Más entrevistas: Lidio Jiménez Pedro Navarro Javier Pelayo Sergio Martínez Marta Martínez Dafne García Pedro Cifuentes David Rubio Luque Guilermo Román Francisco Sáez

"A través del wushu puedes hacer cosas preciosas"

Sergio Martínez García (2004), integrante del Club Lao Jia Wu Shu, es un claro ejemplo de la prolífica cantera conquense
"A través del wushu puedes hacer cosas preciosas"
Foto: A.D.V.
06/06/2024 - Alejandro del Valle

La cabeza fría en medio de la fogosa batalla que es un combate. Movimientos rápidos mezclados con estabilidad, fuerza, precisión y flexibilidad. Las artes marciales son todo un desafío para cuerpo y mente, pero eso no es problema para Sergio Martínez García (2004), integrante del Club Lao Jia Wu Shu y claro ejemplo de la prolífica cantera de la entidad conquense. Por mérito propio se ha ganado el joven el “haber cumplido un sueño” tras haber participado en el Campeonato de Europa que se ha celebrado en Estocolmo del 3 al 5 de mayo.

Casi de casualidad –y con ‘piques’ de por medio– se topó Sergio con el wushu. “Le decíamos a un amigo de broma que hacía artes marciales porque no sabía jugar al fútbol. Pero luego dije: no puedo meterme con él sin saber, así que vamos a probar”, recuerda entre risas, ya que en ese momento no sospechaba que este deporte acabaría significando tanto para él –“¡Pues al final no estaba tan mal!” bromea–. Por el camino quedan grandes momentos de la mano del Lao Jia, con quien ha conseguido grandes resultados. Tras coronarse campeón de España en su categoría de sanda en -70kg, acabaría siendo seleccionado por la Federación para acudir a la cita europea.

“Estaba en clase, me llamó mi entrenador, me dijo que había sido seleccionado… y ya no entré”, recuerda entre risas, aunque reconoce que no se lo esperaba y que también se preguntó en muchas ocasiones “qué pintaba yo en un europeo”. Lo cierto es que nadie se lo ha regalado: tras todos estos años de trabajo, el joven se puso manos a la obra una vez supo que se iba a Estocolmo con duras sesiones de trabajo siempre que sacaba un hueco. “Estoy muy agradecido a los entrenadores y al club, hasta me dieron las llaves del gimnasio para que viniese a entrenar cuando no podían estar ellos”, cuenta. El sorteo le emparejó en un primer momento con el polaco Hubert Dylewski, aunque se tuvo que repetir por unas desavenencias por parte de la organización, por lo que se enfrentó al ucraniano Vadym Shum. No fue el debut deseado por el joven, que no pudo avanzar a las semifinales en un combate que, reconoce, “se dio fatal” y que tampoco pudo gestionar bien al no poder contar con las correcciones técnicas.

Más allá de los resultados deportivos, el joven declara que esta ha sido una gran experiencia en la que casi actuó como un “relaciones públicas” hablando con deportistas de todas las nacionalidades y aprovechando para entrenar con ellos. 

Por otra parte, Sergio se queda con todo lo que le ha aportado este deporte, y es que ha acabado formando parte de su vida. “A través del wushu puedes hacer cosas preciosas. He conocido a gente increíble, el ucraniano me dijo cuando estaba en el suelo que no estuviese triste y que me levantase, que esto le había pasado a él hace dos años y que era una lección”, relata el joven, que consoló de vuelta al deportista cuando cayó en las semifinales.

“Aún se me hace un poco lejos, pero quiero volver a ganar el Campeonato de España e ir a Río de Janeiro a competir en el Mundial”

Aunque lamenta que le habría gustado ganar no por él, sino por devolver al club toda la ayuda que le han brindado estos meses, tendrá muchas oportunidades de devolver el favor, ya que a su corta edad cuenta con una gran proyección y ya piensa en su próximo gran reto: el Mundial de 2025. “Aún se me hace un poco lejos, pero quiero ganar el Campeonato de España e ir a Río de Janeiro a competir”, concluye. Tiempo al tiempo, ya que concluye expresando que “he vivido un sueño y no sé aún dónde estoy”.