Más entrevistas: Jairo Cárcaba José María Albareda Jorge Sánchez Albendea Andoni Sierra Ron Darío Dolz Julián Recuenco Araceli Cuerda Alejandro Moya Mabel Lozano Óscar Fernández Ruiz

"Una buena nutrición puede reducir la medicación que tomamos"

La nutricionista tiene más de 60.000 seguidores en Instagram y, gracias a Internet, puede desarrollar su propia clínica desde el medio rural
"Una buena nutrición puede reducir la medicación que tomamos"
Elena Garrido. Foto: R. Marco
01/03/2024 - Rubén M. Checa

Elena Garrido (Córdoba, 1990) ha tenido, desde que eela recuerda, todo tipo de dolencias como dolores articulares, contracturas o diferentes síntomas digestivos. Cursó la carrera de Economía, estuvo trabajando en Nueva York o grandes multinacionales en España como 3M, el Real Madrid o banca de inversión, con un ritmo de vida frenético. Tenía mucho estrés, llevaba unos hábitos “horribles” y no tenía una vida saludable. 

Con sus dolencias previas que llevaba arrastrando desde pequeña, y con este ritmo de vida, comenzó a tener unos problemas grastrointestinales “brutales”, puesto que siempre necesitaba tener un baño al lado. En cinco meses engordó 25 kilos, y aunque ella iba al médico y le hacían analíticas, no le daban solución a sus problemas. “Un médico me llegó a decir que lo único que quería era una pastilla para adelgazar porque me estaba inflando a comer”, asegura Garrido. Los síntomas que ella arrastraba eran cansancio constante o caída de pelo, y una amiga suya le aseguró que tenía hipotiroidismo, pero todavía no estaba en el rango analítico para que el médico se lo viera. Con el paso del tiempo, ya salió esta enfermedad en los análisis, y cada pocos meses, le fueron diagnosticando una enfermedad autoinmune nueva. Al hipotiroidismo le siguieron otros diagnósticos: artritis, endometriosis, gastritis atrófica autoinmune, celiaquía y lupus. 

Varias enfermedades que la obligaron a tomar una medicación que le estaba dejan el hígado fatal. Preguntó si comiendo algo mejor podría mejorar su salud, porque hasta ese momento tomaba cosas que no le venían bien, y ahí empezó a leer sobre nutrición. Intrigada por este mundo, decidió matricularse en la carrera. “Si un cuerpo de forma natural debe funcionar bien, voy a estudiar cómo es, qué falla en el mío, y ver qué acciones puede llevar a cabo para remitir esos fallos”, pensó Garrido.

A parte de nutrición, Garrido también ha estudiado diferentes postgrados y másteres de nutrición, así como psico neuro inmuno endocrinología clínica (PNIE), la ciencia que estudia cómo funciona el cuerpo desde el nivel celular más chiquitín y todas las reacciones que se hacen hasta que aparece un síntoma. “Ahí empecé a ver que tenía falta de ciertos micronutrientes, que el exceso de luz me impedía dormir, etc”. Poco a poco fue viendo la causa de cada enfermedad que iba padeciendo e intentando arreglarla para empezar a sentirse bien y no depender tanto de una medicación. “Ahora me voy cada mañana a correr por el campo con mi perro”, sostiene Garrido. 

Ahí decidió dar a su vida un giro de 360 grados, se mudó a Cuenca, y montó su propia clínica virtual para atender a pacientes que estén en situaciones similares al mismo tiempo que está divulgando contenido nutricional en redes sociales. Con el nombre de Elena Garrido Nutrición, esta trayectoria la ha llevado a contar en la actualidad con más de 60.000 seguidores en Instagram y unos 280 pacientes que, gracias a Internet, se localizan en diferentes países como España, Estados Unidos, Costa Rica, Argentina, Bali, Irlanda o Francia, entre otros. 

Garrido no está sola, sino que junto a la nutricionista trabaja un equipo multidisciplinar compuesto por una doctora en inmunología y una psicóloga a parte de contar con la colaboración de doctores y laboratorios para hacer los análisis a sus pacientes. De cara a futuro quiere seguir ampliando su equipo con un entrenador para trabajar la actividad física. 

“La nutrición, el deporte, el descanso, el ritmo circadiano, el no estar despierto a las 2 de la mañana o el ir acorde con el día es necesario para que el cuerpo no haga sus funciones naturales de forma alterada”, sostiene Garrido, quien asegura que en el peor de los casos, estas funciones “pueden no hacerse”, por lo que considera necesario “regular todo lo que te rodea: desde la nutrición hasta los hábitos que cada persona lleva”.  

“Esto puede llevar a que una persona reduzca de forma muy notable su medicación o, incluso tomando la misma que hasta ahora, vea cómo su cuerpo funciona mejor y cambie su calidad de vida”, afirma la nutricionista. De cara al futuro, tiene en mente continuar con sus consultas desde el medio rural conquense, y prevé publicar próximamente un libro e incluso le han ofrecido en un máster de formaciones médicas para impartir clases.