Capitalidad Gastronómica
Más entrevistas: Beatriz del Monte Carmen Torrijos Inmaculada López Gemma González Araque Eric Jiménez Rodrigo Martínez Carme Ruscalleda Boris Izaguirre María Rubí Patricia Franco

De recorrer el mundo con su cámara Nikon a vivir en Enguídanos

Este fotógrafo corresponsal ha viajado por América Latina o Estados Unidos donde ha retratado a personajes históricos como George Bush o Augusto Pinochet
De recorrer el mundo con su cámara Nikon a vivir en Enguídanos
Foto: Saúl García
18/10/2023 - Paula Montero

Ha sido una persona nómada a lo largo de su vida, pero desde hace unos meses reside en la localidad conquense de Enguídanos. Un lugar donde, tal y como él mismo reconoce, ha encontrado “un remanso de paz y calidad de vida”. Eso sí, hasta llegar a la provincia de Cuenca este barcelonés ha recorrido el mundo con su cámara a cuestas.

Hablamos de Álvaro García Velert (Barcelona, 1960), un fotógrafo corresponsal que ha explorado América Latina, Estados Unidos, África y diferentes puntos de nuestro país para retratar momentos históricos. 

Una profesión en la que, según recuerda, empezó por casualidad y que inesperadamente le hizo estar cerca de personajes históricos tan relevantes como George Bush, el dictador chileno Augusto Pinochet o el expresidente del mismo país, Patricio Aylwin. Sin embargo, Álvaro no había estudiado para eso, sino que simplemente encontró en su afición por la fotografía un método de trabajo y una vía de escape. Y es que, cuando apenas había cumplido la mayoría de edad abandonó su Barcelona natal para alejarse de las drogas y de un entorno que no le hacía nada bien. Fue en ese momento cuando empezó su nueva vida y decidió ser un nómada que viaja únicamente con la compañía de su Nikon. Y así, siguiendo el método prueba-error consiguió mejorar paulatinamente su técnica. 

Y así, poco a poco, fue haciendo contactos y en uno de sus viajes de regreso a España entabló relación con el periódico El Punt Avui de la ciudad condal, al que ya no solo facilitaba imágenes sino también textos sobre lo que pasaba en aquellos años en Chile. Una vez terminó su periplo por países latinoamericanos, se estableció en Valencia donde llegó a publicar fotos como freelance en la primera página del periódico Levante-El Mercantil Valenciano. Además, ha sido fotógrafo para la revista Farmacéuticos, el Consejo de Agricultores de Valencia o una publicación sobre motos Harley-Davidson, de las que es un gran amante.

En esa época tuvo también la oportunidad de ir a cubrir la Guerra de los Balcanes pero decidió no aceptar la propuesta porque “a nadie le gusta vivir el infierno de un conflicto en el que puedes llegar a morir viendo la peor de la cara de la humanidad y, además, ya había demasiados compañeros allí”.

Por cuestiones de la vida, finalmente se topó con Enguídanos, el pueblo del que se ha quedado prendado y es ahí donde dice haber encontrado su lugar. Ahora, simplemente, se dedica a la agricultura para su abastecimiento propio ya que ha plantado un huerto, va a clase de Muai Thai cada semana y únicamente se dedica a disfrutar de la vida acompañado de aquellas personas a las que aprecia. “He hecho amistad con mucha gente del pueblo y he descubierto que Cuenca es mi lugar”, concluye.