Es noticia en Deportes: Bádminton Fútbol Voleibol Piragüismo Atletismo Baloncesto Campus Sport Cuenca Ajedrez
Balonmano

El Rebi Cuenca se despide de la Copa del Rey con la cabeza alta (30-31)

Los conquenses han peleado hasta la última jugada del encuentro para remontar una amplia diferencia, pero se han quedado sin premio
El Rebi Cuenca se despide de la Copa del Rey con la cabeza alta (30-31)
Foto: JL Recio
31/05/2024 - Alejandro del Valle

Punto y final a la temporada del Rebi Cuenca, que ha caído en Jaén por un ajustado 30 a 31 en los cuartos de final de la Copa del Rey ante el BM Torrelavega. Partido con altibajos y precipitaciones, pero también con actitud y creencia. A pesar de ir seis goles por debajo, los conquenses llegaron con opciones hasta la última jugada, teniendo balón para empatar, aunque finalmente la moneda cayó de lado cántabro.

El Torrelavega entraría mucho mejor al partido, poniéndose rápidamente por delante con una ventaja de dos tantos. Parte de ‘culpa’ la tenía Mijuskovic, que estaba apareciendo con frecuencia en los primeros ataques conquenses.

Llegaban así unos minutos de auténtica pesadilla para el Rebi Cuenca: parcial de 0-5 con el meta montenegrino saliéndose. Por su parte, machacaban también a la contra plantándose en portería contraria con tan solo un pase y anotando goles muy fáciles. Solicitó tiempo muerto un enfadado Lidio Jiménez que reordenó a los suyos con el 2-7 en el luminoso en unos grises y tensos momentos.

Con un cañonazo desatascó Fede Pizarro al Rebi, que se había estancado en los dos tantos, aunque Cangiani replicaba segundos después, pues los conquenses estaban yendo con todo al atacar con la variante de 7 jugadores. Se desesperaba por momentos el Ciudad Encantada, que con el paso de los minutos empezó a carburar.

Parcial de 3-0 que firmaba el cuadro de Lidio Jiménez, cada vez más suelto, aunque Mijuskovic no estaba dando tregua: le pararía un 7 metros a Pizarro, siendo este el segundo que detenía en el partido. Mejor cada vez el Rebi Cuenca, que se acomodaba ya en una renta de tres goles por debajo aprovechando que estaban en superioridad tras una exclusión en el cuadro cántabro.

Se notaba también la presencia de Espinha, que dejó atrás esos primeros minutos poco acertados para dar paso a una buena versión que espoleaba a su equipo. Nacho Pizarro y Sergi Mach continuaban acercando al Rebi Cuenca en unas buenas acciones y la guinda para esta mejor la ponía el propio meta luso al detener un balón en la última jugada del primer tiempo. 15-17 y, para lo visto, nada mal para el cuadro conquense, que se había repuesto con entereza de ese mal inicio.

Le volvería a costar a Cuenca entrar al encuentro tras el paso por vestuarios, encajando un parcial de dos tantos en contra a manos de Jurkovic y Adrián Fernández. No quería perderse en el tanteo el cuadro verde, que poco a poco se metía a pesar de que Mijuskovic seguía sin conceder en 7 metros.

Se complicaba el guion cuando Teixeira veía la roja con el 20-23 en el marcador, aunque la buena noticia llegaba en portería: Miguel Espinha no tenía absolutamente nada que envidiarle a Mijuskovic y estaba ofreciendo un idéntico recital en portería.

Con el 20-24, y cuando la remontada parecía imposible, los de Lidio Jiménez hacían gala de un derroche increíble para volver a meterse en el encuentro: Hackbarth anotaba por partida doble y la parada de Espinha frustraba a un Torrelavega que perdía cada vez más terreno al volver a encajar a manos de Simonet. 23-24 y el choque al rojo vivo y patas arriba en cuestión de minutos.

Intentaba con todo ponerse a la altura el Rebi Cuenca, que ya lo veía ahí, aunque los cántabros también supieron cerrar filas para ir defendiendo su ventaja. Un cañonazo de Neves precedía a la expulsión del torrelaveguense Lombilla, que contactaba con la cara del lanzador, y Rubén Río seguía sumando para los conquenses al entrar con todo.

Decimocuarta parada de Espinha para mantener con vida al Rebi Cuenca, que finalmente estallaba con el empate a 27 que firmaba Pozzer. Se mantenía un breve empate durante un par de ataques, aunque con el 28-28 –cortesía de Tchitombi-, un jarro de agua fría le caía a Cuenca con los tantos de Matheus y Javi Muñoz.

Respondían con contundencia Pozzer y Sergio López, acertadísimos en sus lanzamientos de seis metros. Mijuskovic salvaba los muebles para Torrelavega al detenerle una intentona a Rubén Río, que rompía su 100% de efectividad a falta de 30 segundos, aunque Espinha mantenía a los conquenses a uno para la última jugada.

No gestionaron bien los conquenses los escasos 3 segundos que restaban y que llegaban tras un tiempo muerto. Le faltó velocidad y explosividad a la jugada que finalmente se quedaba sin finalizar tras un desafortunado resbalón de Dani Neves que se producía ya sobre la bocina, por lo que tampoco parecía que hubiese tiempo siquiera para finalizar el disparo, hubiese caída o no. Así pues, estos brevísimos segundos no dieron lugar a que los conquenses pudiesen empatar.

Termina la temporada para el equipo conquense, que remó con todo para morir en la orilla. Pesaron demasiado esos malos minutos en los inicios de ambas partes, si bien no se le puede achacar falta de actitud al equipo en ningún momento, yendo con todo para lograr el empate. El Torrelavega se medirá en semifinales de la Copa del Rey al ganador de la eliminatoria entre BM Granollers y  BM Logroño.


OTRAS NOTICIAS DE INTERÉS