21 de Noviembre de 2019 Son las 8:52

Deportes

Deportes

Especial Semana Santa 2019
Ciclismo

Día de transición para Jesús Herrada en la resurrección de Nairo Quintana

El moteño no pudo entrar en la fuga del día ni estar entre los favoritos tras el esfuerzo de ayer, en una jornada donde Alaphilippe aguanta el liderato

Imagen principal de la noticia
Foto de archivo
25/7/2019 · Alejandro Mena

18ª etapa en el Tour de Francia y primera de las tres jornadas en las que el Tour de Francia va a pasar por los Alpes y donde se va a decidir todas las posiciones de la clasificación general. Una etapa que tendría la salida desde la localidad de Embrun y final en Valloire, con un total de 208 kilómetros y cuatro puertos puntuables, dos de ellos de categoría especial, como son los míticos Izoard y Galibier. Alrededor de las 11:30 de la mañana se daba el pistoletazo de salida y no tardaban en verse los primeros ataques en el pelotón.

A pesar de varios intentos de distintos corredores, el pelotón no dejaba que nadie se escapase en los primeros compases de carrera y siendo el fuerte ritmo impuesto en carrera como el gran protagonista del inicio de etapa. Tendría que pasar prácticamente una hora de carrera y 50 kilómetros para ver la escapada del día. Hasta 33 corredores formaban el grupo cabecero donde sobresalían grandes nombres como los de Nairo Quintana, Romain Bardet o Adam Yates, todos ellos con aspiraciones de hacer algo grande en la clasificación general antes de empezar el Tour, pero que el paso de las etapas les ha dejado fuera de la lucha por el maillot amarillo, cambiando así de objetivos. 30 kilómetros más tarde, la fuga afrontaba la primera de las tres grandes ascensiones, es decir, el Col del Vars. Tanto cabeza de carrera como pelotón subían la ascensión con cierta calma, siendo Wellens, líder de la montaña, el primero en coronar el puerto en la escapada y el conjunto del líder, el Deceuninck-Quick Step, quien asumía responsabilidades en el pelotón, pero sin ser un ritmo elevado.

SEGUNDA MITAD

La segunda parte de la carrera iba a estar marcada por las dos grandes ascensiones de la etapa. Por delante, la fuga comenzaba a fraccionarse, saltando del grupo cabecero el belga Greg Van Avermaet y el francés Julien Bernard, mientras que en el pelotón comenzaba a asumir y aumentar el ritmo el conjunto Movistar, a pesar de que por delante tenía a Nairo Quintana, que volvía a entrar en la pelea por la clasificación general de manera provisional. Ambos grupos se comenzaban a seleccionar al coronar Izoard. Por delante, sólo 9 corredores aguantaban el ritmo impuesto, entre ellos los tres grandes nombres de la fuga (Quintana, Bardet y Yates) mientras que en el pelotón, Movistar seguía seleccionando el grupo, de la mano de Marc Soler, pero no llegaba el esperado ataque de Mikel Landa, el cual no mostraba tener las fuerzas de otras ocasiones.

Una vez finalizado el descenso del Izoard, la ventaja de la fuga con el pelotón volvía a los 6 minutos justo antes de iniciar la última subida del día, el Galibier. Tras una primera parte de puerto en el que los fugados se controlaban unos a otros, Nairo Quintana atacaba a falta de 7,5 kilómetros, dejando al resto de corredores atrás y demostrando su calidad, siendo el ataque definitivo para ganar la etapa. Sólo Bardet y el kazajo Lutsenko intentaban perseguir al colombiano, pero sin éxito para neutralizarle. En el pelotón, Ineos cogía los mandos de la ascensión, aunque el ritmo no era muy exigente. Sólo a falta de 3 kilómetros para coronar, uno de sus líderes, el colombiano Egan Bernal atacaba y dejaba al resto de favoritos atrás. A falta de un kilómetro, su compañero Geraint Thomas hacía lo propio, descolgando al líder, Julian Alaphilippe y mostrando que el francés sufrirá mucho si quiere mantener hasta el final el maillot amarillo. Una vez subido el último puerto del día, sólo quedaba ver el descenso, donde Alaphilippe enganchaba e incluso intentaba atacar al resto de favoritos, aunque en ese grupo ya no se abrirían diferencias.

Finalmente, Nairo Quintana llegaba en solitario a meta y ganaba la etapa, abriendo el casillero de Movistar en este edición. Con este triunfo, el colombiano suma su tercera victoria de etapa en el Tour, después de ganar en 2016 y 2018, demostrando que cuando está bien es uno de los mejores escaladores del mundo y, probablemente, de la última década. Por detrás, Bernal cruzaba la meta a 4:46 y el grupo de favoritos a 5:18 del colombiano. Por su parte, Herrada llegaba en la posición 61, a 23:54 del ganador.

ALAPHILIPPE AGUANTA, HERRADA CAE CAUTRO PUESTOS

En la clasificación general, Alaphilippe sigue líder, aunque ahora la distancia es de sólo de 1:30 del segundo clasificado, que es ahora Bernal. Herrada, tras la pérdida de minutos de hoy, desciende cuatro puestos, siendo ahora 24º clasificado, a 45:45 del líder. Para mañana, segunda etapa alpina, con salida de la localidad de Saint-Jean-de-Maurienne y llegada en la estación de esquí de Tignes. Un recorrido de 126 kilómetros, con hasta 5 puertos puntuables de montaña, entre ellos el Col de I’Iseran, de categoría especial. Una etapa propicia para la llegada de una nueva fuga y se vayan decidiendo los puestos de la clasificación general.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información