CAMPAÑA PEQUEÑO COMERCIO DIPUTACIÓN CUENCA
Es noticia en Cuenca: Medio Ambiente Solidaridad Castilla-La Mancha es Moda tabaco Educación Cáritas Cuenca Escuelas de Verano Cruz Roja Cuenca Comercio
Coronavirus

Cuarentena a 2.300 kilómetros de casa

Tres conquenses de viaje en Lanzarote se han quedado atrapados en la isla porque el vuelo en el que debían regresar fue cancelado
Cuarentena a 2.300 kilómetros de casa
23/03/2020 - Dolo Cambronero

Era un viaje de placer y se ha convertido en una pesadilla. A los conquenses Rubén Cañas, y Juan Carlos y Jorge Nieva, padre e hijo respectivamente, la declaración del estado de alarma les pilló por sorpresa en Lanzarote. Y allí siguen ya que el avión en el que tenían previsto regresar el 19 de marzo no salió. “Estamos atrapados. Es una situación muy angustiosa no poder volver a nuestras casas”, relata Rubén, de 36 años.

Los tres amigos habían comprado a finales de febrero los billetes de avión para ir a Lanzarote a visitar, del 10 al 19 de marzo, a unos familiares de Juan Carlos (58 años) y Jorge (31). Los primeros días del viaje aún pudieron disfrutar de la isla pero después el desconcierto fue creciendo hasta que se decretó el estado de emergencia sanitaria y, como el resto de españoles, tuvieron que confinarse y salir solo para comprar comida y productos esenciales.

“Y tenemos la suerte de que estamos en la casa de estos familiares. Otra gente en la misma situación que nosotros estaba en hoteles y los cierran”, señala Rubén.

El 19 de marzo deberían haber volado de vuelta con la compañía de bajo coste Ryanair. Ante la incertidumbre, fueron a preguntar unos días antes de la salida prevista pero finamente el vuelo se canceló. Ahora han conseguido comprar otro billete con Iberia para el viernes 27 aunque cruzan los dedos: “No sabemos tampoco si volará”.

“Nadie nos dice nada. No nos dan ninguna solución”, lamenta. De momento, les recomendaron que reclamen por internet la devolución del billete aunque todavía no lo han hecho por si hubiera suerte y la compañía fletara antes del viernes un “vuelo de rescate”.

“No está siendo nada agradable. Y, al estar encerrado, empiezas a comerte la cabeza…”, reconoce Rubén, aunque precisa que sus respectivas familias están bien en Cuenca, “encerrados como todos”.

Los tres conquenses han comprado un nuevo billete de avión para el viernes 27 pero tampoco saben si el vuelo saldrá

Explica que han podido hablar con un hombre de Salamanca que se encuentra en la misma situación que ellos y que también ha comprado un billete para el 27. “Pero no sabemos qué pasará y si podremos volar”, añade.

El conquense dice sentirse como los “olvidados” de esta crisis porque sí se están haciendo gestiones para dejar volver del extranjero a los españoles a los que esta situación ha pillado en otros países. “¿Y los demás qué? ¿Qué pasa con nosotros?”, se pregunta.

Rubén y Jorge son bomberos forestales y también están preocupados porque desde Geacam, la empresa pública de Gestión Ambiental de Castilla-La Mancha, “se está empezando a movilizar a los trabajadores para ayudar en esta situación”. “Y nosotros no podemos hacer nada desde aquí”, admite con resignación.

De todas maneras, también les preocupa su vuelta. En el caso de que pudieran volar el viernes, llegarían al aeropuerto de Madrid, al que define como “la zona cero”. Y a partir de ahí, ¿qué? Una de las opciones sería coger un coche de alquiler para volver a Cuenca pero saben que no pueden viajar varios pasajeros en un vehículo. Y tampoco les convence regresar en transporte público: “Yo creo que es peor porque va más gente. Nosotros tres, en principio, estamos bien”. Aunque no se puede bajar la guardia porque, según la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, en Lanzarote hay nueve casos confirmados de coronavirus.