DIPUTACIÓN FERIA DEL LIBRO
Es noticia en Cuenca: Memoria histórica Día del Libro Economía y empresas Tauromaquia Educación Accesibilidad Tribunales Política investigación
Educación

Centro de Estudios Ortega y Gasset: ocho años de esfuerzo y satisfacciones

Su directora, Tania Lafuente, se ha presentado como candidata al Premio Nacional Joven Empresario 2023, aunque “el mayor logro es ver que sus alumnos sacan buenas notas”
Centro de Estudios Ortega y Gasset: ocho años de esfuerzo y satisfacciones
Foto: Lola Pineda
15/08/2023 - Alba Aspas

Ortega y Gasset es un centro de estudios especializado en el refuerzo escolar, que nació siendo un proyecto de dos amigas que tenían ganas de emprender, pero, sobre todo al principio, se encontraron con demasiados gastos que pagar.

Comenzó siendo una pequeña academia especializada en refuerzo escolar desde los primeros ciclos de la educación hasta Bachillerato y, hoy por hoy, su fundadora, Tania Lafuente se postula como candidata al Premio Nacional Joven Empresario 2023.

“Emprender en España es complicado y cuando decidí abrir un negocio en Cuenca sabía que sería más difícil aún. Pero he tenido la suerte de contar con personas que han creído en mí más de lo que lo he hecho yo misma”, explica.

Además de codirigir la academia y como medida de diversificación empresarial, Tania Lafuente presentó en el año 2017 un proyecto para realizar actividades lúdicas e inclusivas en la capital conquense, y lo hizo aprovechando la celebración de la Feria del Libro de Cuenca donde consiguió no solo mayor visibilidad sino llamar la atención de técnicos y concejales que la animaron a continuar por esa línea de trabajo.

Gracias a este plan logró diversificar su negocio y además, fue la primera persona en conseguir una escuela de verano 100% inclusiva en la capital conquense. “Supuso un gran reto, pero a la vez una enorme satisfacción”, recuerda.

Para el curso que dará comienzo en septiembre el Centro de Estudios Ortega y Gasset, tiene importantes novedades y es que ha llegado a un acuerdo con Planeta Movimiento y se ofrecerán clases de repaso en la nueva sede que estos han abierto y que cuenta con un sinfín de posibilidades lúdicas basadas en el deporte inclusivo.

“Emprender en España es complicado y cuando decidí abrir un negocio en Cuenca sabía que sería más difícil aún”

Actualmente, el centro de estudios Ortega y Gasset tiene dos ramas diferenciadas y bien estructuradas divididas en varios centros de trabajo y sustentadas con un gran equipo de profesionales.

Por un lado, ofrecen clases de apoyo para Infantil y Primaria desde su sede principal, ubicada en la calle Ortega y Gasset y cuentan con un segundo centro donde tienen abiertas varias aulas para grupos que están en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), Bachillerato, además de clases exclusivas para oposiciones como las de Magisterio y el Cuerpo Especial de Bomberos. 

Ofrecen también escuelas de verano y actividades lúdicas en la capital conquense, en Arcas y otros ocho pueblos más de la provincia. “Ahora mismo gestiono los dos centros de estudios en Cuenca, un total de 11 escuelas de verano y la escuela infantil municipal de Arcas”, recalca. Además, hay que sumar el nuevo acuerdo con Planeta Movimiento, que comenzará en septiembre y cuya finalidad es que todos aquellos alumnos que vayan a realizar actividades deportivas a la “Escuela de Superhéroes” tengan también la posibilidad de reforzar las materias escolares. 

El plazo para matricularse en cualquiera de las especialidades de las que dispone el Centro de Estudios Ortega y Gasset ya está abierto y puede hacerse contactando con ellos por teléfono o en cualquiera de sus sedes.

No todo ha sido un camino de rosas. Cinco años después de su nacimiento, “habiendo trabajado muchísimo y cuando todo iba sobre ruedas”, llegó la pandemia de la Covid-19 y el crecimiento sostenido que habían logrado en estos años se frenó de golpe, además, la otra persona que comandaba el proyecto tuvo que dejarlo por un cambio laboral.

Al igual que les pasó a muchas empresas, “la pandemia nos hizo mucho daño y laboralmente fue el año más difícil de mi vida”. Además, a lo complicado que fue el 2020 por sí solo, Lafuente tuvo que superar el reto al que muchas mujeres hacen frente diariamente, ser madre y compaginar su vida laboral con la vida familiar.

“Cuando me llaman de pueblos porque les han hablado bien de mí, es una gran satisfacción"

Se define como una persona positiva que intenta quedarse con lo bueno y darle la vuelta a lo malo. En 2021, ya en solitario, decidió presentar su plan de escuelas de verano inclusivas en varios pueblos de la provincia, siendo Arcas el primero en contar con los servicios del Centro de Estudios Ortega y Gasset. “Para mí Arcas es como mi segundo hogar, me ha dado muchas alegrías y no he parado de trabajar allí”, cuenta. 

Pero las ganas y el ímpetu de Tania Lafuente no se acaban y junto con Raúl Fernández Yepes y la Asociación de Terapias Ecuestres de Cuenca Cardan, ha codirigido el primer campamento de Hípica en Cuenca, que espera poder realizar más años. “Ahora mismo miro hacia atrás y no me creo haber llegado hasta aquí”.

El colofón a una trayectoria impecable es que está nominada al Premio Nacional Joven Empresario 2023, que según afirma no sabe si lo ganará, pero tiene claro que para ella llegar hasta donde está ahora mismo ya es un premio. “Ver la cara de los alumnos cuando entran y dicen que han aprobado o que han sacado buena nota, para mí es un logro”. Y es que, una academia de repaso supone un esfuerzo, no solo para los profesores que imparten las materias, sino para todos los alumnos que pasan por sus clases y para sus padres, pero como bien es sabido, todo esfuerzo tiene su recompensa. En el Centro de Estudios Ortega y Gasset ya son siete años de trabajado diario y alegrías. “Cuando me llaman de pueblos porque les han hablado bien de mí, es una gran satisfacción”.

Un camino largo que Tania Lafuente no ha recorrido sola, sino que ha estado arropada por un gran equipo de profesionales tanto en invierno para las clases de refuerzo, como en verano con los monitores de las escuelas. Eso sí, sobretodo cuenta con el apoyo de toda su familia a la que está muy agradecida porque sin ese respaldo “no sería posible conciliar vida profesional y personal”.