Es noticia en Cuenca: Feria Taurina de San Julián 2024 Turismo Judicial Programa Envejecimiento Activo Escuela de Verano de Cuenca Incidencias Colectivos Hostelería MUPA
Todos los Santos

Flores para el recuerdo de Todos los Santos

Tricolores, amarillos, blancos, naranjas, azules… el crisantemo se lleva la palma en las preferencias de los conquenses junto a claveles, margaritas, gladiolos o el lilium, que son las variedades que más aguantan
Fotos: Saúl García
30/10/2018 - C.I.P.

Dicen que el crisantemo simboliza la eternidad y por ello tradicionalmente se usa para honrar la memoria de los seres queridos que ya no están. Es la flor ‘de oro’, como indica la etimología de su nombre, o de la vida, si atendemos a la tradición de Asia Oriental –de donde es originaria– pero sin lugar a dudas es la reina de la festividad de Todos los Santos. Y es que, se trata de casi la única planta que tiene una abundante floración en esta época. Es resistente, necesita pocos cuidados y presenta una amplia gama de colores. Eso sí, no todos los crisantemos son iguales. En Viveros la Mezquita lo saben bien, no en vano “llevamos 30 años buscando los mejores”, dice Beatriz Orozco.

Tricolores, amarillos, blancos, naranjas, azules… en jardinera, en maceta o en composiciones florales, en Viveros La Mezquita, como cada año, tienen preparada una amplia selección de esta emblemática flor de otoño que en la festividad de Todos los Santos se lleva la palma en las preferencias de los conquenses, junto a otras tradicionales en flor cortada como claveles, margaritas, gladiolos o el lilium, que son las variedades que más aguantan frescas en el cementerio.

Estas son las más solicitadas en una fiesta que sigue siendo fiel a las tradiciones, pero según destaca el florista de Viveros la Mezquita, Eduardo Bodoque, siempre hay quien sale de lo normal y busca composiciones más innovadoras, por ejemplo, con anturium u orquídeas, aunque son los menos.

Eso sí, aunque la combinación de blanco y verde siempre es la que más predomina, cada año la tendencia de colores varía. “Se está metiendo cada vez más el naranja y el amarillo, y este año un poco más el azul en busca de una mayor innovación y contraste”, señala Bodoque.

Flores para el recuerdo de Todos los Santos

En cuanto a composiciones florales, lo que más se demanda, por su durabilidad, son los centros. “Los ramos en un par de días están estropeados mientras que los centros duran una semana o diez días”. Dentro de estos, Eduardo Bodoque destaca que los gustos están cambiando. “Antes se llevaba mucho el típico centro de palma con forma de pirámide pero ahora se están introduciendo cada vez más los centros tumbados, como cojines alargados, porque aguantan más la resistencia del aire, que es lo que mas daño hace”.

Con todo, sea la preferencia que sea, tanto en flor fresca como en artificial, en centros, ramos o jarrones, Viveros La Mezquita tiene la mejor selección de flores para adaptare a todos los gustos, y con una excelente relación calidad precio. Además, con motivo de la festividad de los Santos, hasta el domingo 28 de octubre los clientes que opten por hacer sus compras on line en tienda.viveroslamezquita.com podrán beneficiarse de un 10 por ciento.

En el obrador de Viveros La Mezquita han comenzado ya con el grueso de la campaña. Los días más fuertes llegarán a partir del lunes. Si bien, la actividad comenzaba a registrar ya un incremento a principios de la semana.

Aunque en los últimos tiempos se ha notado un pequeño repunte en la venta de flores de cara a la Festividad de Todos los Santos, en Viveros La Mezquita destacan que ésta es siempre una buena campaña, puesto que se trata de una fiesta muy tradicional en la que las familias siguen manteniendo las costumbres, y una de las principales es precisamente honrar con flores a los que ya no están. Cierto, dice Beatriz Orozco, que precisamente por eso hay mucha competencia. Eso sí, la calidad es muy diferente, y esta es precisamente la mejor garantía de esta empresa ubicada en la calle Prado Cuenca, del Polígono ‘SEPES’ (parcelas 53-54), para mantener la fidelidad de sus clientes, tanto de la capital como de la provincia.