16 de Enero de 2021 Son las 15:33

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2020
0
Imagen de Orión

Orión

"Democracia"

Alguien dijo que la democracia es el menos malo de los sistemas que una sociedad puede adoptar para gobernarse y garantizar la convivencia.

Si al sustantivo se le añade un adjetivo entonces hay que echarse a temblar. Valgan dos ejemplos; democracia popular (muy del gusto de sistemas comunistas) y democracia orgánica (muy querido por Franco y su régimen).

Hoy podríamos estar asistiendo a la implantación de sistemas democráticos con adjetivos omitidos y que solo se usan en la intimidad. Polonia y Hungría pueden dar al mundo lecciones de cómo se aplican métodos incompatibles con el concepto de democracia y de cuáles son los excelentes resultados para la consolidación en el poder de los partidos gobernantes mientras se siguen denominando democracias.

Al trantán, como en el juego del mus, han ido ganado china a china con la mirada indulgente, cuando no admirativa, de otros actores políticos del continente, hasta que han decidido jugar un órdago a la grande.

Y Europa, sorprendida por el arrojo, se ha quedado contando sus apoyos para responder al envite y buscar soluciones que desbloqueen la situación.

Una curiosa situación que hay que analizar con interés pues propone un escenario nuevo y conviene aprender para prevenir futuras repeticiones.

El veto doble a los presupuestos comunitarios y al fondo extraordinario para la recuperación por la pandemia, que necesitó de fórceps para nacer, significa que la UE se queda sin instrumentos para la generación de inversiones, sostenimiento de políticas comunes y cuidados paliativos para combatir una crisis económica y social de gravedad creciente.

Ambos países se quedan también sin fondos para enfrentar sus propios problemas. Sus gobernantes han torcido la mano al resto dando la vuelta al viejo aforismo latino que todos tenemos asumido: “ primum vivere deinde philosophari”. Ellos han puesto por delante la filosofía que inspira su ideología ultra, retrógrada y nacionalista a la recepción de fondos para seguir viviendo…al menos con cierto nivel de seguridad en que habrá un futuro mejor.

Circula por la red un video titulado “Esto es Polonia”, compartido en su momento por una diputada de vox en su perfil, que es una exaltación de la xenofobia, el nacionalismo y la incoherencia. Recomendamos su visionado (https://www.elindependiente.com/politica/2020/08/13). Es una vacuna contra todo aquello que divide y separa.

Hasta ahora han acogido con fervor los fondos de la UE que les han permitido transformarse en un país distinto y productivo. Hoy sabemos que con ese veto, auténtico tiro en su pie, sacrifica el dinero que necesita con tal de no someterse al examen del cumplimiento de las obligaciones inherentes para ser calificado como un Estado de Derecho, columna vertebral de de la Unión, al menos nominalmente. Saben que ese examen no lo aprobarían hoy.

¿Y cómo es posible que hayan podido provocar esta situación tan grave para todos? Pues por la imperfección democrática que supone el hecho de que esas decisiones en la unión se deben tomar por unanimidad.

Dotar a la minoría de semejante capacidad de veto es uno más de los errores de las democracias que deben ser corregidos, sobre todo en la gestión de aquellos acuerdos que antes se han tomado por consenso, como es el caso.

No se impone, con el modelo actual, la voluntad popular que habla en unas elecciones. Se impone el dictado de aquellos que, siendo menos, proponen escenarios que claramente no defienden el interés general.

Lo mismo, aunque cambiando de tono, gravedad y escenario, cabe decir de las mayorías reforzadas para la toma de decisiones sobre cuestiones de Estado. ¿Verdad que nos viene a la cabeza la renovación del órgano de gobierno del poder judicial, del defensor del pueblo, de la presidencia del Tribunal Supremo?. Sucede aquí, en esta piel de toro necesitada de reformas, de capacidad de diálogo, de unidad de acción para buscar la eficacia y de dinero para recomponer tantas cosas perdidas, para enderezar tantas vidas torcidas, ajenas a los protagonismos de unos y de otros.

Ojalá Europa encuentre solución y nosotros aprendamos, que falta nos hace. Queda dicho.

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información