CAMPAÑA PEQUEÑO COMERCIO DIPUTACIÓN CUENCA
Más entrevistas: María Luz Fernández Daniel Cubillo Toni Serrano García Lola Ruiz-Ibárruri Sergueyeva Alfonso Fernández Sonsoles Ónega Almudena Serrano Mota Antonio Medina y Sonsoles Benedicto Raúl Bernabéu Jair Ruibal

"Me siento en deuda con el deporte y con la gente que me ha ayudado a crecer"

Jair Ruibal (1988, Buenos Aires), médico colegiado en el hospital de Cuenca y exjugador de rugby, desgrana la historia que le ha traído a España desde Argentina
"Me siento en deuda con el deporte y con la gente que me ha ayudado a crecer"
Foto: A.D.V.
14/04/2024 - Alejandro del Valle

De la consulta del hospital a los ensayos y transformaciones. Del estetoscopio y los diagnósticos a las melés y a la elegante y caótica batalla que se disputa sobre el césped entre leones por la caprichosa pelota ovalada.

Jair Ruibal (1988, Buenos Aires, Argentina), médico colegiado en el hospital 'Virgen de la Luz', exjugador de rugby y actual miembro del cuerpo técnico del A Palos, desgrana la historia que le ha traído a España desde Argentina, siempre de la mano de la medicina y el rugby.

Jair se recuerda a sí mismo de pequeño como un niño “hiperactivo” que fue apuntado a distintos deportes para saciar esa inquietud. Después de pasar por fútbol, baloncesto y natación, llegó a los 10 años algo que marcaría su vida: el rugby. Tanto es así que el de Buenos Aires no duda a la hora de hablar de este deporte como un aspecto “determinante” a la hora de elegir su carrera universitaria. Si bien le atraían distintas ramas de la medicina desde adolescente –fisioterapia, psicología, estudios relacionados con el entrenamiento o la alimentación…– señala que fue este bello deporte el que marcó su vida. “Mis entrenadores de rugby han sido un gran impulso para mí. Les saludo y les llamo en fechas especiales para recordárselo, 25 años después. Siempre estuvieron preocupados por las notas y nuestros valores”, rememora. En un país fantástico como lo es Argentina, recalca Jair, encontró ciertas tramas burocráticas que le impidieron desarrollarse profesionalmente en la medicina deportiva, por lo que acudió a España, donde anteriormente estaba contemplada como especialidad MIR. No se olvidó de la ovalada en Madrid, donde vistió la camiseta del CD Arquitectura –un histórico del rugby español– durante dos temporadas y media. Tras varias cirugías y ver que el cuerpo no le permitía seguir disfrutando del rugby, decidió adoptar otro rol.

Recalaría en Cuenca en 2019 como médico de urgencias, y ahora abre un nuevo capítulo de su vida al cursar la especialidad de cirugía ortopédica y traumatología. Desde luego, sus dos pasiones van de la mano, y él mismo lo señala. “Me siento en deuda con el deporte y con la gente que me ha ayudado a crecer”, se sincera el argentino. A día de hoy, reivindica también desde el plano profesional –pues es profesor en Alto Rendimiento Deportivo y Profesor en la UCLM en Ciencias del Deporte en el Máster de prescripción de actividad física en enfermedades crónicas no transmisibles– la importancia de saber recomendar deporte. “Considero que hoy en día carecemos de formación, no sabemos prescribir actividad física a los pacientes cardiópatas, hipertensos, con obesidad, diabetes… hay que darles las herramientas, no solo recomendarles hacer ejercicio”, transmite.

“Me siento en deuda con el deporte y con las personas que me han ayudado a crecer. Quiero que la gente entienda el rugby como un modo de vida”

GRANDES PLANES PARA EL RUGBY CONQUENSE

Imposible quedarse con un club –pues de todos guarda un gran recuerdo y muchos amigos, señala–, no olvida ni al de su infancia, el Miuras de Junín, ni al Asociación Alumni, Barceló Rugby, CD Arquitectura ni, por supuesto, a su actual Rugby A Palos. “Cada uno es de su club, ese sentimiento de pertenencia es inherente. Si otro equipo juega bien lo admiraría, pero como un espectáculo. El club es como una madre”, bromea el segunda línea. Para este último tiene previsto grandes planes que la entidad desvelará próximamente, pero muestra una gran ilusión a la hora de hablar de un proyecto que revitalizará el rugby en Cuenca. “Quiero que la gente entienda el rugby como un modo de vida y no solo como un deporte. Que les sirva, igual que a mí me ha servido, como una guía para el crecimiento”, declara.