TALLERES MANCHEGOS TALLERES MANCHEGOS
20 de Abril de 2019 Son las 9:14

Opinión

Opinión

Especial Semana Santa 2019
0
Imagen de Orión

Orión

Calor

Acabamos de entrar, como quien dice, en la primavera y casi, no me digan que no, parece a veces que estuviéramos ya, termómetro en mano, a punto de iniciar el verano. Pero no es sólo una impresión: ahí están esos datos que, al hilo del Día Meteorológico Mundial, ha hecho públicos la Agencia Estatal de Meteorología sobre el impacto del cambio climático en los últimos cuarenta años en nuestro país, en un análisis de la evolución de la temperatura media del verano que revela un aumento, tanto en frecuencia como en intensidad, de las anomalías cálidas en las últimas décadas en toda España, y que no hace sino confirmar esa percepción de que en el estío cada vez hace más calor. Datos que señalan cómo las temperaturas medias de todas las estaciones son cada vez más elevadas pero que esa subida se aprecia con más claridad en primavera y, sobre todo, en verano, que sería así la estación más afectada por el cambio climático, es decir que el verano se nos ha vuelto, por usar el título cinematográfico, cada vez más largo y más cálido, prolongándose, termométricamente hablando, cinco semanas más que a comienzo de los ochenta del pasado siglo lo que, de paso, nos lleva –es uno de sus perniciosos efectos– a un claro aumento de la extensión de los climas semiáridos que se puede estimar en torno a un seis por ciento de la superficie de nuestro país en un proceso en el que una de las zonas más afectadas es precisamente nuestra región, Castilla la Mancha. No sé si todavía queda alguien, aparte, claro, del atrabiliario mister Trump y algunos, que seguro que ni siquiera todos, de sus incondicionales, que pueda negar ya, a estas alturas, un calentamiento global, que no es, por cierto, aclaremos las cosas, por más quew confusión, bien o mal intencionada, haya al respecto, lo mismo que cambio climático aunque ambos estén, desde luego que sí relacionados dado que el primero –es decir, el aumento de la temperatura del planeta provocado por las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas de nuestra actividad– es justo el que está influyendo en el cómo de ese cambio en el clima al provocar variaciones en él que de manera natural no se producirían y que vienen a sumarse a las que cíclicamente han venido ocurriendo en un proceso natural por el que la Tierra ya se ha calentado y enfriado repetidas veces pero de un modo mucho más lento de cómo ahora pasa, como consecuencia justo de esa nuestra actividad que ya casi podríamos, a la vista de los hechos, calificar de suicida, en un devenir que va a tener, que en realidad ya tiene, múltiples consecuencias negativas para nuestro presente y desde luego futuro. ¿Cuánto tiempo vamos a esperar para alzar voz y votos exigiendo en todas partes a nuestros dirigentes que afronten pero que ya el problema? ¿Vamos a dejar solos a nuestros jóvenes en esa su más que justificada pelea que tan bien ejemplifica la sueca Greta Thunberg?

logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información