Es noticia en Deportes: Fútbol Baloncesto Atletismo Orientación Lucha de brazos Balonmano Piragüismo
Deportes

“Trabajar enfundados en estos trajes es como estar dentro de una melé”

Víctor Carrascosa, presidente del Club de Rugby A Palos, trabaja como enfermero en el hospital 'Virgen de la Luz' disputando uno de los partidos más duros de su carrera profesional
“Trabajar enfundados en estos trajes es como estar dentro de una melé”
Víctor Carrascosa. Foto: Las Noticias
22/04/2020 - Mario Gómez

Víctor Carrascosa es enfermero y presidente del Club Rugby A Palos. Tras varias semanas de intenso trabajo, hemos podido hablar con él tanto de la situación del club que dirige como la de su trabajo en momentos tan difíciles ante la amenaza del COVID-19.

Para empezar, este enfermero de quirófano vive una situación delicada como muchos de los trabajadores de primera línea de acción ante el virus. “Sales de casa y la sensación que tienes es de ir a la guerra, es algo jodido porque vivo con mi mujer y mi hijo y en este aspecto sigo todas las recomendaciones: me ducho nada más llegar del trabajo, mantienes la distancias e incluso duermo en una habitación separada, es algo muy duro”.

Ya en su espacio de trabajo, Víctor comenta que la llegada del virus “ha obligado a reconvertirnos a muchos profesionales: “yo soy enfermero de quirófano y sé mucho de ello, pero de UCI no tanto y claro, ahora todo es UCI. Todos los compañeros hemos tenido que adaptarnos a lo exigido tras muchísimos años estando especializados en un área y como opinión personal, creo que esto lo hemos sacado adelante porque los sanitarios somos unos profesionales como la copa de un pino, pero se pasa muy mal”.

La precaución y la prevención son aspectos fundamentales en el desarrollo de la labor en estos momentos de los profesionales del sector que pueden llegar a duplicar el trabajo debido a los equipos y uniformes de prevención y al sumo cuidado de cada tarea.

“Trabajar enfundados en estos trajes es como estar dentro de una melé de rugby. Llevas gorro, visera o gafas y dos mascarillas que te aprietan la cara durante 12 horas, de ahí las famosas marcas después de cada turno, más un traje, bata o el buzo… es como trabajar en un horno. Todo eso lleva un tiempo y claro, no puedes ir con prisas porque no hay lugar para el error”, explica este enfermero.

Carrascosa cuenta con especial dureza una de las noches que ha vivido en estas semanas de estado de alerta: “Nada más entrar en el turno de noche llegó un ingreso, luego tuvimos otros tres durante la madrugada y un cuarto a las siete y media de la mañana, en mi vida he tenido una noche tan angustiosa. Estuvimos en el quirófano reconvertido en UCI una compañera y yo durante unas cuatro horas con dos ingresos y no nos dirigimos ni la palabra, sabíamos lo que teníamos que hacer, es lo que comentaba de la profesionalidad de los sanitarios, hemos logrado adaptarnos a la situación y lo hemos hecho de forma excepcional”.

"Los sanitarios se han adaptado a la situación y lo hemos sacado adelante siendo profesionales como la copa de un pino"

FUTURO DEL RUGBY

Fuera de los muros del hospital donde Víctor hace el paralelismo de notar todo ese material de protección con estar inmerso en una melé de rugby, el también presidente del Club Rugby A Palos mira con esperanza al futuro de la disciplina en Cuenca.

Desde su posición, admite que el zanjar la temporada no le supondría problema al club, pues consiguió el objetivo de la permanencia en el campo tras una campaña llena de adversidades por las obras del Luis Ocaña y la falta de regeneración de efectivos en la plantilla “que ha obligado a tirar más que nunca del carro a los más jóvenes”.

Además, el equipo ha cumplido con nota su salto al rugby femenino en el primer año de competición, “las jabatas han demostrado ser todo un orgullo para nuestra entidad, llevan trabajando años para poder disfrutar de la competitividad de un campeonato, apostamos por ellas dándoles ese voto de confianza con un proyecto para competir y lo han cumplido con creces”, añade el directivo.

Así, Víctor entiende la difícil papeleta que deben hacer frente las instituciones deportivas cuando tratan de generar una solución con el tema de cómo finalizan las competiciones y cómo se dictaminan los ascensos y los descensos de categoría, pero más allá está el saber si el club puede afrontar un futuro curso deportivo ante la posible falta de apoyo económico de patrocinios por la próxima crisis económica.

“En ese aspecto tenemos la seguridad de la buena gestión de nuestra Junta Directiva. Tenemos dinero para poder comenzar las dos categorías el próximo año, damos por hecho que habrá menos patrocinios, pero aun así estamos estudiando fórmulas para darle un poco la vuelta y ayudar también a esas empresas que lo han hecho con nosotros en años anteriores. Los jugadores obviamente tendrían que seguir pagando su ficha porque va con el compromiso de cada uno, es algo que este año se ha echado de menos, porque ha habido partidos en lo que hemos ido con lo puesto e incluso con menos de 15 jugadores.

Puestos ya en el tema, no hemos dejado pasar la oportunidad de saber si espera que para la próxima temporada el equipo pueda retornar a su feudo, el Campo de Rugby Luis Ocaña, ante la finalización de las obras de la pista de atletismo. “Yo cruzo los dedos para que no pase lo mismo de esta temporada, esperamos que, contando con que todo vuelva a la normalidad, el próximo año podamos entrenar en hierba de nuevo, considero que la instalación no esté acabada para entonces como una posibilidad remota, porque para nosotros sería desastroso”, admite el presidente del A Palos que alude a la pérdida de técnica y cambio de juego del equipo por las circunstancias que le han obligado a entrenar en terreno artificial y con un menor uso del melier.

“Trabajar enfundados en estos trajes es como estar dentro de una melé”

Lo más leido en "Deportes"