Más entrevistas: Álvaro Martínez María López Pérez Fran Oller José Manuel López Carrizo Marta Díaz Juan Carlos Bermejo Bermejo Darío Dolz Ana Gascón Álvaro Martínez Chana Adri Gómez

"Busco la perfección en el papel para que el artista cree”

Discípulo del maestro Segundo Santos, en su tienda de Cuenca se puede encontrar una amplia gama de papeles fabricados artesanalmente
Foto: Saúl García
12/02/2024 - Dolo Cambronero

Frente a la apresurada fabricación industrial, Álvaro Martínez Mampaso (1976) se esmera en cada pliego y le dedica el tiempo que se merece. Después de formarse durante tres años con el maestro artesano conquense Segundo Santos Huélamo, este licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas ha abierto su propia tienda en la ciudad, Papel Artesano de Cuenca, en la que se puede encontrar una amplia gama de papeles para todo tipo de usos y aplicaciones artísticas, así como diversos productos –como marcos, lámparas, relojes, cuadernos, espejos o incluso pendientes– elaborados con este material.  

“Intentamos mantener la tradición elaborándolo más o menos como lo hacían a finales del siglo XVII. Lógicamente ha habido innovaciones en las maquinarias pero respetamos la esencia. Utilizamos fibras naturales, sin ningún tipo de aditivos”, cuenta Martínez Mampaso, quien se autodefine aún como “aprendiz”. “La formación en cualquier oficio artesano es continua y no termina nunca”, apunta, poniendo como ejemplo a su maestro, quien, con 46 años de experiencia a sus espaldas pero “que todavía sigue probando cosas nuevas para mejorar su producto”.

Respecto al proceso de elaboración, detalla que se lleva a cabo de forma artesanal, siguiendo la “fórmula universal” del papel: mezclando celulosa pura con agua, cola blanca y carbonato cálcico para reducir su acidez y aumentar la longevidad de los pliegos, evitando que amarilleen y se vean afectados por insectos. Posteriormente, la pasta obtenida pasa a refinarse en una pila holandesa, maquinaria que se popularizó en el siglo XVIII y que vino a sustituir los mazos hidráulicos que se usaban por aquel entonces para triturar los trapos con los que se fabricaba el papel.

En concreto, en Papel Artesano de Cuenca utilizan distintas fibras naturales, principalmente lino y algodón aunque también trabajan con yute y sisal y están probando con jara y mimbre. En aras de la sostenibilidad y para ser lo más respetuosos con el medio ambiente, el conquense también apuesta por el uso de tintes naturales con el objetivo de lograr una “huella cero”.

Por el momento, está elaborando el papel en el local de Santos Huélamo pero quiere dar un paso más montando su propio taller para independizarse de su maestro, “que ha sido muy generoso” enseñándole los entresijos del oficio y ofreciéndole también muchos de sus diseños de objetos cotidianos hechos con papel. Para ello, ya se ha puesto en contacto un herrero para la creación de una pila holandesa.

La tienda, situada en la calle Alfonso VIII, muy próxima a la Plaza Mayor, abrió sus puertas a finales del pasado mayo. Aunque dice ser consciente de que no puede competir con la gran industria del papel, ya se ha hecho su hueco y entre su clientela cuenta con profesorado y alumnado de la Facultad de Bellas Artes y de la Escuela de Arte Cruz Novillo. “Y también gente de Cuenca por la huella que ha dejado mi maestro”, celebra desde la admiración, añadiendo que también lo visitan muchos turistas. “A los extranjeros les llama mucho la atención el papel artesano”, relata.

Procedente del mundo de la publicidad, también diseña invitaciones de boda o navideñas, personalizadas a gusto del consumidor. Además de esta faceta publicitaria, también se dedica desde hace diez años a la apicultura, sector que despertó su afición por las tareas manuales. “Es satisfactorio trabajar con las manos aunque también duro, doloroso a veces. Pero ahí me enamoré de la artesanía”, asegura.  

Mirando al futuro, le gustaría entrar también en el mundo editorial y poder publicar libros. Y seguir trabajando con un mantra en la cabeza: “Yo busco la perfección en el papel para que el artista cree”.


Etiquetas:

Artesanía