Es noticia en Cuenca: Universidad CLM Servicios Sociales Tribunales Asociación Párkinson Cuenca Ciudades Patrimonio ADOCU Cuenca
Cartel Semana Santa 2023

Tres generaciones de tradición nazarena

Los once miembros de la familia Armero están estrechamente ligados a la Semana Santa de Cuenca, forman parte de hasta 15 hermandades y participan en la mayoría de procesiones
Foto: Paula Montero
04/04/2023 - Paula Montero

La tradición de vestirse de nazareno y participar en las procesiones de Semana Santa es algo que en la familia Armero viene de lejos. En la actualidad, Antonio Armero Patiño es el cabeza de familia, pero sus antepasados pusieron los pilares sobre los que hoy se fundamentan diversas hermandades en la ciudad. El abuelo paterno –de apellido Armero– fue fundador de las hermandades de Nuestra Señora de las Angustias, de Nuestro Padre Jesús Nazareno (del
Puente) y de Nuestra Señora de la Soledad (de San Agustín), mientras que el abuelo materno –Patiño– inició la hermandad de San Juan Apóstol Evangelista. 

Desde entonces, la familia ha continuado muy arraigada a la Pasión conquense ya que Antonio Armero Patiño se ha encargado de mantener viva esa devoción y transmitirla a sus tres hijas y sus respectivas parejas. Y, por si fuera poco, sus cuatro nietos se están criando entre túnicas, capuces, tulipas y banzos. Y es que, Antonio es hermano de hasta quince hermandades y en esta familia la “Semana Santa es especial de Domingo de Ramos a Domingo de Resurrección”. Los once miembros de este núcleo familiar están ligados de una forma u otra a alguna hermandad y para él es “emocionante ver que a mis hijos y mis nietos les gusta y tienen ganas de continuar”, dice.

Eso sí, se sienten especialmente unidos por la hermandad de San Juan Apóstol Evangelista, de la que todos son hermanos.

ORGANIZACIÓN

Podrán imaginar que ser 11 en casa y formar parte de 15 hermandades supone tener guardadas numerosas túnicas con sus diferentes accesorios. Un gran volumen de piezas que guardan en un local cercano a su domicilio porque “en casa no tenemos espacio y así está todo más ordenado”, señala Antonio quien se encarga de organizar en perchas cada uno de los atuendos junto a su cinturón, escudo, cordones y guantes. Además, para que no sea un agobio, tienen por costumbre llevar cada día a casa los elementos que van a utilizar y cuando acaba la procesión los devuelven al guardaropa, para evitar que en casa se acumulen muchas cosas. 

No obstante, en esta familia, la Semana Santa no solo se vive en la calle sino también reunidos alrededor de la mesa ya que la mayoría de los días comen juntos y después se dirigen hacia la iglesia de salida de cada procesión. 

No hay duda que por las venas de Antonio Armero Patiño corre sangre nazarena, al igual que por la de sus descendientes que son y serán el futuro de la Semana Santa de Cuenca.