CAMPAÑA PEQUEÑO COMERCIO DIPUTACIÓN CUENCA
Más entrevistas: Nanísimo Javier Muga Rafael Cortés María Luz Fernández Daniel Cubillo Toni Serrano García Lola Ruiz-Ibárruri Sergueyeva Alfonso Fernández Sonsoles Ónega Almudena Serrano Mota

“Esta obra es inclusiva, tiene una sensibilidad especial y el público se lleva una moraleja”

El productor de ‘La Bella y la Bestia. El Musical', Fernando Gonzalo, habla del trasfondo de este cuento clásico que ha sido adaptado a la sociedad actual para "conectar mejor con el público infantil"
Imagánes cedidas por Candileja Producciones
13/05/2023 - Paula Montero

Un musical de altura, con un vistoso vestuario, canciones propias y originales, iluminación cuidada al detalle y un lenguaje moderno y adaptado a los más pequeños. Esto es lo que se va a encontrar el público que asista este sábado 13 de mayo al Teatro-Auditorio de Cuenca ‘José Luis Perales’ para disfrutar de ‘La Bella y la Bestia. El Musical’. Un montaje de Candileja Producciones que, además de encandilar al público desde el minuto uno, transmitirá una moraleja. Con una actriz protagonista invidente de nacimiento el público disfrutará de “una experiencia participativa, divertida e inclusiva”. Así lo ha contado a Las Noticias de Cuenca Fernando Gonzalo, el productor de esta obra.

Dicen que esta adaptación de ‘La Bella y la Bestia’ es mucho más que un musical, ¿por qué?

Porque esta producción tiene una sensibilidad distinta. Las empresas que nos dedicamos a la producción de espectáculos infantiles tenemos que ser responsables y transmitir un mensaje que impacte en los jóvenes. En este musical, la actriz protagonista que interpreta a Bella es invidente de nacimiento y eso hace que el espectáculo sea completamente especial. Al final, la moraleja que queremos transmitir es que la belleza no tiene impacto en Bella porque al no poder ver a la Bestia ella tiene una percepción totalmente distina. La historia es calcada al cuento de ‘La Bella y la Bestia’ pero le hemos dado una vuelta para que tenga un trasfondo. Por ejemplo, el padre de Bella es inventor y uno de sus grandes trabajos es el descubrimiento del lenguaje en braille. Precisamente que sea una obra inclusiva hace a los niños y niñas y al público en general ser mucho más respeutosos. Fijan su atención, no suelen cansarse y eso nos hace estar muy contentos.

 

Al final, se trata de enseñar y transmitir valores al público, ¿qué se llevan a casa?

Sobre todo queremos que se lleven una grata experiencia en la que hayan participado y se hayan divertido sin haberse dado cuenta prácticamente de que la actriz principal es invidente. Esa es realmente la meta. No queremos que la gente opine de la protagonista y ya está. Queremos hacerles ver esa moraleja, que terminen de ver este espectáculo inclusivo y se queden impresionados del nivel de los actores, de lo bonito que es el montaje o las voces.

 

Para llegar al público más joven ha sido necesario adaptar el cuento clásico a la sociedad actual, ¿cómo lo han hecho?

Hemos intentado adaptar el guion porque los niños han nacido en una era digital y es fundamental utilizar unos diálogos mucho más modernos. Sin desvirtuar la obra, por supuesto. Al final se ha adaptado el cuento clásico a la sociedad actual. Y es que, estamos viendo que los espectáculos que funcionan son los innovadores, los que modernizan el lenguaje, las coreografías, los montajes en general. Los espectadores que vengan el sábado van a ver una obra que no pierde la esencia, pero que va más allá.

Otro de los puntos fuertes de este musical es que cuenta con canciones propias...

Sí, ‘La Bella y la Bestia’ es una obra libre de derechos porque se creó antes de 1900 y eso nos permite crear. En el cuento original está relatado el momento de la cena entre Bella y Bestia, la escena en la que las tazas cobran vida y a partir de ahí hemos escrito nuestras propias canciones originales. Son muy divertidas, participativas y  suenan muy bien en directo.

 

También es fundamental el vestuario y la puesta en escena, ¿qué va a ver el espectador?

Llevamos un vestuario precioso, muy de la época. El diseño de iluminación también es importantísimo y está muy trabajado porque sí que es verdad que en los espectáculos infantiles hay veces que se peca de no mimar esos detalles de luces como en los musicales de gran formato, pero nosotros hemos cuidado hasta el último detalle para crear momentos mágicos e inolvidables.

Todo esto sería imposible sin el trabajo de un gran equipo humano, ¿quiénes están detrás de esta producción?

En total nos movemos diecisiete personas, lo único que en escena están solamente seis actores. Eso sí, entre bambalinas está una persona que se dedica en exclusiva a la utilería,  porque la protagonista, al ser invidente, necesita una persona que siempre esté con ella. Por otro lado, hay otra persona que se dedica en exclusiva al vestuario, a ella se suman los técnicos de iluminación, de sonido, de escenario y montadores de la escenografía. Al final, somos un gran equipo, un engranaje que funciona perfectamente en el que todas las piezas son fundamentales. Aunque el público no lo vea hay mucho movimiento entre bastidores para conseguir que un musical como este tenga un gran nivel.

 

En la presentación de este musical explican que es uno de los más complejos e importantes que han realizado, ¿por qué?

Es importante porque al tratarse de un título tan conocido como ‘La Bella y la Bestia’ hace que la gente espere mucho de nosotros. Es una responsabilidad porque tienes que llevar un montaje muy bueno porque la crítica la tienen muy fácil. En el momento en el que algo no quede bien, rápidamente la gente tiende a comparar con Disney porque tienen una idea idealizada. Esta es una apuesta seria que hemos afrontado con muchas ganas, ilusión y mimo. Por otro lado, es maravilloso trabajar la inclusión, pero realmente es complejo porque Marina, la actriz que interpreta a Bella, viaja con su perro guía y al final cada representación es una aventura. Tenemos que hacer que ella esté cómoda, debemos facilitarle las cosas y remar todos en una dirección. Aquí no se trata de dar lo mejor de cada uno sino de conseguir que el trabajo de todo el equipo sea excelente. Es maravilloso trabajar así.

 

Candileja Producciones no solo está detrás de ‘La Bella y la Bestia. El Musical’ sino que tiene diferentes propuestas. ¿Qué caracteriza a esta compañía?

Somos una compañía que se dedica a la producción desde hace mucho tiempo pero en los últimos años nos hemos dedicado al teatro inclusivo y eso nos hace diferentes. Hemos hecho obras de teatro con niños con Síndrome de Down y, por ejemplo, estamos trabajando en un nuevo proyecto que afronta el cuento de La Sirenita desde el punto de vista ecológico. Intentamos crear espectáculos que tengan un impacto en la sociedad porque al final cualquiera puede hacer un montaje pero trabajamos para transmitir y enseñar algo al público.