Más entrevistas: Lidio Jiménez Pedro Navarro Javier Pelayo Sergio Martínez Marta Martínez Dafne García Pedro Cifuentes David Rubio Luque Guilermo Román Francisco Sáez

“Si hay algo que debemos preservar son los libreros, les considero los doctores del alma”

La escritora y periodista Sonsoles Ónega pregona este sabado la feria del libro ‘Cuenca Lee 2024’ tras llegar a librerías de toda España con su obra ‘Los hijos de la criada’, Premio Planeta 2023
“Si hay algo que debemos preservar son los libreros, les considero los doctores del alma”
Imagen: Grupo Planeta / Arduino Vannucchi
27/04/2024 - Rubén M. Checa

Nada es comparable con el placer de la lectura. Son palabras de la periodista y escritora Sonsoles Ónega (Madrid, 1977), ganadora del Premio Planeta 2023 y que este sábado 27 de abril pregonará ‘Cuenca Lee 2024’, un acto que tendrá lugar a partir de las seis de la tarde en la Plaza de España en una feria del libro a la que está “deseandito” llegar.

¿Cómo afrontas el pregón de ‘Cuenca Lee 2024’?
 

Con muchas ganas. Me apetece muchísimo. Aunque también con algo de vértigo. Sé que han pasado por la Feria del Libro de Cuenca ilustres de las letras y espero estar a la altura tanto de los lectores conquenses como de su feria, y que no me reciban o me despidan a tomatazos.

¿Qué quieres transmitir al lector?

Trataré de poner en valor la importancia de las ferias que colocan los libros en las calles, y eso es importante. Pondré en valor también el papel de los libreros, que me parecen fundamentales en estos tiempos de recomendaciones automáticas según decida el algoritmo de turno. Si hay algo que debemos preservar, son nuestros libreros, que les considero los doctores del alma, los mejores diagnosticadores de aflicciones y tristezas, y los que mejor pueden recomendar un libro para salvar al ciudadano y al lector. Luego haré un recorrido, si puedo y me sale, por lo que han dicho y escrito los ilustres de las letras conquenses. Pero no te voy a decir más, porque sino me vas a joder el pregón (risas).

Hablando de la importancia de los libreros, en una época donde predomina lo digital, la venta de libros en papel aumenta cada año. ¿Qué importancia le das como escritora?

Yo sigo creyendo en el ser humano, y si la lectura se mantiene es por algo. El placer y la terapia que proporciona no es comparable a casi nada. Probablemente los creadores de todas las disciplinas estamos, hoy en día, seriamente amenazados por la inteligencia artificial, pero también creo que el alma es insustituible, no se puede clonar, y la mano del hombre a la hora de crear literatura, música o cine no se puede sustituir. Solo por eso yo creo en el ser humano y en nuestro futuro.
 

En octubre ganaste el Premio Planeta con ‘Las hijas de la criada’. ¿Qué ha supuesto para tu carrera literaria?

Un espaldarazo brutal, sobre todo para la novela. Para ‘Las hijas de la criada’ ha sido muy importante estar en todas las librerías, bibliotecas, tener una exposición permanente y constante,… He descubierto la potencia del propio Planeta, lo bonito de que muchos lectores aguarden cada año el 15 de octubre para saber quién lo ha ganado e incorporarlo a sus bibliotecas. Es muy bonito y una experiencia inolvidable. A veces pienso que me ha llegado un poco joven, aunque tengo ya 46 años, pero me sitúa el listón de mis ilusiones demasiado alto.

¿Qué respuesta estás recibiendo por parte de tus lectores?

La verdad te digo, la respuesta está siendo, ha sido y espero que siga siendo edificante y maravillosa. Los lectores muchas veces son quienes explican el libro a su autor, y con ‘Las hijas de la criada’ está siendo así. Siempre pienso que cada mirada lee un libro distinto, también al que el escritor ha plasmado y a lo que ha querido decir con sus personajes, sus diálogos, sus pasajes descriptivos… Así que yo aprendo mucho de los lectores, me gusta escucharlos, y justifican mi trabajo con sus experiencias lectoras. Lo más bonito es que alguien te diga que le ha ayudado a olvidarse del mundanal ruido que todos padecemos, así que la verdad está siendo una experiencia muy bonita. Cada feria, con los diferentes libros que he publicado, lo ha sido. Esta, por la potencia del Planeta, magnifica las emociones.

“Ya he empezado a escribir mi próxima novela porque, cuando no tengo un proyecto entre manos, estoy de mala leche”

Con un programa diario en Antena 3, no sé cómo puedes compaginar la faceta periodística con la escritura…

Yo tampoco (risas). Me lo pregunto cada día, o por lo menos cada vez que acabo un libro. Siempre me pregunto cómo lo he hecho… Mi suerte es que no me cuesta escribir, me gusta hacerlo, y lo mejor que me puede pasar es tener algo de tiempo para escribir. Nunca he hecho de la literatura una obligación, sino un disfrute total, y por eso no me ha costado. Es verdad que necesitas ser algo rigurosa con el poco tiempo libre que te dejan el trabajo y la familia, pero se trata de buscarlo. Cada uno tiene que observar los huecos que tiene, los que pierde, y pensar si los quiere rellenar con literatura. En mi caso es así, y de momento no me cuesta, pero el día que sea duro o extenuante supongo que lo dejaré, pero de momento no.

O sea, que a tus lectores aún nos queda mucho tiempo por delante para seguir disfrutando de tu literatura

Espero que sí. Ya he empezado mi siguiente novela, es verdad que muy azuzada por las emociones de ‘Las hijas de la criada’ y porque me cuesta mucho estar sin escribir. Cuando no lo hago, y no tengo un proyecto entre manos, estoy de mala leche. Entonces, prefiero embarcarme rápido en el próximo proyecto para ser feliz. Ya está bastante avanzada, llevo un 50% más o menos.

¿Qué mensaje lanzas a los lectores de Cuenca?

Esta va a ser la primera vez que esté en Cuenca como escritora y tengo ganas de conocer esta feria de la que me han hablado muy bien. Estoy deseandito que llegue el sábado y animo a toda la ciudad a que se acerque por la Plaza de España. Los que estamos faltos de cariño lo necesitamos, y yo iré a pedíroslo. También animar a que participen en Cuenca Lee, que se dejen seducir por las recomendaciones de sus libreros, que compren ese libro que tenían ganas de adquirir y que se ha ido postergando y, por supuesto, que no dejen de leer.