CAMPAÑA PEQUEÑO COMERCIO DIPUTACIÓN CUENCA
Es noticia en Cuenca: Escuelas de Verano Medio Ambiente Educación Cáritas Cuenca Solidaridad tabaco Castilla-La Mancha es Moda Comercio Cruz Roja Cuenca
San Antón

San Antón inicia una campaña para visibilizar sus problemas

La Asociación de Vecinos se pregunta “qué pasa con Lamosa, el centro social, el Alfar de Pedro Mercedes, las antiguas escuelas o la fibra óptica”
San Antón inicia una campaña para visibilizar sus problemas
Pancarta desplegada en el barrio de San Antón para visibilizar el problema de la falta de fibra óptica. // Foto: Saúl García
08/11/2020 - Dolo Cambronero

‘¿Qué pasa con San Antón?’ es el lema de la campaña iniciada en redes sociales por la asociación vecinal de este barrio de Cuenca capital con el objetivo de visibilizar algunos de los problemas que les preocupan. “¿Qué pasa con Lamosa, el centro social, el Alfar de Pedro Mercedes, las antiguas escuelas o la fibra óptica?”, preguntan desde el colectivo.

La iniciativa la han dado a conocer esta semana y el próximo miércoles tienen previsto lanzar en redes sociales la primera parte de la campaña, que se centra en la falta de fibra óptica en el barrio, habiendo desplegado ya en San Antón una pancarta sobre esta cuestión.

Desde la asociación recuerdan que hace cinco años que ya se acometieron las obras en el subsuelo para dar este servicio de red pero un lustro después continúan sin fibra óptica, según explica Mónica Correas, monitora sociocultural del proyecto de desarrollo socialcomunitario ‘De San Antón al cielo’ que se lleva a cabo en esta zona de la capital subvencionado por la Junta.

Correas hace hincapié en que, en la actualidad, “este servicio es más esencial que nunca" debido al teletrabajo y la telematización de una gran parte de los procesos que ha provocado la Covid-19.

Un espacio para Lamosa


Otra de las cuestiones que les preocupan es la falta de un espacio para el proyecto artístico Lamosa (Laboratorio Modulable Artístico), que surgió en el barrio de San Antón trasladándose después a la Escuela de Arte Cruz Novillo, aunque finalmente ha tenido que abandonar este inmueble tras la reanudación de las clases este curso escolar debido a la necesidad del centro educativo de contar con más espacios como medida de prevención frente a la Covid-19. “Pero hoy siguen sin respuesta”, apunta Correas.

En este punto, plantean que se pudiera destinar una de las salas del complejo del Alfar de Pedro Mercedes para Lamosa dado que desde el Ayuntamiento se contempla que el barrio disponga de espacios en este inmueble.

Desde la asociación apuntan que no conocen “sobre plano” el espacio del que dispondrán en este complejo y es algo que querrían saber aunque reconocen que desde que se iniciaron las obras han estado en comunicación con el Consistorio.

Por otro lado, también le reclaman al Ayuntamiento “una especie de autogestión responsable” de estos espacios tal y como hacen en el centro social para gestionarlos en función de las demandas del barrio. “Entendemos que un horario de espacio museístico o de cuatro a ocho de la tarde como el de los centros sociales no responde a las necesidades ni a la realidad de la vecindad”, considera Correas.

"Plantean que Lamosa pueda instalarse en algún espacio del complejo del alfar

“Nos encanta que se recupere el alfar porque es un símbolo para el barrio pero entendemos que no debe quedar solo en un proyecto museístico. Desde el Ayuntamiento nos han hecho entender que no va a ser así sino que también será un espacio de uso y encuentro social”, subraya.


Otra de las cuestiones que también inquieta a este colectivo es el uso del centro social del barrio de San Antón. Debido a la pandemia, solo se está desarrollando una actividad en este espacio: ‘Diviértete aprendiendo’, del área de Intervención Social, lo que impide que desde la asociación vecinal puedan continuar con sus acciones de apoyo escolar y del espacio Creactivo (talleres para el tiempo de ocio).

No obstante, reconocen que la situación sanitaria limita ahora los encuentros y la convivencia.

Finalmente, también reivindican hacer uso de las antiguas escuelas -que utilizan la Real Academia Conquense de las Artes y las Letras (RACAL), el programa True Spanish Experience y la parroquia Virgen de la Luz- hasta que se pueda utilizar el centro social, con el fin de desarrollar allí el apoyo educativo y el punto de información y acompañamiento en materia de derechos sociales, que ha centrado buena parte de su actividad durante los últimos meses marcados por la Covid-19.

Desde la asociación indican que la campaña surge porque quieren agotar “todas las vías formales e informales” para dar respuesta a las inquietudes del barrio y se han lanzado a visibilizar estos problemas después de haber mantenido diversos contactos con el Ayuntamiento y agentes sociales. “Tratamos de buscar una solución común a estos problemas”, indica Correas acerca de esta zona de la capital en la que viven alrededor de 1.050 personas.