Más entrevistas: Rayden Jesús Herrada Karmento Marco Antonio de la Ossa Alberto Asensi Pablo Simonet Tian Lara Adrián Verdú Andrés Gaby Martínez Marta Tourón

“Cada vez hay más formación en el mundo del títere, pero falta relevo generacional”

Títeres Larderos estrena dos nuevas obras en la XI edición de Conka Street, que se celebra desde este viernes al domingo
“Cada vez hay más formación en el mundo del títere, pero falta relevo generacional”
Foto: Saúl García
14/06/2024 - Rubén M. Checa

En el año 1986 Ángel Suárez fundaba la compañía Títeres Larderos después de cursar la carrera de magisterio. Durante sus estudios, junto a Matilde Molina, empezó a hacer sus primeros montajes, y a partir de ahí creó el grupo de títeres. 

Después de 38 años, este mundo ya se ha convertido en parte de la vida de Suárez, y aunque ahora actúa en solitario, sigue contando con el apoyo de su mujer, encargada del diseño de los títeres y los decorados así como de su hermano, responsable de iluminación y sonido. 

Un grupo que año tras año ha llevado a escena numerosos montajes titereros y que, desde que empezara el festival Conka Street, Títeres Larderos ha sido una de las compañías que año tras año ha formado parte del mismo. “El público es quien te da la vida y el sentido a todo el trabajo que siempre haces solo en los ensayos”, explica Suárez. 

No han tenido muchos títeres en estos años, porque desde el año 90 que conocieron a Ángeles Gasset, han usado sus historias y personajes, aunque desde los últimos seis años, Títeres Larderos han creado sus propias historias utilizando sus personajes adaptados. 

Pelos o Churripito son algunos de estos personajes que precisamente volverán a subirse a un escenario en esta edición de Conka Street. Su actuación será el sábado 15 de junio a partir de las 11:30 horas en la Plaza de San Andrés, donde además se estrenará la obra original de Suárez titulada ‘El tesoro del Emir’, donde ambos personajes deciden buscar por unas cuevas una importante cantidad de dinero que hay escondido. 

Esta no será la única participación de Ángel Suárez en Conka Street, ya que el viernes 14, en la plaza del Cardenal Payá, estará con la caja mágica haciendo títeres individuales. Lleva tan solo dos años practicando esta modalidad de teatro, y de hecho va a estrenar ahora su segunda caja. Lo hará con una historia de poco más de tres minutos narrando la guerra entre el marqués de Cañete y el marquesado de Moya. Ahí, el espectador tiene que asomarse por una apertura frontal, y Suárez maneja desde fuera los diferentes personajes que intervienen en la historia. 

Así, aunque la agrupación ya sume 38 años de historia, no para de crecer, añadiendo nuevas obras y nuevas formas de hacer títeres, ya que más que un hobby, esto se ha convertido para Ángel Suárez en una pasión. Y lo seguirá haciendo, ya que si hay algo que tiene claro es que, “mientras que pueda, continuaré”. De hecho, en octubre de este año se jubilará, y será cuando se vuelque aún más en este mundo titerero. 

Entre proyectos de futuro, ya maneja la creación de una tercera caja mágica ambientada en la época medieval que incorpore un castillo, para así ofrecer más historias para cuando haya ferias de esta temática en diferentes rincones de la provincia. 

De aquí a unos años, Suárez no sabe qué pasara con el mundo del títere. “En todos lados, salvo las grandes capitales, se ve una falta de relevo generacional, y en Cuenca no estamos viendo gente nueva”. Todo ello a pesar de que cada vez “hay más formación entre los nuevos grupos que llegan”. “Estamos en un periodo bueno pero a la vez difícil por el problema del relevo”, reseña. 

Por eso, para garantizar que el mundo del títere siga muy presente, Suárez ya está viendo junto al Centro Nacional de la Unión Internacional de la Marioneta en España qué formulas llevar a cabo para potenciar los futuros titiriteros porque “hoy en día se puede vivir bien de este género teatral”, sostiene. Además, también echa de menos que no exista en la Escuela Superior de Arte Dramático de Cuenca una formación específica permanente sobre títeres, algo que llevaría al centro a ser pionero en España.  

No se puede calcular el número de horas de trabajo, formación, elaboración de guiones y representaciones que lleva Ángel Suárez a sus espaldas, pero sí se puede asegurar que gracias a Títeres Larderos, muchas generaciones de niños de la ciudad han podido sacar una sonrisa de oreja a oreja gracias a su pasión por la marioneta, y seguro que se volverá a repetir en la undécima edición de Conka Street, que este año está cargada de novedades. 

XI EDICIÓN CONKA STREET

Rafa Gascón vuelve a organizar un año más el festival, que se celebra del 14 al 16 de junio, siendo una edición que se ha concebido como “un nuevo amanecer”. El objetivo final con el que se ha trabajado ha sido el de “entretener, divertir, alegrar e iluminar las calles de la ciudad”, y para ello han querido contar con un revulsivo como es el cambio de ubicaciones.

Esto, lo que ha permitido es contar con espectáculos de medio formato, más grandes que los habituales, dada también las mayores facilidades de acceso a los diferentes emplazamientos, y que también ha conseguido aumentar la calidad que se ofrece al espectador.

El festival cuenta con el apoyo del Gobierno de Castilla-La Mancha, el Consorcio de la Ciudad de Cuenca, la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de la capital. Su concejala de Cultura, María Ángeles Martínez, resalta la importancia de apoyar festivales como Conka Street dado que llenan las calles de arte urbano, alegría y esplendor.

“Agradecemos el trabajo que la asociación lleva a cabo cada año y ojala la ciudadanía salga a las calles y sean partícipes del trabajo de Rafa Gascón”, desea la edil.

Por su parte, la coordinadora de cultura de la Delegación de la Junta en Cuenca, Yolanda Rozalén, asegura que la undécima edición tiene un nivel “muy alto” y ha agradecido a Conka Street y el asociacionismo “que llegue hasta donde las administraciones no podemos hacerlo”.