9 de Agosto de 2022 Son las 6:25

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2020
0
Imagen de Las Noticias de Cuenca

Las Noticias de Cuenca


24/7/2022

El tren

Hay hechos que, a pesar de haber sido anunciados con suficiente antelación, cuando suceden dejan un regusto de sorpresa, o de nostalgia sobrevenida....como si no se creyera que realmente llegarían a ocurrir. Es el caso del cierre de la línea férrea Aranjuez- Cuenca- Utiel. Mucho se ha escrito sobre esta decisión; han corrido ríos de tinta entre defensores y detractores, y se han escuchado verborreas a favor y en contra. Unas aduciendo que no se puede mantener algo que casi nadie utiliza; las otras insistiendo en que toda vía de tren contribuye a vertebrar un territorio, incluso aunque los convoyes vayan vacíos y se caigan de viejos. Se trata pues de posturas encontradas que difícilmente podrán llegar a un entendimiento.

En esto del ferrocarril convencional conquense confluyen, por un lado, las visiones llamémoslas “mercantilistas”, que buscan la rentabilidad de las cosas, y, por otro, ciertas tendencias, llamémoslas “románticas”, que pretenden mantener el estatus quo a pesar de que no sea ni status ni quo. Y como no podría ser de otra forma, ambas opciones están impregnadas por la política. Los partidos de la derecha aprovechan la decisión de cierre para lanzar mensajes que tratan de desgastar al Ejecutivo, a pesar de que no hace mucho algunos de sus portavoces insinuasen que habría que tomar decisiones valientes porque la línea estaba obsoleta... cruel hemeroteca. Las formaciones más a la izquierda también aprovechan para colocar sus mensajes con intención zapadora y para mantenerse a flote en el difícil escenario de la confrontación de ideas. Pero los hechos son tozudos. Incluso en el último viaje del tren hemos conocido que sólo se ocuparon 69 de las 166 plazas posibles en el convoy y que la mayoría de los viajeros fueron políticos y “activistas” contrarios al cierre. Triste epílogo para un tren que ha ido languideciendo durante décadas sin que “mercantilistas y románticos” hubieran movido un dedo para su mejora o su digno mantenimiento.

Fue una muerte anunciada, sí, pero también una muerte provocada, por muchos factores entre los que figuran la falta de voluntad política, una enorme despoblación unida a profundos movimientos migratorios, la ausencia casi total de inversiones y de promoción, a lo que hay que sumar la tendencia de los potenciales viajeros por otros medios de transporte más rápidos, cómodos y modernos. También contribuyó la mejora de las carreteras que, desgraciadamente, no vino acompañada por la optimización de la red ferroviaria en la provincia. Muchas veces hemos oído que en esto del cierre de la línea Aranjuez-Cuenca-Utiel “entre todos la mataron y ella sola se murió” y no podemos estar más de acuerdo.

El cúmulo de motivos que destacamos y otros que quizá descubramos más adelante ha acabado, al menos por el momento, con el traqueteo de los viejos trenes diésel por la provincia. Añadimos “por el momento” porque, quién sabe, a lo mejor un cambio en el color de los gobiernos vuelve a poner en marcha la línea. En ese caso, conviene que todos los políticos recuerden lo cruel que puede ser la hemeroteca.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información