Es noticia en Cuenca: Día Internacional del Orgullo LGTBI Empresas Sucesos Loterías y Apuestas del Estado Renfe UCLM Conka Street 2024 Educación Cirugía pediátrica
Violencia de Género

Ni una más, ni una menos

La educación y la prevención, aspectos clave para erradicar la lacra de la violencia de género
Gracia Canales, directora del Instituto de la Mujer de Cuenca. Foto: Saúl García
24/11/2017 - M. Jiménez

Más del 27% de jóvenes españoles de entre 15 y 29 años consideran la violencia de género como una conducta “normal” dentro de la pareja. Así se extrae del Barómetro 2017 de ProyectoScopio, elaborado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción.

Un dato que, a juicio de la directora provincial del Instituto de la Mujer, Gracia Canales, resulta “demoledor y alarmante” y vendría a confirmar que sigue “fallando la base, que es la educación en igualdad desde las primeras etapas educativas, donde se forjan los valores que, en un futuro, como persona, tú defiendes”. “En las familias tampoco estamos educando en igualdad y ello da lugar a que se normalicen conductas que asustan”, sostiene para, a continuación, admitir que queda “mucho recorrido” para acabar con esta lacra.

En este sentido, este curso se ha implantado en cuatro centros de la provincia la asignatura piloto de Educación para la Igualdad, la Tolerancia y la Diversidad y el Instituto de la Mujer viene desarrollando el programa ‘Creciendo en igualdad’ a través de talleres centrados en la igualdad, la prevención de la violencia de género o la educación afectivo sexual.

Paralelamente, la Junta lleva a cabo talleres de prevención del consumo de la prostitución y la trata de mujeres, “que no deja de ser otra forma de violencia hacia las mujeres”, remarca Canales, para quien los poderes públicos “deben y tienen que actuar con contundencia” para erradicar este tipo de violencia que ha acabado con la vida de 45 mujeres, la última este mismo viernes, y 8 menores en lo que va de año en España.

Según datos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo del Poder Judicial, reproducidos por Canales, durante el primer semestre de 2017 se presentaron 2.430 denuncias por violencia de género en la región, 177 de ellas en Cuenca, lo que supone un 18% más que el año pasado, además de 767 órdenes de protección, 58 de ellas en la provincia.

Tras subrayar que en algunas ocasiones las propias víctimas no son conscientes del peligro que corren, porque su agresor “no deja de ser una persona con la que han convivido y con la que habían iniciado un proyecto de vida y no ven que un día puede matarlas”, Canales recuerda que en Castilla-La Mancha existen recursos de atención a víctimas de violencia de género “a tres niveles”.

Así, en la provincia de Cuenca existe un recurso de acogida con 20 plazas más dos para víctimas de prostitución o trata, que se encuentran al 60% de ocupación. Asimismo, Canales menciona la línea de atención continuada 016, “que ofrece a las mujeres una atención cualificada, no deja rastro en la factura y es totalmente gratuita”.

Según Canales, el pasado año se atendió a unas 6.000 mujeres de toda la región a través de esta línea, en torno a la cual, según Canales, “resulta chocante y preocupante que cada vez disminuye más la edad de las mujeres que llaman, con un abanico muy grande entre 18 y 29 años”.

Dichos recursos se unen a los doce centros de la mujer con que cuenta la provincia y en los que se ofrece atención continuada.

Hasta mediados de noviembre, de las 2.063 mujeres atendidas en esta red de centros de la mujer de Cuenca, 798 fueron víctimas de violencia de género.

Desde ellos se ofrece asistencia psicológica, jurídica, social y laboral a las mujeres víctimas de violencia de género una vez que el trabajador social del centro realiza una valoración para, a continuación, derivarlas “a las áreas que considera necesarias para su recuperación”.

“Los procedimientos de violencia de género no son una suma, no es algo matemático ni lineal, cada caso es diferente al anterior al igual que el perfil de la víctima”, espeta, recordando que, a la luz de las estadísticas, la violencia de género “no entiende ni de clases sociales, ni de nacionalidades y que la puede sufrir cualquier mujer”.

En este punto, la directora provincial del Instituto de la Mujer interpela a toda la sociedad a “reaccionar y no callarse y mirar hacia otro lado cuando veamos conductas machistas”.

Sigue fallando la base, que es la educación en igualdad desde las primeras etapas educativas

A este respecto, Castilla-La Mancha, que ha aumentado un 21% su presupuesto destinado a políticas de igualdad en los últimos dos años, “vuelve a ser pionera” con el anteproyecto de Ley para una sociedad libre de violencia de género, una ley “muy novedosa, que va más allá de lo firmado a nivel nacional y que será un revulsivo enorme para nuestra comunidad”.

En ella quedan contempladas “la mayoría de formas de violencia de género que se ejercen contra las mujeres”, dado que, según su criterio, “la violencia de género no puede ser solo la que ejerce tu pareja o ex pareja”.

Paralelamente, se amplían las acciones en materia educativa y se reconoce el papel de las campañas de concienciación, que Canales considera “fundamentales, porque abren los ojos a la sociedad” y, “como novedad muy importante”, se incide en la necesaria colaboración entre administraciones.

A este respecto, la trabajadora social del Centro de la Mujer de Cuenca, Alicia Conversa, defiende que los ayuntamientos “juegan un papel fundamental” en la lucha contra la violencia de género, asunto en torno al cual estima imprescindible “la suma de todos”.

Hasta este centro llegan casos de violencia de género “prácticamente a diario” hasta sumar, a fecha 31 de octubre, las 489 intervenciones este año.

Desde este recurso se presta una asistencia social integral a las víctimas de violencia de género a través de una atención individual y de la intervención comunitaria.

En el primer caso, una vez la mujer llega al centro, en caso de que no sea necesaria su derivación a un recurso de acogida, como ocurre “la mayoría de las veces”, se realiza una intervención “ambulatoria” desde el propio centro. Consciente de que los casos que llegan a este centro son solo “la punta del iceberg”, Conversa es una “firme defensora” de la necesidad de “concienciar, sensibilizar y formar para prevenir”.

En la misma línea, la presidenta de la Asociación de Mujeres Maribel Aguado, de El Provencio, María Ángeles Gracia, cree que estas asociaciones son “el motor que hace visible este tema, tabú” y contribuyen también a “empoderar” a la mujer. Como única representación conquense en el Consejo Regional de la Mujer, la asociación lucha por concienciar sobre la necesidad de fomentar “el respeto a la mujer”.

Esta tarde se celebra en el Centro Cultural Aguirre el acto institucional por el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer .