29 de Septiembre de 2020 Son las 22:12

Provincia

Provincia

Especial Semana Santa 2020
Agricultura de Cuenca

Buena cosecha de cereal, aunque a precios de hace veinte años

El rendimiento de la cebada por hectárea está rondando los 4.000 kilos de media, a lo que se une su buena calidad con un peso específico que supera los 62 kilos por hectolitro

Buena cosecha de cereal, aunque a precios de hace veinte años
La siega del cereal en la provincia se está desarrollando con normalidad hasta ahora, que afronta su recta final y en 15 días habrá tocado a su fin. Sobre estas líneas, dos instantáneas de la siega en Villarejo de la Peñuela. //Fotos: Asaja Cuenca
13/7/2020 · Miguel A. Ramón

Las previsiones iniciales, después de una primavera lluviosa con unas excelentes temperaturas, hacían presagiar una buena cosecha de cereal en la provincia de Cuenca y, al final, se está confirmando. La siega comenzaba en La Mancha a finales del pasado mes de junio y se ha ido generalizando al resto de la provincia, afrontando en la actualidad la recta final, en especial en La Alcarria y La Serranía, puesto que en otras zonas ya ha finalizado.

Las organizaciones agrarias Asaja Cuenca y UPA Cuenca, consultadas por este periódico, coinciden en calificar de “buena” la cosecha de este año, entre otros motivos, porque se están obteniendo rendimientos por hectárea que se acercan a los 4.000 kilos de cebada, lo que, según indica el secretario general de Asaja Cuenca, Manuel Torrero, supone entre un 18 y un 20 por ciento por encima de la producción de una campaña media en la provincia. Es por ello que prevé que la campaña de este año se cierre con una producción final que ronde el millón de toneladas de cebada.

Pero a la buena cosecha de este año se suma la excelente calidad del grano, que está alcanzando un peso específico por encima de los 62 kilogramos por hectolitro, lo que, a juicio de los secretarios generales de Asaja Cuenca y UPA Cuenca, Manuel Torrero y Miguel Esponera, respectivamente, contrasta con el actual precio de la cebada en el mercado, que se sitúa en la horquilla de los 142-145 euros por tonelada; es decir, precios de hace veinte años.

PRECIOS BAJÍSIMOS

Una situación que no es de recibo, en opinión de ambos responsables agrarios, porque echa por tierra la rentabilidad mínima del productor y convierte en deficitarias las explotaciones agrarias, algo “preocupante”, en palabras de Torrero, porque “no podemos olvidar que estamos hablando de un cultivo con mucho peso en el campo conquense, a lo que hay que añadir el hecho de que nuestra provincia es la mayor productora de cebada del país”.

Pero si preocupante es el futuro del sector con este escenario, lo es más aún, si cabe, por el hecho de que estos bajos precios han dejado de ser algo coyuntural de cada campaña y se han convertido en algo estructural. Al menos así lo considera el secretario general de Asaja Cuenca, quien asevera que “no podemos tener costes del año 2020 y precios de venta del producto de finales de la década de los años 90”.

Foto: Asaja Cuenca

Un escenario que no duda en criticar también el secretario general de UPA Cuenca, quien considera que “no podemos seguir soportando costes cada vez más altos, como por ejemplo el de los fertilizantes o el gasoil, y cobrar, sin embargo, cada vez menos por nuestro producto”. Algo, a su juicio, insostenible a todas luces.

En esta línea, Torrero, por su parte, va más allá y hace especial hincapié en las otras consecuencias que conllevan esta constante pérdida de rentabilidad, que no son otras que la pérdida de capacidad para invertir e innovar en las explotaciones agrícolas, lo que, sin duda, va en detrimento del productor y, por ende, del futuro del campo conquense.

Y en el centro del problema se sitúan, en su opinión, los intermediarios y cerealistas, que están haciendo todo lo posible para mantener el precio de la cebada por los suelos y realizando operaciones de compra sin precio establecido, al igual que, incluso, en entregas directas.

REIVINDICACIONES

No es de extrañar que tanto Torrero como Esponera consideren que sea necesaria una buena cadena agroalimentaria, que tenga como resultado la venta del producto, como mínimo, por encima de los costes. Algo lógico en cualquier otro ámbito, pero que parece un imposible en el sector agroalimentario.

Es por ello que ambos abogan por la necesidad de una buena Ley de Cadena Agroalimentaria, que garantice precios con una mínima rentabilidad para el productor, así como operaciones de venta con contrato y precio reflejado en él.

Desde Asaja, consideran, en este sentido, que son el Estado y el Gobierno de Castilla-La Mancha quienes tienen que poner en marcha los mecanismos de control pertinentes que garanticen el normal cumplimiento de las exigencias recogidas en la Ley de la Cadena Agroalimentaria.

Entre tanto, ambas organizaciones agrarias confían en que la cosecha de este año en la provincia continúe desarrollándose con normalidad, aunque las últimas tormentas están haciendo mella en algunas explotaciones, y se pueda culminar con éxito y con una buena producción, que, finalmente, pueda ser vendida a unos precios justos, que vengan a garantizar esa anhelada mínima rentabilidad económica de las explotaciones y, en consecuencia, del futuro del campo.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información