20 de Noviembre de 2019 Son las 4:50

Cuenca

Cuenca

Especial Semana Santa 2019
Tribunales

Una alumna del profesor del conservatorio: "Estaba en shock. Hice todo lo que me pidió"

Una de las presuntas víctimas ha desmentido que las relaciones sexuales fueran consentidas y ha mantenido que era menor de edad cuando sucedieron

Imagen principal de la noticia
Foto: Saúl García
25/4/2019 · Dolo Cambronero

“Estaba en shock. Solo pensaba: que pase rápido, que pase rápido”. Con estas palabras ha negado este jueves una de las presuntas víctimas de J.M.M.T., exprofesor del conservatorio de Cuenca que está siendo juzgado en la Audiencia Provincial de Cuenca por abusos sexuales y humillaciones a varios alumnos, que las relaciones sexuales que mantuvo con el docente fueran consentidas: “No fui capaz de verbalizar e hice todo lo que me pidió”. “Sentía asco por no haberlo parado”, ha señalado la joven, que ha asegurado que era menor de edad cuando estos hechos sucedieron.

Su declaración desmiente la del procesado, que en la primera sesión del juicio celebrada este miércoles reconoció que tuvo relaciones sexuales con una de sus alumnas pero aseguró que fueron consentidas, siendo la chica mayor de edad y que era ella la que lo buscaba a él. La Fiscalía le pide 56 años de prisión.

La denunciante, que dio clases con el acusado desde los nueve hasta los 19 años, ha declarado que la primera vez que mantuvieron relaciones fue en la vivienda del profesor. “Sentía asco y terror. Me puse a vomitar al llegar a casa”, ha relatado.

Durante años, la joven creyó que ella era la culpable “por no haber sabido pararlo a tiempo”. “Sentí miedo, vergüenza, culpa. Tenía miedo de que lo contara”, ha explicado la presunta víctima, que ha relatado que mantuvieron otras “cuatro o cinco relaciones sexuales” y que estas sucedieron en la vivienda del profesor, en casa de su tío, donde el procesado le pidió que le hiciera una felación, e incluso en el conservatorio, desmintiendo las palabras del acusado, que asegura que nunca se produjeron encuentros en el centro.

Tras estos hechos, la joven decidió no contarle a nadie lo que había sucedido y llevárselo “a la tumba” y aparentar normalidad con el profesor. En la declaración también ha asegurado que hubo un “ambiente de violencia sistemática” durante años, dado que eran constantes los gritos y las broncas en las clases. Ha hablado de un “miedo” que ha confesado que todavía le tiene al docente.

La joven, visiblemente afectada, ha indicado que no quería denunciar bajo ningún concepto pero que finalmente se dio cuenta de que debía hacerlo: “Si hubieran denunciado otras chicas, a mí no me habría pasado”, ha dicho con la voz quebrada.

“Yo pensaba que solo me había pasado a mí y que era mi culpa, que me lo había buscado”, ha explicado.

En esta sesión también ha comparecido la pareja que tuvo la chica después de aquellos hechos. El joven ha relatado que en una ocasión fueron al cine acompañados de otros amigos y en la película apareció una escena de una violación, tras lo cual su entonces novia salió corriendo llorando. Tras aquel episodio, ella le contó lo que le había pasado. Fue él quien, tras acabarse posteriormente la relación, relató los hechos a la madre de la joven.

"El tejió una telaraña. Manipuló a mi hija desde el primer día", ha declarado la madre de una de las alumnas denunciantes

La madre, que también ha declarado, ha reconocido que es difícil entender cómo los padres de los alumnos no decidieron cambiarlos de profesor porque muchos salían llorando de clase. “Él tejió una telaraña”, ha considerado. “La manipuló desde el primer día”, ha añadido la mujer, que ha llorado al relatar el momento en el que el chico le contó en un mensaje lo que había pasado con el profesor. “Se me cayó la venda de los ojos en ese momento. No me hizo falta preguntar qué profesor era”, ha explicado.

En la segunda sesión del juicio también han comparecido otras alumnas del profesor, que también han corroborado las broncas y gritos constantes en clase, además de las bromas de contenido sexual que también les hacía a las chicas. A una de ellas le pidió en una ocasión que se desabrochara un botón de la camisa. "Si tuvieras 20 años ya estarías encima de la mesa con las piernas abiertas", le dijo.

Otro de los alumnos también ha declarado que se "ensañaba" con él y le humillaba en clase, donde gritaba habitualmente a todos y daba puñetazos en la mesa. El joven ha dicho que entonces, con 13 o 14 años, "no tenía la madurez suficiente" para ser consciente de lo que pasaba. De todas formas, finalmente sí se cambió de profesor pero asegura que arrastra este trauma desde la adolescencia y le ha dejado secuelas psicológicas e inseguridad a la hora de relacionarse con los demás.

Numerosos delitos

La Fiscalía, que pide 56 años de prisión, considera que el procesado es autor de varios delitos continuados contra la libertad sexual, contra la libertad e indemnidad sexual por agresión sexual a menor de edad, contra la integridad moral y por exhibición de material pornográfico, durante el periodo en el que fue profesor de piano en el Conservatorio Profesional de Música 'Pedro Aranaz', en el que fue docente entre 1995 y 2015.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, sometió durante varios cursos a alumnas a "actos atentatorios contra su indemnidad y libertad sexual de diferente intensidad", desde manifestaciones verbales "denigrantes y vejatorias" y tocamientos, hasta "penetraciones vaginales y bucales". Varios alumnos también sufrieron "continuos actos de menosprecio".

Las sesiones de la vista oral continúan este viernes y lunes en la Audiencia Provincial de Cuenca.

Temas relacionados:
TribunalesCaso conservatorio
logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información