fechas, la asociación trabaja ya de lleno en la preparación del Día del Libro, que se conmemora el 23 de abril, y en la posterior Feria del Libro que organizan conjuntamente el Ayuntamiento de Cuenca, la Diputación Provincial y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Para la primera efeméride, Cuerda Segurola explica que “se va a continuar con lo que funciona muy bien”: las librerías sacarán puestos a la calle, habrá descuentos y una nueva edición del concurso literario dirigido a colegios de la provincia y se desarrollarán distintas actividades como talleres de cuentacuentos. Además y al estilo de la tradición catalana de regalar libros y rosas por Sant Jordi, también habrá flores en la calle en esta festividad. “El año pasado funcionó muy bien. Fue un éxito”, rememora.

El auge de la literatura juvenil y el bono cultural están beneficiando al sector librero, que también se ha visto reforzado por el incremento de la lectura que se ha registrado en términos generales tras la pandemia

CAMPAÑA FUERTE

Las celebraciones en torno al Día del Libro contribuyen a impulsar las ventas aunque la campaña más fuerte para el sector es la de los libros de texto. “La empezamos a preparar cuando acaba el curso, en junio, y se alarga hasta octubre, aunque la semana de septiembre en la que empiezan las clases es cuando más actividad se concentra”, explica Cuerda Segurola.

En cuanto al estado de salud del gremio, la nueva representante del sector librero celebra que “los conquenses leen mucho” y que, tras la pandemia, se ha percibido un pequeño incremento en las compras. “Además, la gente está empezando a confiar más en el comercio local, donde te pueden aconsejar, recomendar y, si hay algún problema, se puede cambiar el producto. Y puedes tocar y ojear el libro antes de llevártelo. Es un trato más familiar. Mucha gente viene a comprar y se está un buen rato hablando con nosotros de la vida en general. Aparte de ser comerciantes, a los libreros nos toca hacer muchas veces de psicólogos”, subraya.

Un trato muy cercano “que no te puede dar una pantalla”, recalca en relación con las compras a través de internet, una tendencia contra la que intentan luchar ofreciendo un “buen servicio y rapidez”, algo en lo que dice que las editoriales les están ayudando mucho. “Si vienes a por un libro y no lo tenemos pero está disponible, lo pedimos y al día siguiente ya lo puedes recoger”, afirma, al tiempo que recuerda que el precio de venta al público de cada libro está fijado por ley, al igual que los descuentos máximos que se pueden hacer, por lo que cuestan lo mismo en todos los establecimientos.

“Llevo más de treinta años en este mundo. Imagínate la cantidad de gente que ha pasado por la librería. Niños, jóvenes, adultos, gente mayor… Incluso vas por la calle y te preguntan si tienes tal cosa. Eso nunca lo vas a tener con la compra online”, insiste.

Junto a la tendencia al alza de la lectura tras la pandemia, también está beneficiando al sector el auge que está cosechando la literatura juvenil. “Están saliendo escritoras muy jóvenes, desde 15, 16 años... Trabajan mucho con las redes sociales y entre ellas se recomiendan libros. Y se está notando que hay bastante incremento de la lectura en ese rango de edad”, explica esta profesional de la librería Evangelio, un establecimiento emblemático en la ciudad que celebrará en 2028 su centenario.

Además, también está contribuyendo al impulso de la lectura juvenil el bono cultural, una ayuda directa promovida por el Gobierno central a quienes cumplen 18 años para adquirir productos y actividades culturales y que está dotada con 400 euros, 100 de los cuales deben gastarse en libros, revistas, prensa y publicaciones periódicas. “Hay jóvenes que leen mucho y que se les queda corto y piden gastar el dinero libremente”, cuenta.      

Cuerda Segurola también destaca la buena relación que mantiene el sector con las bibliotecas. Todos juntos conforman la gran familia del libro.