25 de Julio de 2021 Son las 20:12

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2020
0
Imagen de Las Noticias de Cuenca

Las Noticias de Cuenca


12/7/2021

Bomberos

Si a alguien ha beneficiado el estado de alarma y los confinamientos decretados en los peores días de la pandemia ha sido al medio ambiente. La presión humana sobre bosques, montes y campos ha sido mucho menor que en condiciones normales y ello se ha traducido en una mejora del estado general de muchos de nuestros espacios naturales, en un menor estrés para la fauna autóctona y en una sensible reducción de la superficie quemada por los incendios forestales. Los conatos, un total de 200 en lo que llevamos de año, se han reducido un 17% en relación con el mes de junio del año pasado y las masas forestales apenas se han visto afectadas por el fuego, ya que las llamas han arrasado sobre todo pequeñas áreas de pastos y parcelas agrícolas.

Por contra, ha habido escasa presencia de las brigadas encargadas de los trabajos preventivos y la conservación de los montes, por lo que éstos presentan un mayor volumen de potenciales combustibles y, por consiguiente, un mayor peligro de incendio. Se suele decir que los incendios forestales se apagan en invierno, pero este año poco se ha podido hacer en este sentido.

Ahora los bosques ya se están agostando, se esperan espectaculares subidas de temperatura y, por tanto, se hace imprescindible que nos movamos por ellos con la máxima precaución y evitemos hacer hogueras o barbacoas y dejar desperdicios que podrían arder, sobre todo envases de vidrio, susceptibles del desencadenar el temido “efecto lupa”. Atención también al aparcar nuestros vehículos en el campo, porque los catalizadores se ponen extremadamente calientes y pueden quemar la hojarasca o las ramas secas que queden cerca. Recuerden que no podemos permitirnos incendios forestales en un patrimonio natural tan rico como el nuestro porque es fuente de salud y de riqueza y porque gran parte del futuro de Cuenca debe pintarse de verde, no de negro.

Con este panorama, no podemos hacer otra cosa que celebrar el convenio que por fin han firmado la Diputación y el Ayuntamiento de Cuenca para regular la colaboración de ambas instituciones en la lucha contra el fuego, una colaboración vital de cara a reducir los tiempos de respuesta cuando se produzcan incendios de cualquier tipo.

A nadie se le escapa que una reacción rápida a la hora de extinguir un fuego puede salvar no sólo muchas vidas sino también el patrimonio de los ciudadanos y la integridad de los entornos naturales.

Un centenar largo de municipios de la provincia se van a beneficiar de este acuerdo, sobre todo muchos pueblos de la Serranía que, hasta ahora, estaban abocados a esperar hasta dos horas para ver llegar a las autobombas procedentes de Motilla del Palancar o Tarancón, unas autobombas que en muchos casos sólo llegaban para apagar los rescoldos.

Con la participación de los bomberos de la capital, esos tiempos de espera pueden reducirse hasta los 40 minutos... y no por ello significaría que la capital pudiera quedar desatendida. Los futuros parques de bomberos que la institución provincial tiene previsto construir en Priego y Cañete supondrán un bálsamo de tranquilidad para los demás pueblos serranos. Si a todas estas infraestructuras y medios materiales y humanos sumamos la responsabilidad de la ciudadanía puede que lleguen años en que los únicos que se quemen sean los fuegos artificiales en las fiestas de nuestros pueblos y ciudades.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información