31 de Marzo de 2020 Son las 9:40

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2019
0
Imagen de José Ángel García

José Ángel García

El Parque

H

an jugado mis abuelos / Han jugado mis papás / Ahora jugamos nosotros / Después otros jugarán”…

Tal sonaba el estribillo del himno que, dedicado al Parque de San Julián de nuestra capital, entonaban en él, hace ahora algo menos de dieciséis años, en la mañana del 8 de junio de 2004, los alumnos del inmediato Colegio Ramón y Cajal en el curso del acto de su apadrinamiento dentro del programa “Apadrina un monumento” promovido por el movimiento de Ciudades Educadoras al que, aunque a uno se le da que tenemos más bien olvidada tal circunstancia, pertenece Cuenca; una festiva celebración que los en aquel momento doscientos dieciocho alumnos del centro acompañados de sus profesores y vestidos con atavíos medievales representando a las tres culturas, la cristiana, la musulmana y la judía, habían iniciado, tras espectacular y colorido desfile, con la plantación de un árbol –uno más así de los que, en rica variedad botánica atesora el ajardinado recinto– y la colocación de un bloque de piedra conmemorativo, antes de entregarse, lúdicos y gozosos, al entonado de canciones y el trenzado de danzas previos a la lectura del manifiesto final en pro de la paz y la concordia. Testigo cual, por fortuna, fui de todo ello, bien que se me venían a la memoria aquellas escenas cuando en la tarde del pasado jueves constaba, entre sorprendido y, por qué no, entusiasmado, como los conquenses habían respondido a la convocatoria de la iniciativa ciudadana para intentar devolverle al ajardinado recinto el esplendor que tan, especialmente en los últimos tiempos, ha venido perdiendo, primero abarrotando el salón de actos del Centro Cultural Aguirre y luego respondiendo masivamente a la invitación a participar económicamente en la reposición de los bellos mosaicos que otrora ornaron su coqueto quiosco de la música.

Ojalá que ese impulso cívico –que bien de desear sería se extendiera a otros ámbitos y otras actuaciones– perdure y a la par encuentre eco en nuestros municipales rectores y se acometa, pero que ya, la rehabilitación de tan entrañable pulmón verde, y que asimismo prospere el propósito de conseguir para él esa calificación de “Jardín histórico” que tan de perlas le vendría a este elemento que tan esencial ha sido para el latir convivencial de nuestra ciudad desde su nacimiento en los veinte del pasado siglo en el espacio del antiguo Campo de San Francisco por su ligazón con el existir de las sucesivas generaciones de conquenses que, como recordaban las chiquillas y chiquillos del Ramón y Cajal en aquel junio de 2004, en él travesearon de pequeños, por supuesto, pero luego ya por sus paseos, desplegaron, de adolescentes, sus amorosos escarceos, en sus bancos, ya de adultos, reposaron a la espera de la cercana consulta médica o se entregaron a la conversación o la lectura, o en cuyas sillas de tijera desplegadas en torno del central templete disfrutaron de los alegres sones de la Banda de Música. Ojalá, repito.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información