Es noticia en Deportes: Fútbol Sala Voleibol Gimnasia rítmica Fútbol Balonmano Escalada Baloncesto
Piragüismo

Bronces que saben a oro

Celia Toledo y David Olivares, palistas del Club Piragüismo Cuenca con Carácter, desgranan su gran participación en el Campeonato de Europa
Bronces que saben a oro
Foto: A.D.V.
28/07/2023 - Alejandro Del Valle

Nueva página dorada en la historia del Club Piragüismo Cuenca con Carácter, que ha sumado a su medallero dos preseas de bronce conseguidas en el Campeonato de Europa de Maratón celebrado el pasado fin de semana en Slavonski Brod, Croacia. Celia Toledo y David Olivares han sido los representantes del club conquense, que vuelve a demostrar su valía ya no solo a nivel nacional, sino también internacional.

Abría la mañana el joven David Olivares, de tan solo 17 años, cuando se estrenaba en competición internacional de manera inmejorable. Junto a su compañero Ulises Colastra -canoista del Aranjuez-, competía en C2 Juvenil. “Había bastantes nervios y aunque la medalla no la esperábamos, nos veíamos con opciones para un cuarto puesto”, reconoce David, que ahora celebra el ver cómo todo el trabajo que hay detrás de cada entrenamiento recibe esta recompensa. Por la tarde se sumaba a la fiesta Celia Toledo, que declara estar “en una nube” y asimilando todavía lo que significa esta medalla después de un duro año a nivel personal en el que ha sacado tiempo y fuerzas de donde era imposible para compaginar estudios y entrenamientos. Si bien siempre opta por ir con pocas expectativas a los campeonatos a pesar de que ella misma reconoce que ha pegado un importante cambio físico que se nota en el agua, tampoco esperaba la recompensa de todo un bronce a nivel europeo.

Aunque el periplo de la expedición conquense empezaba no al llegar al agua, sino al pisar tierra. A su llegada al aeropuerto de Zagreb se les comunicaba que sus palas seguían en Múnich, algo que no se podían creer. “Pensábamos que en los tres días que quedaban llegarían, pero iba pasando el tiempo y nada”, relata David, que finalmente compitió con una pala prestada un poco más grande que la que usa habitualmente, algo que notó sobre todo en los metros finales. Un poco más le tocó sufrir a Celia, que tras probar con una pala muy distinta y bastante antigua, recibía la noticia poco antes de la competición de que una júnior tenía una bastante similar a la suya, probándola tan solo unos minutos antes de competir.

 

REGATAS IGUALADAS

Ambas carreras se presentaron muy emocionantes para los palistas conquenses, algo de esperar en una competición de talla continental. En el caso de David, relata cómo los primeros metros fueron muy parejos, aguantando bien el arreón para colocarse en el grupo que iba a la cabeza. Adelantarían al tándem húngaro para ponerse en puestos de podio, y no les fallaron las fuerzas durante los 15’5 kilómetros y los tres porteos para acabar reafirmándose con ese bronce.

Por su parte, Celia relata una salida accidentada en la que partió desde la zona central, algo que no le favoreció al afectarle bastante la corriente, al contrario que las palistas que se encimaban más a las orillas. Para más inri, chocaría con otra deportista, lo que no le impidió echar el resto nada más empezar para remontar y colocarse en el pelotón más adelantado cuando la carrera se acercaba al minuto y medio. Aguantaría con firmeza este pulso hasta el tramo final de la carrera, cuando se situaban cinco palistas sabiendo que solo tres cogerían medalla. Se valdría de los porteos, su punto fuerte según ella misma comenta, para ganar terreno. “Se aglomeraban en la orilla para que no les pillase tanta corriente, así que yo me iba al final del pantalán para no chocar con nadie aunque hubiese más corriente”, cuenta. “Fueron 26’2 kilómetros para decidirse la medalla al final, estuvo muy emocionante. Los entrenadores me dieron la enhorabuena y me dijeron que había hecho una gran regata, remontando además, así que súper contenta”. La vuelta a casa con la medalla al cuello se tornaba más feliz todavía cuando recibían la sorpresa, en plena estación del AVE, de familiares y componentes del club que se desplazaban para recibir a los medallistas. Con especial cariño lo recuerda Celia, que extiende su éxito a todo el club, pues entrenan con ella y le hacen dar lo mejor de sí. “Se la dedico especialmente a mi hermana Arantza, la eché mucho de menos allí y es mi mayor apoyo”, cuenta.

 

LA CITA MUNDIALISTA

Con la parte crucial de la temporada de piragüismo por delante, David declara que ahora su objetivo es pasar por el selectivo para el Mundial que tendrá lugar en Vejen -Dinamarca- a finales de agosto y firmar un buen papel. El juvenil, de primer año todavía, asegura tener bastantes esperanzas “porque vamos a seguir entrenando con más ganas”. Celia, con el billete ya asegurado para la cita mundial, asegura estar con más energía que nunca tras esta medalla. “No sé cómo saldrá, pero me voy a dejar la piel. Como digo siempre: si no disfrutas del camino, no vale de nada. Así que voy a disfrutar de este camino hasta llegar y el premio será el Mundial”, concluye.

“Somos un club potente que lleva el nombre de Cuenca a lo más alto”

Este no es el primer éxito del Club Piragüismo Cuenca con Carácter, que acostumbra a subirse a podios nacionales tanto a nivel individual -con las hermanas Toledo, David Olivares, Víctor Pardo, Rocío Bayo, Diego Rubio, Sergio Huete... entre muchos otros- como colectivamente, dejando su impronta en la Liga Nacional de Maratón, Ríos y Travesías, en la que lleva dos platas consecutivas.

Es por ello que la palista Celia Toledo reclama una mayor visibilidad para las hazañas que firma el club por parte de las instituciones políticas. “Hemos llegado de un Europeo y nadie nos ha hablado, ni Ayuntamiento ni Diputación. No necesito que me den la enhorabuena, pero qué menos que reconocer al club y a sus deportistas”, manifiesta la joven, añadiendo que llevan el nombre de la ciudad tanto por Europa como por el mundo. “Me gustaría que se viera que estamos ahí, que tenemos mucha fuerza y que somos un club potente que lleva el nombre de Cuenca a lo más alto”, finaliza Celia, con sus mejores deseos de que se reconozca su trabajo así como se hace en otros deportes.