24 de Mayo de 2022 Son las 14:27

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2020
0
Imagen de Jorge Tejera

Jorge Tejera


9/5/2022

¿Y ahora qué?

El 16 de abril de 2020 escribí una carta abierta solicitando, para el personal que en lo más duro de la primera ola del COVID prestaba sus servicios en los diferentes CADIG ubicados en la provincia de Cuenca, las medidas sanitarias encaminadas a preservar no solo su salud, si no de sus familiares más cercanos.

En ese duro momento no se plantearon reivindicaciones de carácter laboral, no era el momento, ni de mejoras sociales de las que deberíamos disfrutar hace ya mucho tiempo.

Donde hace apenas dos años todos los trabajadores de los Centros Sociosanitarios de España éramos personal esencial, nos dedicaban aplausos y las patronales alabanzas, hoy se han transformado, por parte de las patronales, en desaires, olvidos, dejadez y poco menos que solicitud de sumisión.

Se olvidan las patronales que tuvimos que hacernos nuestros propios EPI`S de forma artesanal, hasta que llegaron los “buenos”, con bolsas de basura, que el material del que disponíamos para intentar alejar al “bicho” de nosotros era prácticamente inexistente, salvo las mascarillas que los trabajadores, familiares, personas anónimas e instituciones varias, nos hacían llegar, hechas de tela, pero se agradeció enormemente.

Hoy, cuando se intenta llegar a un acuerdo sobre el XVI Convenio Colectivo General de Centros y Servicios de Atención a Personas con Discapacidad, la patronal nos da la espalda; nos plantean no solamente incumplir lo establecido en el anterior Convenio en lo que a subida salarial se refiere; sino despreciar, desde el primer minuto de la negociación, cualquier mejora social que beneficie a los trabajadores, ofreciendo, de forma casi insultante, pequeñas mejoras que ya vienen recogidas en las diferentes normas y leyes aplicables.

Esa cerrazón por parte de las patronales no se entiende si no es desde la perspectiva del sostén de “sus” ganancias, a costa de continuar manteniendo a los trabajadores en una situación de precariedad que, a poco que insistan, no tiene otro fin que el de la pobreza económica y social de todo el personal que a diario atiende a las personas dependientes en este país.

De seguir las patronales con sus medidas económicas y de ausencia de mejoras sociales, de conciliación de la vida laboral, personal y familiar; con su ningunear el trabajo duro, arduo, penoso y hasta un punto peligroso que se desarrolla en los centros Sociosanitarios, solo pueden obtener una respuesta por parte del personal de atención: movilizaciones, manifestaciones y el repudio total a cualquier propuesta que no sea acorde con los tiempos que vivimos, duros para todos en lo económico, y en los Social, mejorando la condiciones laborales de todos y cada uno de los trabajadores del sector.

Esperemos que la cordura y la lógica se instalen en las pretensiones de las patronales, y se llegue a buen fin con la negociación del nuevo Convenio Colectivo.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información