Es noticia en Provincia: Parque Arqueológico de Segóbriga Reto demográfico Robo Medio Ambiente Cine exceso de velocidad
Tradiciones

Las fiestas de Moros y Cristianos vuelven con fuerza a Valera de Abajo

GALERÍA DE IMÁGENES. Una participativa jornada de vísperas daba este sábado el pistoletazo de salida a las fiestas en honor al Santo Niño que se prolongarán hasta el 29 de marzo
Fotos: Lola Pineda
26/03/2022 - C.I.P

Reo de vino, colaciones, correr de banderas, pólvora, bailes tradicionales y, por supuesto, la icónica y ancestral música de la pita y el tambor, que suena con más ganas que nunca. Valera de Abajo ya vive con intensidad sus emblemáticas fiestas de Moros y Cristianos en honor del Santo Niño y que se prolongarán hasta el martes día 29.

Con fechas cambiadas a causa de la pandemia, pero con más ganas que nunca. Así es como han arrancado este sábado estas fiestas de características únicas y casi cinco siglos de tradición, que este año tienen además una connotación especial al buscar la declaración de Interés Turístico Regional.

Algo que, después de la obligada ausencia por la Covid, ha hecho que los valerosos vivan con más fuerza si cabe la celebración de este año, señala a Las Noticias el alcalde de la localidad, Daniel Pérez Osma.

El ambiente de alegría ya se dejó notar este viernes con el ensayo de los dichos que mañana domingo protagonizarán el momento cumbre de la fiesta, con la particular batalla dialéctica entre los generales de las tropas moras y cristianas con la que se rememora la Reconquista.

El asiento de los valerosos en las filas de ambos bandos se realiza prácticamente desde la cuna y sus lazos son tan fuertes que independientemente de donde se viva, la cita con el patrón está marcada en rojo. Que la fiesta coincida con el fin de semana -tradicionalmente el tercero del mes de enero- facilita la participación. Este año las tropas han inflado sus efectivos.

La concentración de oficiales antes de las ocho de la mañana iniciaba esta mañana de sábado los actos de estas fiestas que destacan por la explosión de alegría con la que las celebran los vecinos y la particularidad de los sonidos que acompañan cada uno de los actos, piezas que a lo largo de los siglos, generación tras generación, han ido pasando de padres a hijos, como relata el primer edil.

Después de los tradicionales reos de vino en casa de los cofrades salientes, las tropas se reunían en la plaza de la Cruz Cerrada para celebrar las vísperas con la procesión de traslado del Santo Niño desde su iglesia a la de Nuestra Señora de la Asunción, donde aguardará la celebración del día grande.

La sobriedad de la nobleza castellana en las filas cristianas -solo rota con el ramo de flores que adorna el sombrero- y el colorido del ostentoso y espectacular traje que lucen los soldados moros han llenado de emoción las calles de Valera en una jornada atípica, por ser la primera vez que los valerosos trasladan de fecha esta celebración, que ha contado con una nutrida asistencia de público procedente de distintos puntos de la comarca, no en vano la hospitalidad es una de las características de esta fiesta, y Valera lo ha vuelto a demostrar.

Especialmente vistoso ha sido el correr de banderas en honor al Santo Niño, todo un arte que requiere una gran destreza para lucir la bandera al aire con movimientos, a veces imposibles, del cuerpo, al son de la pita y el tamboril.

Tras la entrega de oficios y la tradicional Quema del Vaso, la jornada se cerraba con el segundo ensayo de los dichos que protagonizarán la procesión de este domingo en una batalla con tres encuentros dialecticos que dan la victoria a una y otra tropa de forma alternativa, que se ve reflejada en el cambio de sombreo del Santo Niño hasta que en la tercera vencen los cristianos se produce una emotiva conversión de las filas moras para abrazar la fe en el querido patrón valeroso.

El domingo es el día grande de las fiestas de Valera de Abajo, pero el lunes, con la procesión de despedida, ya con la caída de la noche, se produce de los momentos más emotivos y hermosos de estas fiestas, que merece la pena conocer de cerca. Y eso este año está más al alcance que nunca, puesto que las fiestas se podrán seguir en directo a través de la app de Valera de Abajo que por primera vez se estrena este año.