25 de Julio de 2021 Son las 21:00

Provincia

Provincia

Especial Semana Santa 2020

Cómo ser mujer y sobrevivir al frente de una Alcaldía

"Debería haber más mujeres en los ayuntamientos porque tenemos una visión distinta a los hombres y demostramos más dedicación para lo que haga falta"

25/2/2017 · N.Lozano
El pasado 28 de enero fallecía a los 86 años la primera mujer alcaldesa de la Democracia, Pilar Pulgar, que gobernó el Ayuntamiento de Palos de la Frontera (Huelva) durante 15 años y medio. La cuota de mujeres alcaldesas en España apenas llega al 20 por ciento, aunque hay que señalar que va incrementándose en cada proceso electoral. En las últimas elecciones municipales, once mujeres consiguieron gobernar en municipios grandes como Madrid o Barcelona. También en Toledo o Ciudad Real, si nos fijamos en Castilla-La Mancha. 

Aunque hace diez años las mujeres representaban poco más del 6 por ciento del total de alcaldes en España, todavía hoy las cifras ni siquiera se aproximan a la mitad del total en el conjunto nacional. En la provincia de Cuenca al menos sí se supera la media nacional, con un total de 58 mujeres al frente de consistorios, lo que representa más del 24 por ciento. Sin embargo, se dan circunstancias como que Cuenca capital jamás ha tenido una alcaldesa en toda su historia democrática.

“Debería haber más mujeres en ayuntamientos, tenemos una visión distinta a la de los hombres. Más miras en lo económico, sin lugar a dudas, pero también más dedicación para lo que haga falta y somos más dispuestas”. Es Mari Luz Jiménez, alcaldesa de Altarejos por el Partido Popular desde 2011. 

DEMOSTRAR EL DOBLE
En su opinión, vivimos en una sociedad claramente machista y la mujer en política tiene que demostrarlo “el doble”. Ella lo ha hecho en Altarejos, donde viven unos 220 vecinos. No puede negarse que la imagen de la localidad ha cambiado mucho desde que asumió la Alcaldía. Durante su mandato se ha solucionado el problema de abastecimiento de agua para consumo humano, haciendo una nueva conexión; se han arreglado jardines e instalaciones deportivas, se ha hecho una sala-velatorio; y se ha sustituido todo el acerado de la travesía principal.

“Estoy muy contenta con los resultados y los vecinos también. De hecho, en esta segunda legislatura hemos ganado con más votos de diferencia”. No obstante, cree que el dedicarte por completo a la alcaldía implica dejar apartadas muchas cosas, entre ellas la familia.

A esto se suman los sinsabores de un cargo que, muchas veces, no está exento de ataques por parte de vecinos o incluso gente ajena al pueblo. Sinsabores que, en el caso de las mujeres, parecen estar más justificados. O al menos así lo atestiguan los testimonios de las alcaldesas con las que ha hablado Las Noticias.

Jiménez narra como en una ocasión, el arreglo de la fuente fue motivo de disputa “porque la idea no gustó a algunos de los vecinos que vienen a pasar el verano”. “Es en estas ocasiones cuando piensas que no te merece la pena porque quieres hacerlo lo mejor posible y te ponen impedimentos. Y lo peor, si el alcalde hubiese sido un hombre, se hubiera hecho sin más”, afirma.

La alcaldesa de Altarejos sabe que aun quedan cosas por hacer y ya tiene un reto claro antes de 2019: convertir las inmediaciones de la piscina pública en un solar urbanizado con mobiliario infantil y también para que los mayores puedan hacer ejercicio. Después, no tiene dudas:  “Terminaré esta legislatura y lo dejaré por edad y por salud mental. Y a disfrutar de los nietos y la vida”.

En su camino por la alcaldía ha habido personas que han sido un referente y a los que agradece su ayuda constante, como es en su caso Benjamín Prieto, actual presidente de la Diputación Provincial.

¿Llegará una mujer a la alcaldía de Cuenca capital? Mari Luz Jiménez piensa que sí “y que sería bueno”. 

IGUALDAD LENTA
Una idea que comparte Marisol Añonuevo, veterana alcaldesa socialista de Saceda-Trasierra desde 1995. “Esperemos que algún día Cuenca pueda tener una mujer al frente de la alcaldía, porque las mujeres aportamos mucho más. Sin embargo, cuando hacen las listas las mujeres nunca vamos en cabeza y esto debería cambiar”. 

A sus 68 años, y con la experiencia de varias legislaturas a sus espaldas, asegura que la igualdad en política “va muy despacio”. Ella lo ha vivido en primera persona ya que, según reconoce, entró en la alcaldía porque no había nadie más en el pueblo que estuviera dispuesto en ese momento, “pero primero buscan a los hombres y nosotras estamos de segundo plato”.

Pero los segundos platos no tienen por qué ser los peores del menú, más bien al contrario. Y las posibles actitudes machistas se combaten demostrando valía y capacidad de trabajo. “Trabajé mucho y lo eché todo para adelante. Hubo momentos que pensé en dimitir, pero me dediqué a mirar por mi pueblo y pasé de ganar por cuatro votos en la primera legislatura, a conseguir la mayoría absoluta en las siguientes”, explica Marisol.

Saceda-Trasierra es un municipio de poco más de 50 habitantes. Cuando Marisol Añonuevo accedió a la alcaldía “este pueblo no tenía nada”.  Incluso la alcaldesa tenía que llevar a las personas mayores al médico. Ni siquiera conocían lo que era la ayuda a domicilio.

Hoy, la primera edil destaca entre sus principales logros el haber construido un Ayuntamiento que hace las veces de edificio multiusos, donde se ubica el consultorio médico y otros servicios, todo acondicionado y con calefacción.

Hasta ahora, no ha incumplido nada de lo propuesto en los diferentes programas electorales “y es de lo que más orgullosa me siento”. “Los primeros años fueron muy duros, entras con miedo, pero con el tiempo me he ido haciendo más fuerte”, señala. Además, dice, se agradece el haber tenido a mucha gente apoyándola, desde vecinos a otros alcaldes, como es el caso de Luis Ayllón, actual alcalde de Barajas de Melo, a quien considera un referente político.

GOBERNAR PARA TODOS
Respecto a la situación política actual, se muestra muy crítica con la decisión de la Diputación de retirarse del Plan de Empleo “porque para municipios tan pequeños como el mío es una ayuda muy grande”. “Eso es gobernar muy mal. Nosotros somos poquitos pero yo miro por los que me han votado y por los que no”, puntualiza.

Sobre si seguirá más tiempo al pie del cañón se ríe y comenta que aún tiene dos años por delante para pensárselo. 
A la mujer se le exige más y, además, tienen un sacrificio personal mayor. 

Hay que recordar, asimismo, que en estos pueblos tan pequeños, la dedicación es ‘por amor al arte’, porque no hay contraprestación económica ni sueldo.

La alcaldesa de Saceda-Trasierra recuerda que los primeros años tuvo que dejar a su familia “en segundo término”. “Hoy en día creo que hice mal porque hay gente que te agradece lo que haces pero también al más mínimo fallo recibes críticas”. “Cuando gobiernas hay ratos buenos y malos”, confiesa.
logo Las Noticias de Cuenca
Ediciones y Servicios Integrales 2020 S.L.
Plaza de los Carros, 2. Bajo. 16001 Cuenca
969 693 800
601 119 818
0
X

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Más información