DIPUTACIÓN FERIA DEL LIBRO
Es noticia en Cuenca: Memoria histórica Día del Libro Economía y empresas Tauromaquia Educación Accesibilidad Tribunales Política investigación
Turismo

El sector hotelero espera una ocupación elevada en el puente de Todos los Santos

Las reservas se han concentrado del sábado al lunes, con un grado de ocupación muy alto, mientras que el viernes este porcentaje es menor
El sector hotelero espera una ocupación elevada en el puente de Todos los Santos
La afluencia de turistas en estas fechas del año no cesa. Foto Saúl
28/10/2022 - Miguel A. Ramón

El sector hotelero conquense afronta el puente festivo de Todos los Santos con bastante optimismo, a tenor del nivel de reservas cerradas a lo largo de esta semana. Las previsiones de los alojamientos apuntan a que éste va a ser un buen puente con una ocupación elevada, al menos en tres de los cuatro días.

Diego López, secretario de la Agrupación Provincial de Hostelería y Turismo (APHT), pone de manifiesto las buenas sensaciones del sector ante este puente, aunque habitualmente no sea de los mejores del año.

Y es que, en su opinión, el hecho de que este año no haya habido puente con la festividad de la Virgen del Pilar, uno de los más importantes de la temporada, puede haber influido a que la gente haya decidido viajar del viernes, 28 de octubre, al martes, 1 de noviembre, festividad de Todos los Santos, máxime si a ello se le suman las buenas previsiones meteorológicas previstas para estas fechas. De ahí que López hable de que el grado de ocupación medio en los hoteles conquenses vaya a rondar el 80%.

En términos similares se pronuncia Borja García, director general del grupo hotelero Cuenca con Carácter, que, incluso, va más allá y sus previsiones apuntan a una ocupación media en los tres hoteles del grupo (Convento del Giraldo, Cueva del Fraile y Leonor de Aquitania) del 90%. No en vano, tal y como explica, la demanda se ha concentrado en los días centrales del puente, es decir, del sábado al lunes, donde estos establecimientos rozarán el lleno.

Otra cosa bien distinta es el caso del viernes, donde la ocupación no será tan alta, entre otras razones, porque “la gente tiende a evitar el alojamiento en la primera noche, ya que va a estar hospedado otras tres”. 

No obstante, tiene claro que habrá que esperar hasta el último instante para conocer cuál será el volumen final de ocupación ese día, ya que en los últimos años vienen proliferando las reservas de última hora, lo que puede permitir que la ocupación finalmente vaya a ser más alta.

Eso sí, a su juicio, no hay que perder de vista los efectos de los destinos de playa, que este año, ante las inusuales temperaturas actuales, no han llegado a desaparecer, como suele ocurrir en esta época del año.

Incertidumbre en el sector de cara al invierno ante el ya desmesurado aumento de los costes energéticos, que se han multiplicado hasta por 2,7 veces

Tras un agosto discreto y unos meses de septiembre y octubre bastante aceptables, el sector hotelero conquense confía, asimismo, que el puente festivo del mes de diciembre, el de la Constitución-Inmaculada, también vaya a resultar aceptable, aunque con matices.

Desde la APHT, su secretario, Diego López, apunta que, a pesar de ser aún muy pronto, las perspectivas son buenas. Y es que al tratarse de un puente de tantos días, los hoteleros esperan que la demanda se vaya distribuyendo a lo largo de la semana, puesto que los festivos caen en martes y jueves.

El director general del grupo hotelero Cuenca con Carácter es de la misma opinión y a priori espera que las reservas se vayan a distribuir más o menos de manera homogénea durante el puente, aunque “quizá la ocupación vaya a ser algo mayor en la segunda parte; es decir, del jueves al domingo”.

 

INCERTIDUMBRE 

Buenas previsiones otoñales que se tornan en incertidumbre cuando el sector hotelero mira al invierno. Y es que a la previsible escalada de precios de la energía, se podría sumar en la recta final del año el riesgo a un posible desabastecimiento energético como consecuencia de la guerra en Ucrania y una caída de la demanda.

Un escenario, en opinión de García,  que podría ser muy complicado a priori y que vendría a poner la guinda a una situación ya de por sí preocupante desde hace varios meses con un incremento desmesurado del precio de la electricidad que está multiplicando hasta por 2,7 veces la factura de la luz. Aumento de los costes de explotación que, según recuerdan ambos, no se está repercutiendo en las tarifas y lo está asumiendo el alojamiento en su mayor parte.