25 de Julio de 2021 Son las 20:25

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2020
0
Imagen de Orión

Orión


12/7/2021

Repetición

No es la primera vez que el Ministerio de Hacienda le propina al Ayuntamiento de Cuenca un tirón de orejas por el retraso en la gestión de fondos europeos para la realización de proyectos que merecieron la atención de la UE.

Al parecer no hemos aprendido. ¿Habrá más desencuentros entre lo que se espera de nosotros y el modo en que cumplimos con nuestros compromisos?

Pues eso y no otra cosa es la gestión. Cumplir un compromiso y dar satisfacción a las expectativas generadas en la ciudadanía poniendo en marcha recursos y servicios que mejoran la calidad de vida y generan empleo y riqueza. ¿De qué sirve tener dinero en un presupuesto, a modo de caja de caudales, si puesto en la calle opera como antídoto al veneno social que impulsan las crisis?

Dicen que las prisas no son buenas consejeras pues inducen al error. Pero entre la precipitación y la aparente quietud existe un deseable punto de equilibrio: una velocidad de crucero que evite la sospecha de falta de compromiso, de tensión. Importa lo que se hace pero también el cómo y el cuándo se ejecuta.

El EDUSI, objeto de este apercibimiento, fue aprobado al principio de la pasada legislatura. Nosotros pensamos que los conquenses nos merecemos una explicación de lo que ha ocurrido y, como es tan del gusto de la oposición, en cuánto se gastó, cómo se hizo y en qué cosas, durante la legislatura en la que gobernó el PP, con el estimable apoyo de Ciudadanos.

Pero también necesitamos saber lo que ha sucedido en estos dos últimos años.

¿Pero cuándo fue la primera vez en que nos dieron ese primer tirón de orejas del que hablábamos? Esta es la versión que nos ha llegado.

En 1994 y a solicitud de la Corporación le fue concedido a Cuenca un programa FEDER por importe de 20 millones de euros, al cambio actual, para la promoción de infraestructuras para el fomento del turismo y la conservación del patrimonio. Ese año se puso en marcha el operativo fijando objetivos y distribuyendo los dineros en proyectos y líneas de actuación.

En 1995 el partido popular ganó las elecciones y con ellas la responsabilidad de su gestión. No recordamos con precisión como se hicieron las cosas pero debieron preocupar los ritmos al Ministerio competente pues su titular, el señor Rato, en la vecindad de nuevas elecciones dirigió al ayuntamiento una misiva advirtiendo que si no se incrementaba la velocidad del gasto el Ministerio se vería en la necesidad de revisar a la baja la asignación inicial para incrementarla a favor de aquellos territorios que iban más rápidos.

De ese escrito nunca se tuvo noticia aquí, pero obviamente se recibió y de él tuvieron copia los miembros de la comisión de seguimiento de los fondos en los que tenían representación los gobiernos autonómicos. Se trataba de que España no perdiera ni una peseta de los dineros europeos.

En 1999 el PP perdió las elecciones municipales y los socialistas volvieron a gobernar. El nuevo equipo terminó el programa presentando una liquidación cuyo importe superaba el límite inicial. Hubo reasignación y la ciudad recibió más dinero del esperado.

Moraleja: si queremos podemos. Cumplir tiene premio. ¿Hay un resquicio para la esperanza?

Queda dicho.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información