19 de Noviembre de 2019 Son las 15:57

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2019
0
Imagen de Orión

Orión

Aviones y aceitunas

Querido lector.

Si algún amigo te pregunta qué relación existe entre los aviones, las aceitunas, los quesos, los vinos o los aceites, pretextando que no alcanzan a entenderlo, puedes contestarle con una frase que se hizo famosa en otro tiempo y en otro contexto: ¡Es la Economía, estúpido!

De este modo, apelando a la condición de inexplicable que la economía tiene para el común de los mortales, te habrás evitado un montón de incomodas preguntas.

Pero no es esta una cuestión que deba sorprenderte pues muchas del mismo tenor nos hacemos en este momento miles de personas que pasamos por sensatas y razonablemente entendidas.

El origen es un cuento de miedo que haría temblar al mismísimo Erasmo de Rotterdam, que formuló su teoría de la lealtad y el deber de respeto a los acuerdos suscritos con una frase rotunda: “pacta sunt servanda”, es decir, los pactos se suscriben para ser servidos, cumplidos por obligación. Hoy ese asunto, con evidentes connotaciones éticas, se considera poco menos que como una antigualla.

Todo empieza con dos compañías compitiendo por el jugoso mercado de la fabricación y venta de aviones. Una estadounidense, BOEING, la otra AIRBUS, nacida de un consocio europeo que involucra a varios Estados, entre ellos España. Podemos decir que operaban en régimen de casi duopolio. Y según se deduce ambas reciben jugosas ayudas estatales de sus respectivos Estados de referencia.

Se cruzan denuncias mutuamente ante la Organización Mundial de Comercio, pues las subvenciones de esa naturaleza están prohibidas por los acuerdos (pactos) internacionales suscritos y no servidos por ninguno de los actores: Estados e industrias aeronavales.

Y a esperar las conclusiones y las consecuencias de los litigios cruzados.

Y llega la primera resolución: EEUU tiene razón, lo cual comporta el permiso de la OMC a Trump para practicar su vicio público preferido: aplicación de aranceles, en este caso a determinados productos europeos.

Y ha decidido que los que paguen el pato de la vulneración de los pactos sean los productores de aceitunas, aceites, quesos y vinos, en lo que respecta a España. Y ahora las preguntas.

1.- ¿Por qué se deja a la discreción de una Administración quienes deben pagar las consecuencias del desaguisado?

2.- ¿Por qué no se castiga a los que lo hicieron mal, Estados y empresa beneficiaria?

3.- ¿ A quién beneficia esa solución? Puesto que los aranceles son tasa que recauda la Administración, la medida beneficia al Estado que financió, presuntamente, de modo irregular a su compañía y perjudica a productores particulares europeos. ¿Lógico?

4.- ¿Por qué no se resolvieron los litigios cruzados de modo simultáneo, de modo que ambos contendientes tuvieran que sentarse a llegar acuerdos usando la vieja técnica del “verdad doctor que no nos vamos a hacer daño”?

5.- ¿Vosotros entendéis algo? Pregunté finalmente a mis contertulios.

Evencio y Adán me respondieron mordaces: ¡Es la economía, estúpido!

Confieso que me mosqueé y haciendo gala de una impostada erudición les dije:

- Carlo M. Cipolla postuló las leyes fundamentales de la estupidez humana, que ahora se pueden aplicar a muchos de los que toman decisiones y no a quienes hacen preguntas. La tercera ley se resume diciendo que un estúpido es aquel que hace daño sin obtener ningún beneficio a cambio o incluso obteniendo un perjuicio. Y la imposición de aranceles ya se está mostrando como perjudicial pues es el origen de guerras comerciales que son intrínsecamente malas para todos. Por tanto TODOS Vamos a salir perjudicados. Y mucho, pues como establece la quinta ley antes citada, “ el estúpido es más peligroso que el malvado”.

Mis compañeros contestaron con sorna: eso ya lo habías dicho otras veces.

Pues bien: Queda re-dicho.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información