Es noticia en Cuenca: Juzgados Renfe Hábitos saludables Educación UCLM Cuenca Empresas Asociación del Comercio de Cuenca Pleno Ayuntamiento Cuenca Día Mundial de las Personas Refugiadas

De una patera a la universidad: la historia de superación de Mustapha Kasmi

El joven marroquí de 24 años que llegó a Cuenca como menor extranjero no acompañado cursa el Grado en Ingeniería Electrónica Industrial y Automática en la UCLM
De una patera a la universidad: la historia de superación de Mustapha Kasmi
Mustapha Kasmi. Foto: Piedad López / JCCM
10/06/2024 - Dolo Cambronero

Mustapha Kasmi ha desafiado al desesperanzador destino que parece que tenía escrito al haber llegado a España como menor extranjero no acompañado. Tras haber abandonado su Tánger natal con tan solo quince años en busca de un futuro mejor y arribar a la costa gaditana en patera, el joven se buscó la vida para venir a Cuenca, donde también había recalado un hermano suyo. Por aquel entonces no sabía nada de castellano pero con mucho esfuerzo y tesón, más la ayuda de las administraciones, está ahora a punto de terminar, a sus 24 años, el Grado en Ingeniería Electrónica Industrial y Automática en la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM).

Mustapha Kasmi es una de las personas en situación de vulnerabilidad que han sido respaldadas por las distintas instituciones para avanzar en su formación. En esta línea, el Gobierno de Castilla-La Mancha y la Universidad regional han suscrito recientemente un protocolo que favorece el acceso a los estudios universitarios de jóvenes bajo protección administrativa, guarda o tutela, o que se encuentren cumpliendo medidas judiciales o extrajudiciales por haber cometido algún tipo de delito durante su minoría de edad. El acuerdo, que involucra a las consejerías de Educación, Cultura y Deportes, y de Bienestar Social, incluye ayudas económicas, tutorización y soporte psicopedagógico, entre otras acciones.

 

COMIENZOS DIFÍCILES

“Sin la ayuda de la Administración, hubiera sido totalmente imposible llegar a la Universidad”, cuenta por teléfono el joven, que reside en la actualidad en Ciudad Real, donde cursa sus estudios superiores. Pero esto tampoco hubiera sido factible sin su gran esfuerzo personal para formarse a pesar de todas los obstáculos: “Los comienzos en España fueron muy difíciles. No sabes el idioma y todo es muy complicado. Pero poco a poco vas integrándote y conociendo la cultura”, relata.

Cuando llegó a Cuenca, el joven entró en un centro de acogida para menores extranjeros no acompañados que gestiona la Asociación Comisión Católica Española de Migraciones (ACCEM), colectivo que trabaja con refugiados y migrantes. Su hermano, que ya era mayor de edad por aquel entonces, y otros dos conocidos le habían dado muy buenas referencias de este recurso,  algo que pudo comprobar en su propia piel: “Nos cuidaban muy bien y nos ayudaban mucho en todo”.

 

La UCLM y el Gobierno de Castilla-La Mancha han suscrito un protocolo para favorecer el acceso a los estudios universitarios de jóvenes en situación de vulnerabilidad, como los que están bajo tutela administrativa

PROGRAMA DE AUTONOMÍA

El joven estudió en el IES Fernando Zóbel y, al cumplir los 18 años, accedió al Programa de Autonomía Personal y Preparación para la Vida Independiente en Castilla-La Mancha, financiado por el Gobierno regional y que es gestionado por ACCEM. El objetivo de este proyecto es guiar en la transición hacia la emancipación de jóvenes como Mustapha que han estado en centros de acogida, entre otras situaciones vulnerables. En el caso de este marroquí, entró en un piso compartido, recibiendo un pequeño sustento económico para sobrevivir, al tiempo que contaba con un orientador que le asesoraba en distintos ámbitos, tanto el personal como el formativo-laboral.

Su progreso y resultados académicos han sido tales que se marchó a Albacete a empezar el Grado en Ingeniería Electrónica Industrial y Automática. El primer año estuvo en una residencia universitaria, costeada por el Ejecutivo de Castilla-La Mancha, compartiendo piso en los cursos siguientes. También recibe la beca del Ministerio de Educación y complementa sus ingresos con pequeños trabajos durante los veranos. 

El joven, que después decidió mudarse a Ciudad Real para proseguir allí sus estudios universitarios, espera finalizar este año la carrera y tiene esperanzas en lograr un trabajo en su ámbito con el que pueda reescribir su destino.