ALBERGUE DE ANIMALES DIPUTACIÓN DE CUENCA ALBERGUE DE ANIMALES DIPUTACIÓN DE CUENCA
18 de Agosto de 2022 Son las 13:52

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2020
0
Imagen de Orión

Orión


14/3/2022

Más preguntas que respuestas

Haced lo que él os diga”, exclamó la mujer dirigiéndose a los sirvientes que atendían al servicio de la cena de bodas. Ellos siguieron las instrucciones y Jesús de Nazaret, a instancias de su madre hizo su primer milagro transformando el agua en vino. Así describe el hecho Juan en su Evangelio (Jn 2,1 II).

Años después Él moriría en una cruz y ella se convertiría para muchos en la imagen del dolor de una mujer llorando mientras sujetaba el cuerpo lacerado de su hijo muerto de modo violento.

¿Cuántas veces se ha repetido esa situación a lo largo del tiempo? La literatura se ha encargado de describirlas. Mujeres sufriendo en silencio, en retaguardia, la muerte violenta de hijos, nietos, esposos o hermanos hasta convertir esa imagen en un grito del Universo herido, del universo inexplicable. También los hombres. Pero la Historia la han escrito siempre los varones. Y más, los hombres vencedores de las miles de guerras que han jalonado el planeta hasta donde nos alcanza la memoria. Sí, el poder (masculino) ha sido el autor del relato, de los relatos.

Y nos preguntamos: ¿Qué habría ocurrido si el poder hubiera sido compartido? Ya saben, si ellas hubiesen tenido la mitad del cielo, la mitad de la tierra, la mitad del poder, en acertado eslogan socialista de los años ochenta.

¿Qué relatos tendríamos si las mujeres hubieran dado su versión?¿Qué si nos hubiesen hecho llegar la cara oculta de su horror? Nunca lo sabremos.

Pero seguiremos haciéndonos preguntas.

¿Se imaginan qué hubiese sido si la OTAN hubiera sido guiada por una mujer en vez de por un hombre que ha incumplido los compromisos adquiridos con Rusia de no extenderse hacia su frontera?¿ Habría exigido a EEUU, gobernado por hombres, respeto al acuerdo adoptado con los rusos para que Ucrania quedara fuera de la OTAN?

El primer europeísta de nuestra historia (Erasmo de Rotterdam) dejó escrita una sentencia que no era un poema concebido para unos juegos florales. El holandés dijo: “Los pactos están para ser cumplidos”. Incumplirlos tiene consecuencias sobre todo si enfrente está un personaje siniestro y desequilibrado como Vladimir Putin. ¿Y si en su lugar estuviera dirigiendo los destinos rusos una mujer y no ese hombre manipulador de la historia, sátrapa consumado, autócrata con un poder mareante e insensible al dolor (de los demás)?

Él es el responsable último de esta guerra ilegal y cruel. Su pretensión de recrear el antiguo imperio ruso del que sería su nuevo zar le ha llevado, paradójicamente, a convertir a su gran país en el gran paria (despreciable) entre los parias.

No sabemos quién escribirá la Historia de esta guerra. Sabemos que está lejos el momento en que la mitad del poder esté en manos de nuestras compañeras que está semana ocupan las calles reivindicándolo, como reclaman la igualdad, el derecho a escribir la Historia de una humanidad que parece no haber aprendido y sigue erigiendo estatuas de homenaje a personajes ecuestres que blanden furiosas espadas.

Y en Ucrania niños muertos en la contienda que sus madres llorarán a gritos. Gritos de un universo inexplicable.

Queda dicho.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información