19 de Enero de 2021 Son las 22:11

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2020
0
Imagen de Las Noticias de Cuenca

Las Noticias de Cuenca

"Apoyar es de justicia"

Como cada año por estas fechas, es habitual oír, ver y leer hasta la saciedad que llega el “Black Friday”, en el que, como en las rebajas tradicionales, se reducen los precios pero se mantiene la calidad. No deja de ser curioso que se llame “negro” a un viernes que para muchos negocios dibuja colores más alegres, porque supone un aliciente de cara a que los potenciales clientes se animen a comprar, incluso artículos que no necesiten. Pero en la presente edición de este invento norteamericano, y del “Cyber Monday” con el que se abre la semana, las cosas pintan de otra manera. La pandemia limita el movimiento de los ciudadanos a los comercios presenciales, algo muy aconsejable en esta coyuntura, y el “E-commerce” tiene cada vez un papel más determinante. La compraventa de productos y/o servicios a través de Internet cada vez ocupa mayor espacio en la tarta del mercado. Y eso es algo que se nota en muchos aspectos de la vida cotidiana y del devenir de algunas instituciones.

Es el caso de la Diputación de Cuenca, por poner un ejemplo que no es único en nuestra provincia, sino que se va extendiendo por todo el país. El Plan de Obras y Servicios, que a partir de ahora será bienal, ya no sólo se centra en promover inversiones para mejorar las infraestructuras de “calle y campo”, las que físicamente se ven en nuestros pueblos, sino que también dedica una porción importante de sus recursos a lo que podríamos denominar la “promoción del ciberespacio”, o la apertura hacia el mundo virtual. Ahora las distintas administraciones destinan mucho dinero a implementar la banda ancha, el 5G y la eficiencia energética porque son conscientes de que, cada vez más, la economía gira en torno de la Red de Redes y que perder este tren puede resultar funesto, especialmente en una provincia como la nuestra, a la que le faltan todavía muchos alicientes para que la gente se quede en sus pueblos o para que los de fuera decidan venir donde hay mayor calidad de vida que en una gran urbe. Pero también está quedando muy claro que esa calidad de vida debe incluir que nuestros celulares funcionen a cañón y que tengamos WIFI en cualquier rincón de la geografía.

También esta semana, las dos principales instituciones de la capital y de la provincia ejemplificaban otro de los cambios que se perfilan en estos tiempos convulsos: el desvío de dinero de remanentes, superavits y gastos suntuarios a ayudar a los más necesitados, crear empleo e implementar las energías renovables. El Ayuntamiento de Cuenca decidía en Pleno derivar casi la cuarta parte del superávit a ayudas sociales y a apoyar a las ONGs locales, un Pleno en el que, de forma difícilmente explicable, el PP optó por la abstención. A su entender, la iniciativa llega tarde. Quizá llega a destiempo, pero nunca a contramano. El caso es que hay voluntad política de adoptar posiciones en favor de la gente y eso debería ser motivo de apoyo, no de abstención.

Parece que el principal partido de la oposición esté interesado en sembrar más dudas que certezas en un panorama incierto que requiere consenso, aunque sólo sea por ética humanitaria. El PP también se abstuvo en la sesión plenaria en la que la Diputación decidió una modificación de crédito para destinar más de 1.100.000 euros a los colectivos más vulnerables. Da pues la impresión de que la consigna entre los populares es la de escenificar el desacuerdo, incluso en aspectos en los que estar de acuerdo y apoyar es de justicia.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información